×
  • Buscar
Publicidad

La 42ª semana de embarazo

La 42ª semana de embarazo

Esta será tu última semana de embarazo ya que rara vez se permite que la gestación dure más tiempo. Si el parto no comienza de forma natural, el médico lo inducirá cuando considere oportuno

Publicidad

Desde la semana 38 se vigila al bebé de forma especial para controlar su bienestar. Pero a partir de la semana 40 estos controles se hacen casi diarios para evitar el sufrimiento fetal.

Por eso, deberás acudir al hospital a monitorizaciones, en las que se comprueba el ritmo cardiaco del bebé y las contracciones uterinas. Este examen te lo harán a diario entre la semana 41 y la 42.

También te harán una velocimetría doppler para valorar si el bebé se está alimentando correctamente; una amnioscopia  para evaluar la calidad del líquido amniótico y ecografías. De esta manera, en cuanto adviertan que el bebé ya no coge peso o el nivel del líquido amniótico está bajo, provocarán el parto.

Para ello existen varios métodos:

- Despegamiento de membranas. El médico pasa un dedo entre el cérvix y la bolsa de aguas. Esta acción estira el cérvix y libera sustancias naturales que pueden ayudar a madurarlo y/o incrementar las contracciones.

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Maduración cervical. Pueden usarse distintos fármacos o dispositivos para ablandar y dilatar el cuello del útero. Una vez que se ha logrado y se han roto las membranas, normalmente se administra oxitocina para iniciar las contracciones.

- Oxitocina. Esta hormona es liberada de forma natural durante el parto. En los casos de inducción, se administra oxitocina sintética por goteo intravenoso para aumentar las contracciones.

- Rotura de membranas. Si ya has tenido un parto vaginal anterior, y el médico lo considera favorable, la liberación del líquido amniótico que rodea a tu bebé puede desencadenar el parto.

El obstetra elegirá el más adecuado según tus condiciones y, en unas horas, ¡por fin tendrás a tu bebé!


Fecha de actualización: 15-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.