×
  • Buscar
Publicidad

¿Las ecografías son malas para el bebé?

¿Las ecografías son malas para el bebé?

A pesar de algunas opiniones, los expertos consideran que, empleadas en su justa medida, las ecografías suponen muchos más beneficios durante el embarazo que riesgos potenciales.

Publicidad

La ecografía es una prueba utilizada durante el embarazo que, mediante la emisión de un sonido de alta frecuencia, permite digitalizar la imagen del bebé dentro del vientre materno. Es una técnica que imita el efecto del eco: cuando una fuente emite un sonido, éste rebota y vuelve a su origen, después, el ordenador recrea la imagen que han dibujado estos sonidos al ir rebotando con el bebé.

La ecografía, o ultrasonido, se lleva empleado más de 30 años para el control prenatal del bebé. Permite observar el desarrollo del niño al poder visualizar su imagen y además, puede detectar enfermedades o dolencias de manera precoz.

A todos los futuros papás les encanta poder ver la imagen de su hijo antes del parto, observar cómo va creciendo y saber el sexo antes de que nazca, pero también son muchos los temores por si estas pruebas presentan algún tipo de contraindicación.

Al contrario de lo que dicen algunas opiniones, los expertos afirman que las ecografías o ultrasonidos no suponen ningún riesgo y que durante todos los años que se llevan empleando no se ha encontrado causa directa entre su uso y malformaciones fetales.

No te puedes perder ...

¿Por qué se abandona la lactancia materna?

¿Por qué se abandona la lactancia materna?

La lactancia materna es de vital importancia para el desarrollo saludable del recién nacido. Sin embargo, a pesar de que muchos países apoyan la recomendación de la OMS de que los niños deben alimentarse exclusivamente con leche materna hasta los seis meses de vida, diferentes estudios demuestran que actualmente, tanto en países desarrollados como subdesarrollados, las tasas no son todo lo buenas que debieran.

Y tambien:

Las ecografías no emplean radiación y la frecuencia de ultrasonidos que usan son imperceptibles para el oído humano por lo que no tienen por qué afectar a la salud de la embarazada o del bebé.

Uno de los efectos que causa más controversia es la posibilidad de que haya un sobrecalentamiento de la matriz, la energía del ultrasonido es absorbida por el cuerpo subiendo así la temperatura. El feto expuesto a un aumento concentrado del calor, unos 4 ºC, puede presentar anomalías pero se ha comprobado que las ecografías en 2D producen muy poco calor, menos de 1 ºC, por lo que no implican efectos nocivos y pueden emplearse en un periodo largo de tiempo.

Las ecografías en 3D y 4D, muy de moda últimamente, tiene la misma intensidad que las ecografías ordinarias y no suponen mayor riesgo.

La ecografía Doppler (para observar la circulación sanguínea) y la ecografía en color sí que producen un mayor aumento de la concentración del calor pero tendrían que mantenerse mucho rato en la misma posición para que fueran perjudiciales. Los médicos que realizan estas pruebas son especialistas que saben que deben realizarse en un periodo corto de tiempo (máximo 30 minutos) para que la salud del feto no se vea afectada, además, todo el rato van monitorizando el calor que están emitiendo las maquinas mediante un índice termal.

La seguridad social en España establece un mínimo de tres ecografías durante el embarazo, pudiendo ser más en caso de cualquier sospecha. En la sanidad privada las madres pueden hacer todas las ecografías que consideren oportunas, aunque con dos al trimestre suelen ser suficientes.

En cualquier caso, se trata de una técnica que permite comprobar la salud del feto de manera muy eficaz y detectar enfermedades con mucha rapidez. Los expertos en medicina consideran que los posibles riesgos son mínimos y que en nada superan a las ventajas de poder monitorizar el embarazo. Si bien, tampoco recomiendan abusar de estas pruebas, lo mejor es seguir las instrucciones del médico y siempre deben realizarse bajo manos expertas.


Fecha de actualización: 26-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.