• Buscar
Publicidad

Síndrome de transfusión feto fetal (STFF)

Síndrome de transfusión feto fetal (STFF)

Es una complicación del embarazo múltiple y afecta solamente a los gemelos idénticos. Se produce cuando se establecen conexiones entre las arterias y venas de la placenta que ambos comparten. Por eso únicamente ocurre cuando hay un contacto directo en el suministro sanguíneo de ambos bebés, esto es, cuando comparten placenta.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es el STFF?

Se trata de una situación en la que uno de los gemelos dona sangre al otro. De manera que el receptor recibe una gran cantidad de sangre, provocando un mayor trabajo para los riñones y una mayor producción de orina, y por lo tanto de líquido amniótico. Esto se traduce en un crecimiento exagerado de la vejiga y un exceso de líquido amniótico. Y a la inversa, a los riñones del hermano donante llega poca sangre, lo que supone un déficit de líquido amniótico.

Como decíamos, es una complicación específica y única de las gestaciones múltiples con una única placenta (gemelares monocoriales). El feto que pasa sangre se denomina “donante” y el que recibe la sangre “receptor”.

La gestación gemelar monocorial (MC) se presenta en uno de cada 250 embarazos y representa cerca del 20% de los embarazos gemelares, así como el 70% de los embarazos monocigóticos.

En cuanto al síndrome de transfusión feto fetal, es una patología que ocurre en el 10- 15% de las gestaciones monocoriales, por tanto afecta aproximadamente a 1 de cada 3.000 embarazos.

La mayoría de casos (aproximadamente un 85-90%) aparecen entre las 16 y las 25 semanas de gestación, siendo menos probable la transfusión feto fetal en etapas precoces y tardías de la gestación.
 

Dos bebés, una placenta

En los embarazos gemelares es muy importante determinar la estructura placentaria que se presenta, ya que de ella puede depender la existencia de algunos riesgos para la vida de los fetos o para el buen desarrollo de la gestación. Entre los peligros se encuentra el síndrome de transfusión feto-fetal.

El tipo de gestación gemelar se determina en función de las membranas que compartan ambos fetos, así pueden tener dos placentas y dos sacos amnióticos, donde los bebés están separados y son independientes, o compartir la placenta pero no saco amniótico, o bien compartir placenta y saco amniótico.

En los casos de placenta compartida la posibilidad de que se produzca el síndrome de transfusión feto-fetal es mayor que en otro tipo de embarazos gemelares, ya que los torrentes sanguíneos de los dos bebés están conectados mediante los vasos de la placenta.
 

Tipos de Síndrome de Transfusión Feto Fetal


Existen 5 estadios (I-V) o tipos según la gravedad de la enfermedad:

- Estadio I. Discordancia de líquido amniótico entre el donante y el receptor (Polihidramnios/Oligohidramnios). Existe, también, una discordancia en el tamaño de las vejigas.

- Estadio II. El feto donante no tiene vejiga.

- Estadio III. Aparecen alteraciones de la circulación fetal del receptor y/o del donante que son secundarios al aumento (hipervolemia) o disminución (hipovolemia) del volumen total de la sangre que circula por el organismo.

- Estadio IV. Hidropsia (acúmulo de líquido en dos o más compartimentos fetales en cualquiera de los dos fetos).

- Estadio V. Muerte intrauterina de uno o ambos gemelos.
 

Causas del Síndrome de Transfusión Feto Fetal


El problema está en la placenta, en las anastomosis vasculares a través de las que existe paso de sangre de un feto a otro. No se sabe muy bien por qué aparece este problema, parece un fallo del desarrollo de la placenta.
 

Diagnóstico del Síndrome de Transfusión Feto Fetal

El diagnóstico del síndrome de transfusión feto fetal se realiza mediante ecografía. En el feto donante se observa poco líquido amniótico (oligohidramnios) y no es posible ver su vejiga o se ve muy reducida; mientras que el receptor suele presentar una gran cantidad de líquido amniótico (polihidramnios) y una vejiga muy distendida.

En algunas ocasiones, se observa una discordancia en el tamaño y peso estimado de ambos fetos, siendo el receptor más grande que el donante.

 

Tratamiento del STFF  

Sin tratamiento la probabilidad de aborto es muy alta, sin embargo hoy es muy raro que esto ocurra. Generalmente se aplica un tratamiento especializado que puede implicar reducir el líquido alrededor de uno o llevar a cabo una operación quirúrgica con láser para separar las circulaciones.

La evolución natural de la transfusión feto fetal implica una alta morbimortalidad en útero o neonatal en la mayoría de los casos, con tasas de discapacidad neurológica entre el 40-80% y de mortalidad de, prácticamente, el 100% de los casos si aparece antes de las 20 semanas, y del 80% si aparece entre las 21 y las 26 semanas.

El diagnóstico temprano y un tratamiento en el momento adecuado son esenciales para mejorar el pronóstico y evitar la mortalidad.

Para ello, es necesario el tratamiento de urgencia que puede ser una cirugía fetoscópica, mínimamente invasiva. Se introduce una cámara en el útero y, tras identificar las comunicaciones vasculares, estas se coagulan con láser, eliminando todas las conexiones vasculares entre los fetos y dividiendo la placenta única en dos diferentes.

En la mayoría de casos se realiza con anestesia local asociada a sedación. Después de la cirugía, la paciente debe estar en cama las primeras 24 horas en reposo absoluto. Si pasado este tiempo todo va bien, pueden darle el alta.

Un tratamiento de segunda elección menos habitual es realizar un amniodrenaje, que consiste en introducir una aguja en el interior de la cavidad amniótica con el objetivo de extraer el exceso de líquido amniótico del saco del receptor y, así, reducir la presión y el riesgo de parto pretérmino. Este tratamiento tiene un índice de supervivencia del 60% con tasas de discapacidad neurológica superiores al láser ya que solo se trata uno de los problemas asociados al STFF, por lo que solo se recurre a él si la cirugía es imposible por algún motivo.

 

Síntomas del Síndrome de Transfusión Feto-Fetal

Los signos físicos del STFF pueden descubrirse por ecografía y suelen ser evidentes en la semana 28.

Muchas veces no hay síntomas, pero si los hay, los más habituales son:

- Distensión abdominal: aumento del volumen abdominal que se diferencia del crecimiento normal de la barriga de la embarazada ya que se produce en pocos días y, generalmente, molesta y es dolorosa.

- Contracciones. El aumento del líquido amniótico en el saco del feto receptor puede provocar contracciones.

El embarazo gemelar requiere un mayor seguimiento médico, especialmente los monocoriales (una sola placenta), con el fin de detectar posibles complicaciones derivadas del tipo placentario. Esta vigilancia será más intensa al final de la gestación y probablemente el parto sea programado antes de la semana 39.
 


Glosario

Hipovolemia

Definición:

Disminución en el volumen de sangre, secundario a hemorragias, deshidratación, o desplazamiento hacia un tercer espacio.

Síntomas:

Fatiga, cansancio, mareo, pérdida de consciencia si se ha perdido mucha sangre, taquicardia, pulso débil y rápido.

Tratamiento:

Detener la causa por la que se pierde sangre y, si fuera necesario, realizar una transfusión.

Fuentes:

“Síndrome de transfusión feto-fetal (STFF)”, Moisés Huamán Guerrero; Masami Yamamoto Cortez. Rev. peru. ginecol. obstet. vol.61 no.3 Lima jul./set. 2015. http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2304-51322015000300012 Mari G,

Roberts A, Detti L, Kovanci E, Stefos T, Bahado-Singh RO, et-al. Perinatal morbidity and mortality rates in severe twin-twin transfusion syndrome: results of the International Amnioreduction Registry. Am J Obstet Gynecol. 2001;185:708-15. DOI: 10.1067/mob.2001.117188.

M. Velasco, G. Pérez, J. Benavides, R. López, E. Hernández. Evaluación y conducta clínica ante el embarazo gemelar monocorial complicado. Perinatol Reprod Hum, 24 (2010), pp. 248-256

Fecha de actualización: 26-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×