×
  • Buscar
Publicidad

Días fértiles para quedar embarazada

Días fértiles para quedar embarazada

Las probabilidades de conseguir un embarazo en un ciclo menstrual aumentan si se mantienen relaciones sexuales los días fértiles de la mujer, es decir, aquellos días en los que el óvulo ha sido liberado y se desplaza a través de las trompas de Falopio a la espera de ser fecundado. ¿Sabes cuáles son tus días fértiles?

Publicidad

Índice

 

El ciclo menstrual

Cada ciclo menstrual se repite el mismo proceso: en torno a la mitad del ciclo, el óvulo es liberado del ovario y recorre su camino hacia el útero, donde morirá 24 horas después de producirse la ovulación, a menos que sea fecundado.

Es en ese momento cuando la mujer se halla en sus días más fértiles y, por lo tanto, si mantiene relaciones sin protección aumentará sus posibilidades de quedarse embarazada.

Hay que tener en cuenta que, aunque el óvulo solo vive 24 horas, los espermatozoides pueden llegar a vivir hasta 5 días, con lo que si se mantienen relaciones los días anteriores a la liberación del óvulo, también se puede lograr la gestación, ya que los espermatozoides seguirán vivos dentro del aparato reproductor femenino a la espera de que llegue el óvulo. . Por lo tanto, los días fértiles son los 3 anteriores a la ovulación y el posterior, unos 5 días en cada ciclo.


¿Cuáles son mis días fértiles?

No te puedes perder ...

Cómo calcular los días fértiles

Cómo calcular los días fértiles

Los días fértiles de la mujer son todos aquellos en los que su probabilidad de quedar embarazada es más alta. Ocurre cada mes durante la ovulación, esto es, cada vez que el ovario libera un óvulo que se desplaza a través de las Trompas de Falopio pudiendo en ese momento ser fecundado por un espermatozoide

Y tambien:

Si tu ciclo es regular, es muy sencillo averiguar los días fértiles, solo tienes que restar de 12 a 16 días a la fecha de tu siguiente menstruación, para calcular el primer y el último día de mayor fecundabilidad.

Por ejemplo, si tu ciclo dura entre 27-28 días, restas 12 y 16, con lo que tus días fértiles serían del 12 al 16 del ciclo. Es decir, si la regla te tiene que venir el 17 de noviembre, restas a 17, 12, y te sale el día 5 de noviembre. Y si restas 16, el 1 de noviembre, con lo que del 1 al 5 de noviembre se extiende tu periodo más fértil del mes.

Sin embargo, si tu periodo es irregular y varía de un mes a otro, deberás tener también en cuenta los cambios en tu temperatura basal (se produce un aumento de la misma las 24 horas siguientes a haber ovulado) y en el moco cervical (es más elástico y lubricante en el periodo fértil).


Síntomas de los días fértiles

Los días fértiles se producen en torno a la ovulación, es decir, cuando uno de los ovarios de la mujer libera un óvulo que viaja a la trompa de Falopio a la espera de ser fecundado.

Durante la ovulación, se producen una serie de síntomas que nos ayudan a saber que estamos ovulando y, por lo tanto, estamos en los días fértiles:

- Los cambios hormonales hacen que el pecho esté más tenso, sensible y dolorido.

 

- Dolor en el vientre, en el lado del ovario que ovula, como calambres parecidos a los de la regla.

- La libido aumenta, es decir, se tienen más ganas de tener relaciones sexuales.

- Las secreciones vaginales se modifican y son más abundantes. El flujo vaginal varía a lo largo del ciclo menstrual. Así, durante el periodo donde la mujer no es fértil el moco cervical es escaso, blanquecino y de textura pegajosa. Pero 2 o 3 días antes de la ovulación el flujo es abundante, transparente y forma hilos que se pueden estirar varios centímetros sin romperse, muy similar a la clara del huevo.

- Horas antes a la ovulación, justo antes de la aparición del pico de la hormona luteinizante, existe un aumento marcado de estrógenos que se traducen en un mayor brillo y lozanía en la piel, y en un mejor estado de ánimo.

- La temperatura basal aumenta. El método de la temperatura sirve también para conocer los días fértiles. Para llevar a cabo este método es necesario tener ciclos regulares, ya que detecta la ovulación a posteriori. Para hacer tu curva de temperatura debes tomarte la temperatura basal durante tres meses, empezando el primer día de la menstruación, todas las mañanas al levantarte, a la misma hora y con el mismo termómetro. Tras producirse la ovulación, la temperatura puede aumentar entre 0,4 y 1 grados. Por lo tanto, cuando se produce este aumento, sabes que has ovulado. Llevar este registro durante varios meses te permitirá saber en qué momento del ciclo ovulas y, por lo tanto, cuáles son tus días fértiles.


¿Y si soy irregular?

Si eres irregular, lo mejor es que uses un test de ovulación para saber con exactitud cuándo ovulas. Estos tests detectan el aumento de la hormona luteinizante en la orina justo antes de la ovulación. Son más fáciles de usar y generalmente más precisos que el método de la temperatura corporal basal. Además, pueden predecir la ovulación entre 12 y 36 horas antes de que se produzca, lo cual ayuda a maximizar la probabilidad de concepción desde el primer mes en que se utilizan.

Para incrementar las posibilidades de que se produzca un embarazo, debes tener relaciones sexuales desde el día de la detección del pico de LH (resultado positivo del test) hasta 3 días posteriores al descubrimiento del mismo.
 

 


Te puede interesar:

Los días fértiles de la mujer son aquellos en los que se está produciendo la ovulación y, por lo tanto, puede quedar embarazada en caso de mantener relaciones.

Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 04-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.