• Buscar
Publicidad

Recuperación tras el legrado uterino

Recuperación tras el legrado uterino

Tras un aborto espontáneo, o cuando la madre no ha expulsado toda la placenta tras el parto, se suele utilizar la técnica del legrado para limpiar bien el útero y que no haya riesgo de infecciones. Esta intervención implica unos riegos y una recuperación que debes conocer si te han sometido a uno. 

Publicidad

Indice

 

¿Qué es un legrado uterino?

El legrado del útero es una técnica quirúrgica que consiste en hacer un raspado de la matriz para extraer el endometrio (capa del útero más interna). Para poder realizarlo se dilata el canal cervical con un espéculo que mantenga abierto el cuello uterino y así poder introducir la legra sin dificultad -instrumento indicado para este tipo de procedimiento-. Aunque se considera una cirugía menor y de carácter ambulatorio, se suele administrar anestesia local o general, dependiendo de la intervención.

Existen dos tipos de legrado en ginecología:

Legrado ginecológico: se utiliza como método de estudio para diagnosticar posibles enfermedades. Una vez se ha extraído el tejido, se analiza. Suele realizarse en mujeres que tienen reglas abundantes y dolorosas o que han tenido hemorragias en la menopausia, cuando hay sangrado entre reglas o durante las relaciones sexuales. También se hace siempre que haya sospecha de enfermedad o infección en el útero, para eliminar miomas y pólipos o para extraer dispositivos intrauterinos (DIU) que con el paso del tiempo se han incrustado en las paredes uterinas.

Legrado obstétrico: se realiza para evacuar los tejidos residuales de la matriz en caso de aborto espontáneo o voluntario, y tras los partos en los que no se ha expulsado la placenta completamente. En el caso de los abortos espontáneos, hay veces en las que el embrión se queda retenido dentro del útero y es preciso hacer el raspado de la matriz para limpiar la zona y evitar infecciones internas. Esta técnica solo puede ser empleada en embarazos interrumpidos durante los primeros tres meses de gestación, después se requerirán técnicas más agresivas.

 

Recuperación tras el legrado uterino

Normalmente, la recuperación tras un legrado es bastante rápida y en pocos días la mujer no sufrirá dolor. En las primeras 24 horas se recomienda mantener reposo, durante el segundo día ya se pueden dar pequeños paseos y tras una semana, se podrá realizar vida normal sin someter el cuerpo a grandes esfuerzos.

Normalmente la salida del hospital es en el mismo día, pero en algunas ocasiones, sobre todo si se ha empleado anestesia general, se puede pasar una noche en observación. También dependiendo de la complejidad, los médicos pueden recomendar el ayuno durante las primeras seis horas.

Puede haber hemorragias leves durante las dos semanas posteriores a la intervención y se recomienda no mantener relaciones sexuales y evitar el uso de tampones en, al menos, quince días. El ciclo menstrual puede volver a la normalidad entre dos y seis semanas después del legrado.

Si la mujer sufre hemorragias abundantes, fiebre, mareos, flujo vaginal con mal olor, cólicos o calambres debe acudir al médico de forma inmediata. El legrado, al igual que cualquier otra intervención quirúrgica de medicina, no está exento de riesgos y puede provocar perforación del útero, formación de tejido cicatricial o evacuación incompleta de los tejidos que puede resultar en infección o hemorragias.

En mujeres que han sufrido abortos espontáneos, aparte de la recuperación física, hay que tener en cuenta las posibles secuelas psicológicas. Estas pueden durar más o menos y se recomienda no intentar un nuevo embarazo hasta que la mujer no se sienta preparada mentalmente para ello. 
 

¿Qué hacer y qué no hacer después de un legrado?


- No se recomienda tener relaciones sexuales por lo menos 14 días después del legrado. Siempre hay que esperar a que el útero deje de sangrar.

- No te olvides de usar métodos anticonceptivos porque, aunque puedas tener sangrados durante dos semanas posteriores al legrado, la ovulación ha podido producirse antes y es mejor esperar un par de meses antes de un nuevo embarazo.

- Si te cuesta superar la pérdida y te ves inmersa en una depresión, busca ayuda psicológica.  

- No se recomienda la utilización de tampones ya que se puede producir una infección, usa mejor compresas maternales.

- Tampoco se recomiendan los baños hasta que cese el sangrado, lo mejor en las siguientes semanas es una ducha.

- Las duchas vaginales tampoco son aconsejables.

- No realices ejercicio físico intenso hasta que te recuperes físicamente.
 

¿Me puedo volver a quedar embarazada después de un legrado?


El legrado no tiene efectos negativos sobre la fertilidad de una mujer ya que es un procedimiento no muy agresivo que, si no da complicaciones, no afecta al útero ni a su capacidad de tener hijos, por lo que no habría problemas. Incluso hay expertos que afirman que después de un legrado es más fácil quedarse embarazada porque el interior uterino queda limpio.

No obstante, se aconseja esperar al menos 3 meses para que el organismo se recupere físicamente y más tiempo si la mujer lo necesita para recuperarse emocionalmente.

Por otra parte, si el aborto fue provocado por alguna enfermedad o problema que continúe, deberá tratarse antes de buscar un nuevo embarazo, ya que, si no, el resultado puede ser el mismo.

 

 


Glosario

Depresión

Definición:

Trastorno del estado de ánimo, que se manifiesta con una tristeza profunda inmotivada, sentimientos de culpa y ansiedad.

Síntomas:

Tristeza, sentimiento de culpa, falta de concentración, imposibilidad absoluta de sentir placer, cansancio crónico, desgana...

Tratamiento:

Psicológico o psiquiátrico según el caso.

Fuente: Dr. Ramón Usandizaga, obstetra. 

Fecha de actualización: 25-06-2020

Redacción: Elena García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×