• Buscar
Publicidad

¿Qué es una AMEU en ginecología?

¿Qué es una AMEU en ginecología?

La aspiración manual endouterina (AMEU) es una técnica médica para retirar el contenido del útero a través del cérvix por medio de una cánula y una jeringa grande. Pero ¿en qué se diferencia del legrado? ¿Qué consecuencias tienen ambos procesos médicos?

Publicidad

Índice

La AMEU está indicada en aquellas mujeres que han cursado un aborto incompleto o retenido de hasta 12 semanas de gestación. También para hacer una biopsia endometrial. Además, se puede recurrir al AMEU cuando se ha presentado un aborto incompleto espontáneo, aborto retenido, mola hidatiforme y aquellas mujeres que presenten ciclos menstruales irregulares o deban someterse a una biopsia endometrial. La biopsia endometrial no debe realizarse si hay sospecha de embarazo.
 

¿Cuánto tiempo tarda en realizarse una AMEU? ¿Qué pasa después?

Realizar la AMEU lleva entre cinco y diez minutos aproximadamente, y a la par se pueden suministrar analgésicos, se puede hacer con sedación o incluso con anestesia. El procedimiento es totalmente ambulatorio.

Los días posteriores la mujer presentará un sangrado de leve a moderado, pero en ningún caso mayor al periodo menstrual regular. Durará entre tres y siete días y luego debe disminuir o desaparecer. Para sobrellevar las molestias de este procedimiento se pueden dar analgésicos, pero se deben descartar la aspirina y los antiinflamatorios más conocidos, como el naproxeno, el diclofenaco o la piroxicam. Los analgésicos indicados son el ibuprofeno, el misoprostol o el ketorolaco.
 

¿Qué ventajas y beneficios tiene la AMEU?

Varios estudios han señalado que la AMEU produce menores pérdidas de sangre y una reducción del dolor severo en los procedimientos manuales. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la aspiración de vacío con menos de 14 semanas de gestación es más eficaz y está asociada con menos complicaciones posaborto.

Además, la Aspiración Manual Endouterina (AMEU) tiene otros beneficios:

- Disminuye los riesgos de perforación del útero y lesiones

- Menor probabilidad de infección

- Requiere menos dilatación del cuello uterino

- Solo requiere anestesia local

- Procedimiento ambulatorio

- Recuperación más corta con cuidados mínimos
 

¿Cómo es el procedimiento del AMEU?

En primer lugar, debe llevarse a cabo una evaluación clínica completa de la mujer que incluya su historia médica general, determinar las características del cérvix como tamaño y dilatación, y se debe identificar si se presentan signos de sepsis o ruptura uterina. Asimismo, se deben descartar otras patologías pélvicas y confirmarse el aborto incompleto mediante una ecografía transvaginal.

El AMEU consiste en aspirar el contenido uterino mediante una cánula plástica unida a una fuente de vacío. La aspiración manual al vacío utiliza una jeringa de 60 ml. Se debe elegir la cánula de tamaño adecuado según la edad gestacional y la cantidad de dilatación del cuello uterino, generalmente el diámetro de la cánula corresponde a las semanas de edad gestacional.

En embarazos muy tempranos la cánula puede ser introducida sin dilatación previa del cuello uterino, aunque habitualmente se requiere dilatación mecánica o con dilatadores osmóticos o agentes farmacológicos como el misoprostol o la mifepristona antes de insertar la cánula.
 

¿En qué se diferencia del legrado?

Actualmente son muchas las chicas adolescentes y mujeres que piensan que la AMEU es igual a un legrado, pero han de saber que eso es completamente falso. Además, las diferencias son muchas y los beneficios de la AMEU, por desgracia, muy poco conocidos. El legrado, a diferencia de la AMEU, suele ser un procedimiento bastante más agresivo y muy invasivo que puede llegar a complicaciones mayores.

El legrado es utilizado por los ginecólogos para diversas pruebas y sus funciones son principalmente recoger muestras del endometrio para analizarlas o vaciar el interior del útero. Sin embargo, también se puede utilizar para la realización de un aborto de hasta 12 semanas de embarazo. Anteriormente la forma quirúrgica de interrumpir el embarazo era mediante el legrado.

En definitiva, el legrado es un procedimiento de rutina de un médico certificado que no tiene mayores complicaciones si es bien practicado. Este se realiza con un instrumento metálico llamado legra que es como una cucharilla que literalmente raspa las paredes del útero para extraer el producto del embarazo. La legra tiene una terminación filosa para poder hacer este trabajo. Sin embargo, si el legrado es practicado de la forma correcta la recuperación puede variar de dos a tres semanas. Fue en realidad la mala práctica de este en clínicas clandestinas de aborto cuando se popularizó su peligrosidad. Las hemorragias eran frecuentes y en algunos casos incluso hasta la muerte.

Por su parte, la Aspiración Manual Endouterina, como ya veíamos, es ese método en el que se debe introducir una cánula plástica flexible y con ayuda de una jeringa de aspiración manual se vacía el útero. Está recomendada para mujeres que desean interrumpir su embarazo hasta antes de las 12 semanas de gestación. Además, la AMEU es un proceso muy recomendado por la OMS por su eficacia y seguridad.

Y sí, a pesar de que el legrado aún se práctica en nuestro país para la interrupción del embarazo, el método de AMEU es más seguro. Además, son muchos los estudios los que aseguran que la AMEU es una buena alternativa en el manejo del aborto debido especialmente a: menores costos, baja tasa de complicaciones y alta eficacia.
 

Interrumpir el embarazo: ¿qué riesgos implica el legrado? ¿Y la AMEU?

Sobre los riesgos que implica un legrado la mayoría de los especialistas consideran que "la posibilidad de una complicación es menor al 1 por ciento” y que la complicación más frecuente que se puede presentar es un sangrado abundante durante el procedimiento que se puede controlar con medicamentos en ese mismo momento.

Sin embargo, el procedimiento con medicamentos con la AMEU no daña la estructura del útero y aseguran que es extremadamente raro que haya un daño. De hecho, todos coinciden en que tendría que haber condiciones previas de la mujer como alguna infección o enfermedad pélvica inflamatoria, como para que se pudiera dar, por ejemplo, una perforación con una cánula.
 

Después de la AMEU ¿qué es normal y qué no?

Sin duda lo más importante después de una operación de este tipo es el reposo, pero es bueno conocer algunos signos que indican que después de la AMEU realizada va todo bien (o no…).

Los signos saludables después de un AMEU son:

- sangrado que parece una regla normal durante varios días o una semana.

- un poco de cólicos 2 o 3 días.

Pero, los signos de advertencia, y a los que se debe estar muy atenta son:

- hemorragia que es más abundante que una regla normal—sobre todo si hay coágulos grandes o la sangre es de color rojo vivo.

- sangrado que dura más de 2 semanas después de la AMEU.

- flujo de la vagina con mal olor.

- matriz que se queda grande o se agranda después de la AMEU.

- dolor fuerte, dolor que va aumentando, o cólicos o dolor en el vientre o la pelvis, que dura más de 3 o 4 días.

- fiebre, escalofríos o malestar.

- debilidad, mareos o desmayo.

Si sigue sangrando sin parar o tiene otro signo grave mejor acudir al médico de ginecología.
 

¿Cómo cuidarse después de la AMEU?

Lo más normal es que la mujer tarde un par de semanas en volver a sentir el cuerpo como antes de estar embarazada. Por ello, es fundamental conocer los signos de advertencia y pedirle que esté pendiente de ellos. Además, sería bueno también que hablara con alguien de confianza o con su propia pareja ya que son muchas las mujeres que se sienten asustadas, tristes o decaídas después de un aborto.

Asimismo, todas ellas deberán cuidarse el cuerpo adecuadamente para recuperarse bien. Lo ideal es que tomar bastantes líquidos y comer alimentos saludables, y si se puede se deberían descansar varios días en la semana. No es recomendable mantener relaciones sexuales con penetración si se continúa sangrando.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×