×
  • Buscar
Publicidad

Cambios en la mujer noveno mes de embarazo

Cambios en la mujer noveno mes de embarazo

El noveno mes de embarazo va de la semana 37 a la 40, aunque la gestación puede alargarse hasta la semana 42. Desde este momento, el bebé se considera a término, lo que significa que puede nacer en cualquier momento y debes prepararte para el parto.

Publicidad

A partir de la semana 37 el bebé se considera a término, lo que significa que está totalmente formado y listo para nacer, por lo que ya no sería considerado un bebé prematuro. No obstante, lo normal es que el bebé nazca cerca de la semana 40, o incluso pasada esta si la madre es primeriza.


A pesar de eso, es normal que, desde esta semana, empieces a notar ciertos cambios que implican que el parto está cerca. Por ejemplo, es posible que expulses el tapón mucoso, el que sellaba el cuello del útero desde las primeras semanas de embarazo para proteger el útero de una posible infección. Este tapón puede expulsarse de una sola vez o poco a poco y es grueso, amarillento y puede tener algunos hilos de sangre. Desde que se expulsa hasta que empieza el parto pueden pasar días o incluso semanas, aunque lo normal es expulsarlo entre horas y 10 días antes del parto.


También es habitual que las contracciones de Braxton Hicks se vuelvan más intensas y frecuentes, incluso que notes contracciones más regulares y dolorosas, llamadas de preparto, que empiezan a modificar el cuello del útero, ablandándolo y acortándolo, pero que ceden y desaparecen al rato, lo que significa que queda poco, pero que el parto no ha empezado.

No te puedes perder ...

Tu tercer mes de embarazo

Tu tercer mes de embarazo

Al comenzar el tercer mes a algunas embarazadas simplemente les cuesta un poco más abrocharse los vaqueros pero, la mayoría ya han engordado unos 3 ó 4 kilos. Poco a poco, las nauseas y los mareos van desapareciendo, así como las ganas, casi permanentes, de hacer pipí típicas de los 2 primeros meses de embarazo.

Y tambien:


No obstante, debes estar atenta a las señales del parto para saber cuándo tienes que ir al hospital. En primer lugar, debes acudir siempre que rompas la bolsa amniótica. Si el líquido es transparente, puedes ir con calma; si es verdoso, significa que el bebé ha expulsado el meconio dentro, lo cual es grave, por lo que debes ir de urgencias. También ha llegado el momento de ir cuando las contracciones no se pasan y cada vez son más regulares y dolorosas, llegando a tener más de 2 cada 10 minutos durante dos horas seguidas.


En estas semanas también es posible que te entre un instinto maternal muy fuerte que te obliga a limpiar y ordenar todo para la llegada del bebé. Es lo que se conoce como síndrome del nido y es normal, pero no debes dejar que te haga hacer excesos o subirte a sitios peligrosos, ya que tu tripa reducirá tu movilidad y debes evitar caídas y golpes, así como cansarte mucho, ya que, en cualquier momento, empieza el parto.


Además, lo normal es que, en estas últimas semanas, te sientas muy cansada, molesta, irritada y dolorida. El bebé ya está encajado y notarás mucha presión y dolor en la pelvis, además de tener que orinar muy a menudo.


Consejos para cuidarte en el noveno mes de embarazo


La presión del bebé en el útero hará que te cueste comer, aunque es normal que tengas hambre a menudo, por lo que debes comer cada 2 o 3 horas de manera liviana y alimentos sanos y nutritivos como frutas, verduras, mucho líquido, etc.


Debes tener todo preparado para el hospital, ya que el parto puede empezar en cualquier momento. La bolsa debe tener la ropa y productos de aseo del bebé, ropa y artículos de higiene tuyos y la documentación necesaria para el parto.


Procura estar tranquila y descansar y dormir lo más posible. Si tienes nervios o miedo, habla con tu médico de todo lo que te preocupa y con tu pareja. Practica ejercicios de relajación y respiración. También debes tener claro cómo quieres que sea el parto y quién quieres que te acompañe. Incluso puedes hacer el trayecto al hospital con tu pareja para calcular cuánto tardáis en llegar.


Es normal que desde la semana 37 vayas al médico todas las semanas para que te realicen los monitores fetales para controlar el bienestar fetal y la actividad uterina. Asimismo, te pueden hacer alguna ecografía más de control y un tacto vaginal para comprobar si el cuello uterino ha empezado a modificarse de cara al parto.


Desde la semana 40 es normal que empieces a estar harta y todo te moleste, ya que parece que nunca llega el momento. Puedes usar algunos remedios caseros para inducir el parto, pero no están científicamente comprobados, así que no esperes mucho de ellos. Andar, mantener relaciones sexuales, consumir comidas picantes, etc.


Si ya has expulsado el tapón mucoso no debes darte baños de inmersión en la piscina o el mar, ya que podrías provocar una infección. El mejor ejercicio a partir de esta semana es andar todos los días entre 45 y 60 minutos. También puedes hacer ejercicios en casa con la pelota de pilates para ayudar a que el bebé se encaje bien y empiece a hacer presión en el cuello del útero para que este empiece a acortarse y dilatarse.


Lo más importante, como decíamos, es que estés tranquila y disfrutes de estos últimos días con tu bebé dentro, ya que pronto estará en tus brazos “dando guerra”. ¡Suerte!

 

 


Te puede interesar:

Para calcular semanas de embarazo y parto se añaden 280 días (40 semanas) al primer día de la última menstruación de la mujer. Con esta información se puede hacer el seguimiento adecuado del embarazo y preparar la llegada del bebé.

Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

 

Fecha de actualización: 05-04-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.