×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo se recomienda hacer el baby shower?

¿Cuándo se recomienda hacer el baby shower?

El baby shower es una fiesta que se ha puesto de moda en los últimos años en muchos países occidentales para celebrar el próximo nacimiento del bebé y darle a los papás (aunque esta fiesta se centra más en la mamá) los regalos esenciales que necesitarán para la llegada del pequeño. Aunque se puede celebrar cuando se quiera, se recomienda hacerlo entre la semana 25 y la 35.

Publicidad

Seguro que has oído hablar del baby shower, sobre todo en relación con las famosas o con la cultura estadounidense, pero lo cierto es que ya las culturas antiguas hacían un festejo similar. Por ejemplo, se sabe que los egipcios y los romanos hacían una celebración especial en los últimos meses de embarazo en la que se hacía una ofrenda a la futura mamá.


En la Edad Media esta costumbre se perdió, pero se retomó en el siglo XIX, aunque se hacía una vez la madre hubiera dado a luz, ya que era mal visto hacer celebraciones con ella embarazada. En esta reunión se hacían regalos de plata a la madre y se juntaban las amigas a merendar.


Pero el auge de esta celebración llega tras la II Guerra Mundial, donde en Estados Unidos comenzó a hacerse muy popular esta celebración, llamada desde entonces Baby Shower, que gradualmente fue extendiéndose por América del Sur y Europa.


La idea fundamental es celebrar con la mamá la futura llegada del bebé y aprovechar el festejo para organizar juegos y darle los regalos con anticipación para que pueda preparar el ajuar del bebé antes de que nazca. Por tradición, esta fiesta ha sido una celebración de mujeres, ya que lo normal era invitar a la embarazada, sus amigas y familiares más cercanos. Sin embargo, desde hace unos años se hace también con el papá (la igualdad tiene que integrarse en todos los ámbitos y esta es una forma de involucrarle en el nacimiento y cuidado de su futuro hijo), amigos y familiares cercanos masculinos.

No te puedes perder ...

Celebra tu Babyshower

Celebra tu Babyshower

Como todas las modas norteamericanas, también la celebración del Baby Shower ha llegado a España y poco a poco se va haciendo más común. Esta fiesta, que se celebra en la recta final del embarazo, suele ser una reunión sólo de mujeres en la que se hacen regalos para el bebé a la futura mamá. ¿Quieres celebrar tu propia Baby Shower y no sabes cómo? Te damos unas cuantas ideas

Y tambien:


En realidad, la fiesta es una excusa para darles a los papás los regalos que los amigos y la familia han comprado para el bebé (la cuna, el carro de paseo, la bañera, juguetes, ropita…), por lo que se aconseja hacerlo cuando el peligro de que algo vaya mal en la gestación haya pasado y se sepa el sexo del bebé para ajustar los regalos, es decir, después de la ecografía de la semana 20, y antes de que la mamá esté tan pesada y molesta que no pueda disfrutar de la fiesta. Además de que el parto puede adelantarse y chafar la fiesta. Por eso, lo más recomendable es celebrar el baby shower entre la semana 25 y la 35, aunque es una decisión que depende de la mamá y de los organizadores de la celebración.


Consejos para un baby shower de éxito


- Lo ideal no es que la mamá organice la fiesta, sino que lo haga su madre, hermanas o amigas más cercanas. En cierta forma, tiene que ser una sorpresa para ella. Incluso se puede hablar con el papá para que no sepa la fecha y sea una sorpresa de verdad.


- A la hora de elegir el lugar, debe ser un sitio amplio, en el que quepan todos los invitados y los regalos, pero que también sea tranquilo y sin ruidos para que se pueda disfrutar de la conversación y los juegos que se organicen.


- Es conveniente consensuar con la embarazada los invitados para saber qué personas le hace ilusión que formen parte del festejo, no sea que falte alguien muy especial para ella. Por eso, se debe organizar con tiempo para que, en lo posible, puedan asistir todos los invitados.


- Como toda celebración que se precie, debe contar con comida y bebida, pero pensando siempre en que hay muchos alimentos que la embarazada no puede comer, así que nada de embutidos, patés o ahumados. Piensa en aquellas comidas que sí puede comer y opta por un bufé frío o caliente para picar. Aunque puede ser comida o cena, lo normal es hacerlo por la tarde, en plan merienda.


- También se debe decorar el lugar de la celebración con motivos infantiles que dejen claro es que una baby shower. Globos, pancartas, guirnaldas… de bebés, chupetes, biberones, cigüeñas, etc.


- Para que no sean solo los papás los que reciben regalos, se puede preparar un detalle recordatorio del evento. O poner un fotocall para hacerse fotos y tenerlas luego como recuerdo del día.


- Dado que lo más importante son los regalos que recibe la embarazada, es importante que esta haga una lista de lo que necesita y se reparta entre los invitados. Es importante coordinar quién compra cada cosa para que no haya varios productos iguales.


- Lo habitual en esta celebración es organizar una serie de juegos típicos relacionados con el embarazo y el nacimiento del bebé, como adivinar el tamaño de la barriga de la gestante, dibujar cosas relacionadas con el mundo infantil y que los demás invitados tengan que adivinar qué es, poner un chupete a otra persona con los ojos cerrados, probar papillas con los ojos vendados y adivinar de qué sabores son, etc. Pero, si ni la embarazada ni los invitados se ven con ganas de jugar a estos juegos, se puede obviar esta parte y dedicarse tan solo a charlar, abrir los regalos, comer y beber pasando un buen rato. Todo depende de lo que cada uno quiera.

 

 


Foto: Freepik.com

Fecha de actualización: 21-03-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.