×
  • Buscar
Publicidad

Remedios caseros para la infección urinaria

Remedios caseros para la infección urinaria

Las infecciones urinarias (sobre todo la cistitis) son muy frecuentes en las mujeres por las peculiaridades de su anatomía. Por eso es aconsejable saber cómo prevenirlas y tratarlas. ¿Sabías, por ejemplo, que el arándano rojo es muy efectivo para combatir la repetición de estas enfermedades? Descubre este y otros trucos

Publicidad

Indice

 

¿Por qué se producen las infecciones urinarias?

Las infecciones urinarias están causadas por bacterias que se alojan en el tracto urinario, ya sea la vejiga, los riñones o la uretra, dando lugar a enfermedades como la bacteriuria, la cistitis o la infección de riñones.

La bacteriuria es una infección asintomática, lo que significa que se detecta por los análisis rutinarios de orina del embarazo. Implica la presencia de bacterias en la orina  y, si no se trata, desarrolla cistitis sintomática en el 30% de los casos, que puede desarrollar pielonefritis en el 50%.

La cistitis es una infección de la vejiga que causa escozor, dolor leve e incluso escalofríos en la micción. También es posible que aparezca algo de sangre, aunque no es frecuente.

La infección de riñones o nefritis es la más peligrosa y provoca escozor que escozor al orinar, escalofríos, fiebre, dolor en la parte inferior de la espalda, vómitos, estranguria, etc.

Este tipo problemas son muy comunes entre las mujeres porque la uretra femenina es más corta y está más cerca de la vagina y del ano (que pueden contener gérmenes). Los cambios hormonales propios de la ovulación, el embarazo o la menopausia también aumentan la posibilidad de contraer estas enfermedades.

Además, los riñones aumentan de tamaño en la gestación por el aumento del flujo sanguíneo que deben filtrar, la vejiga es desplazada de su sitio habitual por el crecimiento del feto, el aumento de la hormona progesterona  produce relajación de la musculatura de la vejiga y de los uréteres, lo que lentifica el flujo de la orina y el pH de la orina cambia y se hace más alcalino.

Asimismo, estas infecciones suelen ser recidivantes (propensas a la repetición). Para evitar este tipo de molestias a menudo, es necesario tratarlas adecuadamente y prevenir su aparición.

¿Pueden ser peligrosas las infecciones urinarias?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Si no se tratan, las infecciones urinarias pueden ser muy peligrosas parta el feto y el desarrollo de la gestación. Por eso, hay que estar atento a los síntomas para acudir a un profesional de la medicina y realizarse los análisis de orina rutinarios.

Y es que las infecciones aumentan el riesgo de anemia, eclampsia, partos prematuros, infección amniótica y recién nacidos de bajo peso. La infección de vías urinarias causada por estreptococos Beta hemolítico es causa de ruptura de membranas y parto prematuro.

Por eso, en cuanto diagnostiquen la infección te pondrán un tratamiento con antibióticos para evitar que se agrave. No te preocupes, hay muchos antibióticos que se pueden tomar sin riesgo en el embarazo.

 

Remedios caseros para combatir las infecciones

Los síntomas principales de estas enfermedades son: dolor o sensación de ardor al orinar, micción frecuente, sangre en la orina, fiebre, escalofríos, malestar general, dolor abdominal, dolor en la espalda.

El tratamiento principal para las infecciones son los antibióticos (que deben ser siempre recetados por un médico). Pero, para aliviar las molestias derivadas de la enfermedad, puedes probar con cualquiera de estos consejos:

- Beber en cada comida un vaso de agua con dos cucharaditas de vinagre de sidra de manzana y dos de miel.

- El zumo de arándano no solo ayuda a prevenir las infecciones al evitar que las bacterias aniden en el aparato urinario, también combate sus síntomas. Puedes tomarlo también en cápsulas o comprimidos que se venden en las farmacias.

- En los primeros días de la infección, puedes probar a beber un vaso de agua con una cucharadita de bicarbonato de sodio. Después dos vasos de agua normal y otro más de esta mezcla. 

- Si la infección es de riñones, el agua de coco ayuda a eliminar las impurezas que haya en ellos.

- Hay muchas plantas diuréticas que fomentan la eliminación de las bacterias: la ortiga, el boldo, la albahaca, el perejil, etc. Puedes tomarlas en infusiones. 

- El espárrago también es muy beneficioso, ya que purifica las vías urinarias.

- El ajo y la cebolla son considerados dos antibióticos naturales por sus propiedades para matar bacterias. Aunque no resulte sabroso, puedes machacar el ajo y beberlo con agua. En cuanto a la cebolla, hiérvela unos minutos y bébete el caldo resultante.

- Hierve 3 hojas de malva, 1 de llantén y un puñado de flor blanca en 2 litros de agua durante 10 minutos. Déjalo reposar y hazte un lavado vaginal con ello.

 

Prevención de las infecciones urinarias

Si eres muy propensa a padecer infecciones urinarias y ya estás cansada, debes seguir estas recomendaciones:

- Toma mucha vitamina C a diario: naranjas, mandarinas, kiwis, papaya…

- Bebe unos 8 vasos de agua al día para mantener los riñones y las vías urinarias limpias de impurezas y bacterias.

- Extrema la higiene de tu zona íntima con jabones especiales. Asimismo, al limpiarte después de orinar debes hacerlo de adelante hacia atrás.

- Orina antes y después de las relaciones sexuales.

- Procura que tu ropa interior sea de algodón y evita la ropa demasiado ajustada.

- Acude de manera regular al urólogo.


Fuente: Clínica Universidad de Navarra, "Cistitis", https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/cistitis

Fecha de actualización: 30-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.