×
  • Buscar
Publicidad

Maniobra de Hamilton

Maniobra de Hamilton

La maniobra de Hamilton, o desprendimiento de membranas, es una técnica obstétrica que consiste en la introducción de un dedo enguantado en la vagina de la gestante por parte ginecólogo o la matrona para tirar de las membranas que rodean al bebé y despegarlas del cuello del útero, con el objetivo de favorecer la liberación de ciertas hormonas y desencadenar el proceso del parto.

Publicidad

Índice

 

Son numerosos los términos que hay que conocer cuando estás embarazada, ya que es una manera de saber a qué tienes que hacerle frente a cada etapa de la gestación. Precisamente en la última etapa es cuando se puede producir lo que se ha dado en llamar maniobra Hamilton.


¿Para qué se realiza la maniobra de Hamilton?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Esta maniobra suele realizarse a partir de la semana 40, y con ella aumenta la posibilidad de que el parto comience en las 48 horas siguientes. Se realiza cuando el obstetra considera que, tras salir de cuentas, la eficacia de la placenta disminuye y está en riesgo el bienestar o la salud del bebé.

Con esta maniobra lo que se pretende es desencadenar el parto espontáneo de una forma natural, provocando contracciones. Así no se tiene que recurrir a una inducción farmacológica. Sin embargo, esta inducción mecánica puede tardar un tiempo en provocar el comienzo del parto (entre 24 y 48 horas).

Esta se considera una práctica controvertida porque, a pesar de ser poco invasiba, de no tener contraindicaciones específicas, de que no conlleva muchos riesgos (ni para la madre ni para el bebé), de que no afecta a las tasas de cesáreas, ni a los partos instrumentales, y no incrementa el riesgo de infección materna o fetal, la mayoría de las veces se considera una maniobra innecesaria. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) señala en sus protocolos que, la eficacia a la hora de iniciar el parto no ha sido bien establecida.


¿Por qué elegir esta técnica?

- Esta es una maniobra menos traumática que otros métodos de inducción al parto.

  -Se practica de forma ambulatoria.

- No tiene ningún coste económico.

- No aumenta el riesgo de infección, ni para la madre ni para el feto.

Cada caso debe ser valorado individualmente. Piensa que hasta la semana 40 no se debe realizar esta técnica ya que tendrás tiempo a que el parto se desencadene de una manera más fisiológica.

Si la fecha de inducción se acerca y nos lo preguntan, debes valorar si quieres esa “ayuda” o no. Es una decisión personal para la que te debes informar y hablar de esto.


¿En qué casos está indicada la maniobra Hamilton?

Para poder efectuar esta maniobra se necesita cierta dilatación del cuello del útero. Normalmente, se aconseja un mínimo de un centímetro para que el profesional pueda proceder correctamente. De hecho, parece que cuanta mayor madurez cervical presenta la madre, la inducción tiene más probabilidades de salir bien y de no presentar complicaciones. Se puede realizar el test o índice de Bishop, un sistema de puntuación que valora la madurez del cuello uterino y otros parámetros como el encaramiento del bebé.

Esta técnica está especialmente indicada en mujeres que están en su 40 semana del embarazo o han superado esta, aunque es necesario valorar cada caso (por ejemplo, embarazos gemelares).


¿Cómo se siente?

Hay mujeres que describen como un tacto vaginal más molesto, aunque no resulta dañino para la madre ni para el bebé. Posiblemente experimentes un leve sangrado, y las contracciones comiencen de 24 a 48 horas más tarde. En algunos casos no se producen, o solamente empiezan algunas contracciones irregulares pero no las efectivas de parto, y eso indica que la maniobra ha fallado.


¿Qué puede conllevar esta maniobra?

Hay un 30% de probabilidad de que una se ponga de parto en las horas siguientes.

Es seguro para la madre y el feto, pero se recomienda hacerlo en un entorno adecuado para ser asistida en caso de que comience el proceso del parto.

Puede provocar pequeñas hemorragias o pérdidas de sangre. Así como leves calambres.

En ocasiones puede resultar molesto e incluso doloroso para la embarazada, pero las molestias remitirán al finalizar la exploración.

Puede desencadenar contracciones.


¿Qué riesgos puede tener la maniobra de Hamilton?

Esta maniobra puede conllevar ciertos riesgos:

- se te puede romper la bolsa amniótica: si esto ocurre, puede hacer que te quedes ingresada y que sea un motivo de inducción medicamento (depende del protocolo del hospital te pueden realizar una inducción con medicación como prostaglandinas, oxitocina o balón tracción mecánica).

- sangrado abundante si la maniobra se ha realizado sin conocer donde se encuentra la placenta (una placenta de inserción baja ni previa, jamás puede realizarse esta maniobra).

- contracciones de mayor intensidad.

Lo más frecuente que puede pasar tras la realización de la maniobra de Hamilton es el sangrado, pero de intensidad baja. Es decir, puedes estar manchando por dos días, ese manchado puede ser rojo al principio y marrón al final. Tranquila si esto te pasa, pero debes acudir a un profesional, como tu matrona o ginecólogo.


¿Qué otras cosas debo seguir?

Además de todo lo indicado, tenemos que subrayar otra serie importante de datos sobre la maniobra de Hamilton:

- Aunque lo habitual es que la mujer se ponga de parto en las 24 horas siguientes, hay casos en los que esto no sucede.

- Según la Sociedad Española de Ginecología es un método de inducción mecánico.

- Su origen se encuentra en el siglo XIX. A principios de este, fue cuando Hamilton describió esta técnica para iniciar de manera espontánea el parto.

- También se conoce con el nombre de despegamiento de las membranas.

- Se considera que este método o maniobra sería la acción previa, en los casos que sí es necesario, a la utilización de los llamados métodos de inducción farmacológicos. Por ejemplo, prostagladinas vaginales.


Te puede interesar:

Salir de cuentas implica que el embarazo ha llegado a término. En este contexto, el parto tendrá lugar en ese día o en alguno muy próximo. Para saberlo exactamente el obstetra intensifica las revisiones para evaluar mejor cuándo se dará a luz.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.