×
  • Buscar
Publicidad

Maniobra de Hamilton

Maniobra de Hamilton

La maniobra de Hamilton, o desprendimiento de membranas, es una técnica obstétrica que consiste en la introducción de un dedo enguantado en la vagina de la gestante por parte ginecólogo o la matrona para tirar de las membranas que rodean al bebé y despegarlas del cuello del útero, con el objetivo de favorecer la liberación de ciertas hormonas y desencadenar el proceso del parto.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Esta maniobra suele realizarse a partir de la semana 40, y con ella aumenta la posibilidad de que el parto comience en las 48 horas siguientes. Se realiza cuando el obstetra considera que tras salir de cuentas, la eficacia de la placenta disminuye y está en riesgo el bienestar o la salud del bebé.

Consecuencias

Hay un 30% de probabilidad de que una se ponga de parto en las horas siguientes.

Es seguro para la madre y el feto, pero se recomienda hacerlo en un entorno adecuado para ser asistida en caso de que comience el proceso del parto.

Puede provocar pequeñas hemorragias o pérdidas de sangre. Así como leves calambres.

En ocasiones puede resultar molesto e incluso doloroso para la embarazada, pero las molestias remitirán al finalizar la exploración.

Puede desencadenar contracciones.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado un test de preguntas para saber si se está embarazada. La herramienta propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.


Fecha de actualización: 09-10-2012

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad