Parto: ¿Sanidad pública o privada?

Parto: ¿Sanidad pública o privada?
comparte

Muchas parejas, al enterarse de que van a tener un bebé, deciden buscar un seguro privado de sanidad, pensando en contar con la mejor atención para ellos y su futuro hijo. Pero… ¿hasta qué punto es mejor la sanidad privada? ¿Qué gastos cubre cada tipo de seguro? Entérate de todas las ventajas e inconvenientes de la sanidad pública y de la privada

Sanidad privada vs. Sanidad pública

¿Por qué mucha gente decide gastarse más dinero para contratar un seguro de salud privado y renuncian a la sanidad pública? Casi todo el mundo coincide en la respuesta: no hay listas de espera y puedes elegir tú al especialista que prefieras, además de una mayor rapidez en las pruebas y habitaciones privadas en los hospitales. Pero la sanidad pública también tiene una serie de ventajas, que se centran sobre todo en una: más medios humanos y técnicos.


Ventajas de la sanidad privada

• No hay listas de espera. Permite acudir al médico que se desea casi en el momento en que lo necesite el asegurado.


• Acceso directo a especialistas. El enfermo puede acudir directamente al especialista sin necesidad de pasar primero por el médico de cabecera.


• Libre elección de médico y centro hospitalario. El asegurado puede escoger entre una amplia relación de profesionales y centros médicos, el que se ajuste mejor a sus necesidades o preferencias.


• Hospitalización en habitaciones individuales con baño completo y cama para acompañante.


• Rapidez en la obtención de resultados de las pruebas médicas.


• Acceso a las mejores clínicas y hospitales.


• Prestaciones excepcionales. Cobertura de balnearios, transplantes, cirugía de la miopía, etc.


• Asistencia médica y citas a través de teléfono e Internet. Algunas entidades disponen de un servicio de asesoramiento que aconseja y resuelve dudas acerca de síntomas, problemas de salud y medicamentos.



Ventajas de la sanidad pública

• Tiene más medios humanos y técnicos.


• Mejor calidad médico-asistencial en caso de operaciones y partos de riesgo.


• En la atención primaria se llevan a cabo tareas de promoción y control de la salud y prevención de enfermedades, entre otras.


• Las prestaciones farmacéuticas son gratuitas para los pensionistas y para sus beneficiarios. Con carácter general, los trabajadores en activo abonan el 40% del coste de los medicamentos.


• No hay límite de edad para recibir asistencia.


• No hay periodos de carencia.


A pesar de ello, de los casi 60.000 millones de euros gastados en sanidad en el año 2005, un 71,4 % pertenecía a la sanidad pública y el resto a la privada, según el Informe sobre Salud 2005 del Ministerio de Sanidad y Consumo.


Seguridad social en el embarazo

La sanidad pública cubre todos los gastos de atención precoz del embarazo, el seguimiento sanitario del mismo, la preparación para el parto y la visita durante el primer mes de posparto.


El problema es que se tiene que dar a luz en el hospital asignado según la zona de residencia, y que dependiendo de la ocupación del centro en el momento de ingreso, la habitación será compartida o no. Además, los posibles acompañantes no disponen de una cama para pasar la noche, y los horarios de visitas son más restrictivos.


Seguros privados

Lo primero que debes hacer, si vas a contratar una compañía privada de salud, es enterarte bien de las condiciones de cada una, de los gastos que cubre, de los períodos de carencia, de los centros y especialistas de que disponen… Antes de contratar una compañía debes confirmar los siguientes puntos:

 -Si garantiza un cuadro médico de calidad acreditada


 -Si incluye centros asistenciales y hospitalarios de primera línea


 -Cómo actúa la compañía en caso de utilización frecuente de los servicios


 -Comprobar el grado de solvencia de la empresa


 -Si incluye servicios dentales


 -Forma de pago


 -Asistencia en viajes


 -Valorar el nivel de servicio y el trato humano


 -Si la compañía dispone de servicios complementarios relacionados con la salud (acceso a gimnasios o balnearios, revistas, páginas con consejos…)

Además, debes decidir qué modalidad de póliza quieres contratar, ya que existen diversos tipos de seguros:


• Cuadro Médico: El asegurado puede elegir a qué médico o clínica acudir dentro de los concertados por la entidad.


• Reembolso de gastos: El asegurado puede acudir al médico que desee (en el país o en todo el mundo) y la Compañía le reembolsa un porcentaje de la factura que ha abonado (entre el 80 y el 100%).


• Mixto: El asegurado puede acudir al médico que desee y la Compañía le reembolsa un porcentaje de la factura. Además, puede elegir médicos o clínicas del Cuadro Médico sin necesidad de pagar.

La mayoría de compañías privadas cubren todos los gastos de las consultas al ginecólogo, los cursos de preparación al parto, una ecografía por lo menos, cada trimestre, el ingreso en el hospital en una habitación privada con sitio para un acompañante, la asistencia en el parto y la anestesia epidural. Lo que ya no cubren todas son las pruebas especiales que desde la aseguradora no se consideren esenciales para la supervisión del embarazo (por ejemplo, ecografías en 3D), la cobertura de la medicina preventiva, los tratamientos especializados de fertilidad, las pólizas de los recién nacidos o de niños adoptados en países con malas condiciones sanitarias. También hay que tener en cuenta que muchos médicos o centros no están disponibles para todas las compañías, por lo que si tienes interés en un hospital concreto o en un ginecólogo u obstetra determinado, entérate antes de con qué compañías privadas aceptan trabajar.

En cuanto al servicio dental, la mayoría ofrece unos años de gratuidad para los hijos, que varía desde el límite en los 4 años de edad de Winterthur, hasta el servicio dental gratuito para todas las edades de DKV.

Uno de los grandes inconvenientes de estos seguros son los periodos de carencia, unos tiempos de espera en los cuales la compañía no cubre una serie de servicios, entre ellos, la asistencia durante el parto, la anestesia epidural o la cobertura de un recién nacido con probabilidad de alguna enfermedad congénita. El periodo de carencia en el caso de un embarazo de Sanitas, DKV, Asisa, Caser, Adeslas o IMQ es de 10 meses, por lo que si contratas uno de estos seguros  y te quedas embarazada antes de que transcurra este tiempo, no te pagarán los gastos del parto y tendrás que pagarlos aparte, además de pagar la correspondiente mensualidad de la empresa que hayas contratado.

Pero estas empresas también presentan una serie de ventajas extra. Por ejemplo, Caser ofrece un servicio telefónico las 24 horas del día donde realizar consultas sobre el embarazo; Sanitas tiene una página web (www.sanitas.es) con consejos sobre salud, nutrición y cuidados del bebé; DKV cubre la asistencia sanitaria en niños adoptados en países subdesarrollados…
 


Fuentes: Ministerio de Sanidad y Consumo. Sanitas (www.sanitas.es). Adeslas (www.adeslas.es). DKV (www.dkvseguros.com). Winterthur (www.winterthur.com)

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×