• Buscar
Publicidad

¿Es normal que durante el embarazo salga flujo blanco?

¿Es normal que durante el embarazo salga flujo blanco?

Te han contado que tu cuerpo va a experimentar una cadena inimaginable de cambios durante la gestación, pero seguramente no tenías idea de que tu flujo también podría cambiar en esta etapa. No hay de qué preocuparse, pera será mejor que te informes adecuadamente.

Publicidad

Índice

 

¿Cómo se origina el flujo vaginal?

Antes de adentrarnos a describir cómo es un flujo vaginal normal, debemos entender el funcionamiento del aparato reproductor de la mujer.

Lo que se puede observar a simple vista en donde se ubica el aparato reproductor femenina es la vulva, es decir, la parte externa de sus genitales. Después se puede observar un agujero, el cual es un canal ubicado en el interior del cuerpo (la vagina), que llega hasta el cuello del útero.

El flujo vaginal, como su nombre indica, se origina en la vagina. Este es visible cuando sale del canal. Ocasionalmente también se produce en el cuello del útero.


¿Qué es el flujo vaginal?

Desde que entraste a la pubertad comenzaste a producir flujo vaginal ya que está relacionado con los periodos menstruales.

El flujo vaginal es un flujo totalmente natural que sucede en el órgano reproductor femenino cuando la mujer comienza el proceso de ovulación. También se le conoce como flujo fisiológico.

Su formación consta de una combinación de las células muertas de la vagina, bacterias naturales de la flora vaginal y secreción de moco. Su volumen es alrededor de 1 a 4 ml diarios. Sirve para humedecer, lubricar y mantener limpia la vagina, así evitando que esta contraiga alguna infección.

En algunos casos, el flujo fisiológico suele verse afectado en cuanto a su volumen. Cuando esto sucede se debe a que seguramente existe un estímulo hormonal mayor y puede presentarse en los siguientes casos:

- En el embarazo

- Al utilizar métodos anticonceptivos

- Días antes de menstruar

- A la mitad del ciclo menstrual

- Cerca de la ovulación

 

¿Cómo se ve el flujo vaginal?

La consistencia que el flujo fisiológico tiene suele ser de color blanco, lechoso o transparente y espeso, además de tener un olor ligero. Por lo tanto, lo normal es que, durante el embarazo, tu flujo sea blanco. Eso sí, también es posible que tengas mucha mayor cantidad de flujo debido a los cambios hormonales de estos meses. Es lo que se conoce como leucorrea, y es totalmente normal en estos meses. 

Seguramente notes un flujo vaginal más abundante a medida que el parto se acerque. El flujo se volverá más denso y pegajoso e incluso puede ir acompañado de algunos hilos de sangre. Este flujo se produce por la pérdida progresiva o brusca del tapón mucoso que protege la matriz y se va desprendiendo cuando el cuello del útero empieza a borrarse y dilatarse para el parto.

También aumenta el flujo antes de las relaciones sexuales como lubricación vaginal para que el pene entre sin dañar la vagina. De hecho, cuando existe sequedad vaginal es necesario usar un lubricante natural para evitar el dolor. 



¿Qué puedo hacer ante el aumento de flujo vaginal en el embarazo?

Para evitar la incomodidad de este aumento de flujo vaginal en el embarazo es recomendable:

- Mantener la zona vaginal limpia y seca

- Aumentar las medidas de higiene cuando el flujo es más abundante

- Emplear toallitas higiénicas, protectores o compresas de algodón para la ropa interior

En las últimas semanas de embarazo una de las pruebas que se suelen realizar es el frotis vaginal. Este se realiza con el fin de descartar posibles infecciones por estreptococo tipo B, que puede transmitirse al bebé en el canal de parto, aunque no tiene que suponer un riesgo con el debido tratamiento.


¿Cómo se puede diferenciar el flujo de la ruptura de fuente?

Para diferenciar le flujo de la ruptura de fuente o de la bolsa se debe tomar en cuenta el color y la espesura del líquido:

- El flujo es viscoso y puede tener olor o color.

- Líquido amniótico: es bastante fluido, sin color o puede presentar una presentar una leve coloración amarilla, pero muy clara y no tiene olor. 

- Tapón mucoso: generalmente es amarillo, grueso, parece una flema con vestigios de sangre. Tiene una coloración castaña siendo bastante diferente de los flujos que la mujer haya podido tener en su vida.

Ten en cuenta que algunas mujeres pueden presentar alguna pérdida pequeña de líquido amniótico antes de que comience el parto. Por eso es importante que, si sospechas que puedes haber tenido una rotura de fuente, acudas al obstetra. Para comprobarlo, agáchate y tose, si se te escapa líquido, se ha roto la bolsa. 

 

¿Cuándo se debe acudir al médico?

Se aconseja acudir al ginecólogo o obstetra siempre que la mujer presente los siguientes síntomas:

- Flujo con color fuerte

- Flujo con olor

- Dolor y ardor al orinar

- Dolor durante el contacto íntimo o sangrado

- Hemorragia vaginal

- Cuando se sospecha de que ha roto fuente

En la consulta médica se debe informar de cuándo han empezado los síntomas y puedes mostrar la ropa íntima sucia para que el médico vea el color, olor y espesura del flujo. Así podrá diagnosticar la causa e indicar el tratamiento que debes seguir.


¿Por qué mi flujo se ve diferente?

Cuando el flujo se ve distinto al que describimos anteriormente suele ser por causa de alguna infección o enfermedad vaginal de medicina:

1.- Candidiasis. Esta se puede manifestar con comezón o ardor en la vulva, dolor al orinar y dolor en el acto sexual. Suele ser una secreción vaginal más espesa, con olor fuerte y de color blanco. Sucede por exceso de producción de candida, un hongo que forma parte de la flora vaginal.

2.- Gonorrea y Clamidia. Ambas son enfermedades de transmisión sexual originadas por una bacteria que causan una infección en el cuello del útero, para después poder ocasionar cambios en el flujo vaginal. Este se podrá observar de color amarillo y se acompaña de dolor al orinar, dolor en el acto sexual, sangrado e irritación.

3.- Tricomoniasis. El flujo de esta enfermedad se presenta de color amarillo y verde, tiene un olor desagradable, se siente dolor al orinar, existe irritación en la vulva y hay sangrado durante el coito.

4.- Vaginosis bacteriana. Seguramente alguna vez has escuchado el termino de olor a pescado podrido, pues es la característica principal de esta enfermedad.

5.- Atrofia vaginal. Ocurre después de la menopausia por la disminución de hormonas, lo que causa cambios en la vagina como vaginitis y en el flujo vaginal.


Fuentes:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 03-03-2021

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×