×
  • Buscar
Publicidad

Diferencias entre la infertilidad y la esterilidad

Diferencias entre la infertilidad y la esterilidad

Tanto la infertilidad como la esterilidad pueden presentarse en hombres o mujeres y su consecuencia última es la misma: incapacita a la persona que lo tiene a concebir. Las palabras pueden parecerse y a menudo confundirse, pero representan conceptos totalmente distintos.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la infertilidad?


Cuando una pareja trata de concebir con relaciones sexuales apropiadas, programadas y sin protección durante doce meses sin éxito se dice que uno de los dos (o los dos) tiene un problema de infertilidad. La duración de esta medida de tiempo se reduce a seis meses si la mujer tiene 35 años o más. Otras razones por las que se puede acortar la duración son la anovulación (cuando la pareja femenina no está ovulando), el factor masculino (bajo recuento o motilidad de espermatozoides), antecedentes de anomalías en las trompas de Falopio o en el útero o la necesidad de esperma de un donante.

Hay distintos tipos de infertilidad:

- Infertilidad primaria: se refiere a las parejas que no han quedado embarazadas después de al menos 1 año de tener relaciones sexuales sin usar métodos anticonceptivos.

No te puedes perder ...

"Las negligencias en el parto son situaciones más habituales de lo que pensamos", M. Emilia de Sousa

María Emilia de Sousa es abogada fundadora De Sousa Abogadas. Está licenciada en Derecho por la Universidad de Sevilla, Máster en Práctica Jurídica y Posgrado en Marketing Digital y Comercio Electrónico, Experta en Género y Victimología. Hoy, María Emilia de Sousa atiende a familias, hombres y mujeres, víctimas de malas praxis y negligencias a nivel nacional. Además, imparte talleres y conferencias tendentes a divulgar los derechos que tienen las mujeres en el parto y la maternidad. Colaboradora de El Parto es Nuestro, Centro Mi Matrona y varias asociaciones más dedicadas a la Maternidad.

Y tambien:

- Infertilidad secundaria: se refiere a las parejas que han podido quedar embarazadas al menos una vez, pero ahora no pueden.

Dado que hay otros factores que pueden estar frenando a la pareja de concebir, no debe darse por sentado que la razón por la que no llegáis a vuestro objetivo es la infertilidad de una de las partes: el estrés, los cambios hormonales… también juegan un papel crucial en el proceso de concepción.

Es necesario que ambas partes de la pareja se realicen una prueba de infertilidad para detectar cuál es el problema, en quién y comenzar con un tratamiento de fecundación acorde a cada caso.

Una evaluación de infertilidad incluye exámenes y pruebas para tratar de encontrar la razón por la cual tú y tu pareja no habéis conseguidos quedaros embarazados. Si se encuentra una causa, el tratamiento puede ser posible. En muchos casos, la infertilidad se puede tratar con éxito incluso si no se encuentra la causa exacta.

El obstetra-ginecólogo generalmente hará la primera evaluación. También puedes consultar a un endocrinólogo reproductivo (un obstetra-ginecólogo con capacitación especial en infertilidad). Los hombres pueden hablar además con un urólogo. Es importante encontrar a ese especialista con el que te sientas cómodo para tratar un tema tan personal.

Las pruebas de infertilidad en hombres y en mujeres son distintas. A los hombres se les realizará:

- un análisis de semen (recuento de espermatozoides): esto se hace para evaluar la cantidad de espermatozoides, la forma y la manera en que se mueven

- análisis de sangre: miden los niveles de hormonas reproductivas masculinas

- examen de ultrasonido del escroto para buscar problemas en los testículos

A las mujeres se les realizará:

- análisis de sangre: pueden medir niveles de progesterona (para ver si ha ovulado), función tiroidea (los problemas con la tiroides pueden causar infertilidad), niveles de la hormona prolactina (niveles altos pueden interrumpir la ovulación), reserva ovárica (suministro de óvulos)

- análisis de orina: puede indicar cuándo y si ovula

- procedimientos por imágenes como: examen de ultrasonido, sonohisterografía, histerosalpingografía, histeroscopia, laparoscopia…

Lo normal es que no se realicen todas las pruebas de golpe, sino que en función de los resultados anteriores se vayan realizando unas u otras.
 

¿Qué es la esterilidad?


Una definición común de esterilidad es la incapacidad de concebir como resultado de un procedimiento, como ligadura de trompas, histerectomía o vasectomía. Es decir, la principal diferencia con la infertilidad es que la persona que es estéril sabe que lo es porque se ha sometido de manera voluntaria a una operación.

La ligadura de trompas es un procedimiento en el que se bloquean o extirpan parcialmente las trompas de Falopio de una mujer, lo que evita la posibilidad de que los espermatozoides y los óvulos se encuentren. Una vasectomía es similar a una ligadura de trompas, pero para los hombres, el tubo que permite que los espermatozoides salgan del testículo se extrae parcialmente. Algunas mujeres también experimentan esterilidad como resultado de una histerectomía o extirpación del útero.
 

Puesta en común


A diferencia de la esterilidad, la infertilidad no siempre es el resultado directo de una afección o procedimiento médico.

En determinadas circunstancias, la infertilidad y la esterilidad están relacionadas o coexisten, pero no son necesariamente lo mismo. Por ejemplo, una mujer que se somete a una ligadura de trompas o una histerectomía se considera estéril y, por lo tanto, infértil. Por el contrario, una mujer puede no tener problemas de infertilidad, pero si su pareja masculina es estéril, la pareja sufriría de infertilidad. En este caso, habría que acudir como tratamiento a los métodos de reproducción asistida (fecundación in vitro, inseminación artificial...). 


Fuentes:

Elsevier: http://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-esterilidad-e-infertilidad-humanas-abordaje-13018349

Fecha de actualización: 20-10-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.