×
  • Buscar
Publicidad

¿En qué semana ocurre la neurulación?

¿En qué semana ocurre la neurulación?

La neurulación es el proceso embrionario en el que se forma el tubo neural, que dará lugar más adelante al sistema nervioso central (médula espinal y el encéfalo), y la formación de la cresta neural, un grupo de células que migrarán por el resto del cuerpo y formarán tejidos especializados. Por lo tanto, es una parte fundamental del desarrollo del embrión y, si algo falla, puede dar lugar a diversos problemas como espina bífida o anencefalia.

Publicidad

El proceso de neurulación o desarrollo del tubo neural comienza en la tercera semana del embarazo, cuando se produce la gastrulación y el blastocisto pasa a ser una célula con tres capas diferenciadas a partir de las cuales se producirán todos los tejidos del futuro bebé (ectodermo, mesodermo y endodermo).

En esta semana se distingue un esbozo del Sistema Nervioso, pero no será hasta la sexta semana cuando aparezcan las estructuras básicas. Además, a diferencia del resto de sistemas y órganos, la organogénesis de este sistema no termina en el primer trimestre, sino que continúa durante todo el embarazo e incluso en los primeros meses de vida. Así, en el primer trimestre se forman las estructuras básicas; en el segundo se produce la formación, proliferación y migración celular; y en el tercero la mielinización de los nervios.

Existen dos tipos de neurulación, la primaria y la secundaria. En la neurulación primaria se realiza casi todo el sistema nervioso mediante tres fases: la placa neural que se convierte en el canal o surco que después da lugar al tubo neural. Tiene lugar en la tercera semana de gestación y es la que formará el encéfalo y la médula cervical, torácica y lumbar.

No te puedes perder ...

Y tambien:

El primer esbozo, como decíamos, es la creación de la placa neural. Durante el proceso de neurulación la placa neural se aplana, se alarga y se pliega sobre sí misma en torno al surco neural, que acaba teniendo forma de U, formando las crestas neurales y el tubo neural. En este momento del proceso el tubo está abierto por ambos extremos. En la cuarta semana el canal cada vez se invagina más y al final acaban conectados sus extremos, formando el tubo neural.

Después, el tubo neural se infla mucho por dentro y 3 vesículas encefálicas primarias que son el prosencéfalo (cerebro anterior), el mesencéfalo (cerebro medio) y el rombencéfalo (cerebro posterior). En la quinta semana, las vesículas primarias se convierten en 5 vesículas secundarias:

- Prosencéfalo -> Telencéfalo y Diencéfalo

- Mesencéfalo -> Se mantiene

- Rombencéfalo -> Metencéfalo y Mielencéfalo.

También aparecen unas células muy peculiares, las células de la cresta neural, situadas en el ángulo que forma el canal neural y el ectodermo que migrarán más adelante a su lugar definitivo formando estructuras como los ganglios raquídeos, parte del sistema nervioso autónomo o estructuras no nerviosas como huesos de la cabeza.

Asimismo, es importante el hueco que se encuentra entre las paredes del tubo neural, el neurocele o canal neural, ya que a partir de él se forman los ventrículos y el resto de cavidades del encéfalo, a través de los cuales circula el líquido cefalorraquídeo.

La formación del tubo neural es fundamental para el desarrollo del embrión y si se produce algún problema durante la misma y el tubo no se cierra correctamente, puede ocasionar graves problemas como la anencefalia (ausencia de partes del encéfalo y el cráneo incompatibles con la vida), o la espina bífida (que ocurre cuando la columna vertebral no se cierra completamente).

Está comprobado que la espina bífida se previene consumiendo ácido fólico durante los 3-4 meses previos a la concepción ya que, como has visto, la neurulación comienza en la tercera semana de gestación, cuando aún no sabes que estás embarazada. Por eso hay que empezar antes ya que previene hasta el 75% de los casos de espina bífida.

Mientras que en la neurulación secundaria (que ocurre a la vez que a primaria, pero en zonas distintas, es decir, de la tercera a la sexta semana de gestación), se culmina el proceso de formación del tubo neural y se forman los elementos sacro-coccígeos de la médula espinal. A partir de una masa celular que forma la eminencia caudal, se forma una cavidad que se une a la parte más caudal de la neurulación primaria y el tubo neural.

Durante este se dividen las células del tubo neural entre mesenquimatosas y epiteliales. Las primeras se localizan en la parte central del tubo, y las segundas en su región periférica. A medida que estas células se diferencian se forman cavidades entre los dos conjuntos.

Las células mesenquimatosas se condensan y forman el cordón medular; éste, a su vez, se ahueca por dentro hasta dejar paso a la cavidad del tubo neural. Así pues, la neurulación secundaria se corresponde con el vaciado de la cavidad del tubo neural.

Si se produce algún fallo en este proceso puede aparecer una mielodisplasia. 


Fecha de actualización: 12-11-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.