¿Una embarazada puede nebulizarse?

¿Una embarazada puede nebulizarse?
comparte

Un nebulizador es un dispositivo que se usa para administrar ciertos fármacos por vía inhalatoria, logrando que se depositen en los bronquios más pequeños para que su efecto sea más eficaz. Si la embarazada necesita usarlo por algún motivo, no hay problema siempre que lo prescriba el médico.

¿Qué son los nebulizadores?


Los nebulizadores se usan sobre todo en casos de asma y problemas en las vías respiratorias. Estos dispositivos médicos permiten administrar fármacos líquidos por vía inhalatoria a través de una mascarilla o boquilla. Su función, por tanto, es generar aerosoles a partir de partículas líquidas de un tamaño adecuado para que puedan ser inhaladas en el tracto respiratorio. El proceso por el cual un líquido se convierte en gotas pequeñas se llama atomización.


La nebulización se usa en pacientes tanto pediátricos como adultos cuando hace falta administrar fármacos que solo están disponibles en vía líquida, cuando hay que administrar por vía inhalatoria altas dosis de un medicamento o en enfermos que no pueden usar los sistemas convencionales de inhalación. Por eso es bastante habitual en niños.


Y es que los nebulizadores ofrecen varias ventajas, de ahí su uso habitual en casos de enfermedades de las vías respiratorias:


- Es más fácil administrar el fármaco

- No hace falta que el enfermo coordine la respiración (especialmente con mascarilla)

- La supervisión de la técnica inhalatoria es muy alta


¿Puede usar un nebulizador si estoy embarazada?


Durante los meses de embarazo es normal que la mujer experimente diversas enfermedades que no tienen nada que ver con el embarazo, especialmente si son enfermedades crónicas como el asma. Y es que durante la gestación, un tercio de las mujeres que padecen asma mejora, otro tercio permanece como estaba y el otro tercer tercio empeora. Ocurre además, que los casos más graves de asma tienden a empeorar. Por eso hay muchas posibilidades de padecer una crisis asma durante estos 9 meses.


En estos casos, los posibles efectos secundarios de la medicación son mucho menos peligrosos que los riesgos de sufrir una crisis asmática severa y no hacer nada (hipoxia fetal, parto prematuro, etc.), por lo que el uso de corticoides inhalados está bien visto en todos aquellos casos graves de mujeres embarazadas con asma.


Por lo tanto, estas mujeres podrán usar un nebulizador sin ningún problema, eso sí, siempre deberán consultar antes al médico la dosis teniendo en cuenta el estado de gestación.


En general, los corticosteroides son seguros para la mujer embarazada y el bebé, por lo que se pueden emplear como método preventivo y medicamento de control de síntomas del asma. En estos meses se recomienda usar un inhalante de rescate para relajar rápidamente las vías respiratorias ante un ataque de asma. Los medicamentos betaagonistas son los considerados más seguro para las mujeres en todas las etapas del embarazo.


Puedes usar boquilla o mascarilla, como te sientas más cómoda, no hay inconveniente en ninguno de los dos.


Recuerda consultar a tu médico siempre antes de empezar a usar cualquier tratamiento para el asma o de usar un nebulizador sea por la causa que sea.


Y, si nunca antes había temido que usar nebulizador, pero el médico te lo ha recetado por el motivo que sea, no te preocupes ya que, como hemos dicho, sus beneficios para tu salud y la del bebé son mayores que los posibles daños.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×