×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué puede comer una embarazada con dolor de estómago?

¿Qué puede comer una embarazada con dolor de estómago?

Tener alguna vez dolor de estómago a lo largo de estos 9 meses es completamente normal. Puede deberse a síntomas relacionados con el embarazo, como acidez, o no, como gastroenteritis. Sea cual sea la causa, debes saber qué es lo más adecuado comer para que el dolor se pase lo antes posible.

Publicidad

Cualquier dolor o molestia que se padece durante el embarazo nos pone nerviosas y nos alerta por si puede ser alguna complicación relacionada con el embarazo o implica que algo malo le pasa al bebé. Sin embargo, debes tener en cuenta que a lo largo de estos 9 meses te pasarán muchas cosas que podrían pasarte igualmente si no estuvieras embarazada, como contraer una gastroenteritis o tener una indigestión. Además de que muchas veces, los cambios hormonales de la gestación provocan molestias que son normales y no implican nada malo, como las náuseas o los ardores.


De hecho, el estómago es uno de los grandes afectados en esta etapa ya que el aumento de algunas hormonas, como la progesterona, junto con el crecimiento del útero, que desplaza los órganos del sistema digestivo, hacen que las digestiones se vuelvan más lentas y pesadas, lo que hace normal tener ardor, náuseas, vómitos, estreñimiento o diarrea. No debes preocuparte por ninguna de estas molestias, pero sí saber qué comer en cada caso para aliviarlas.


Gastroenteritis o infección estomacal

No te puedes perder ...

Y tambien:


La gastroenteritis es la inflamación de la mucosa del estómago (gastritis) y de los intestinos (enteritis). Normalmente esta enfermedad está causada por una infección vírica, aunque puede aparecer a causa de la contaminación por salmonella o de la alteración de la flora bacteriana del sistema digestivo.


Los síntomas principales son diarrea, vómitos, dolor abdominal y, a veces, fiebre.


Si la causa es vírica el estómago tarda entre 3 y 6 días en recuperarse totalmente; si es bacteriana puede llevar más tiempo.


El tratamiento en caso de gastroenteritis de una mujer embarazada es el mismo que si no lo estuviera: reposo y dieta blanda. Es importante evitar la deshidratación si la diarrea o los vómitos son muy frecuentes y duran mucho tiempo tomando soluciones de rehidratación oral o bebiendo pequeños sorbos de agua cada cierto tiempo.


En cuanto a la dieta, el primer día solo se debe consumir agua o zumo de zanahoria. A medida que se pasen los vómitos y la diarrea, hay que ir introduciendo alimentos de dieta blanda como arroz blanco, manzana o pechuga de pollo cocida o la plancha. Gradualmente se podrán ir introduciendo más alimentos.


Indigestión o pesadez


Como decíamos, las digestiones se vuelven más lentas y pesadas en el embarazo, lo que puede causar dolor de estómago o de tripa. Para evitarlo, no hagas comidas copiosas, come pequeñas cantidades pero más a menudo. Evita también alimentos más difíciles de digerir o pesados como frituras y grasas.


Y si ya se ha producido la indigestión, hay algunos alimentos que te ayudarán a aliviar las molestias, como el plátano (que regula el sistema digestivo), una infusión de manzanilla, la manzana, la piña o el pomelo.


Gases


La acumulación de gases también causa dolor y molestia estomacal, y es un problema muy frecuente en el embarazo ya que la digestión más lenta y pesada produce meteorismo, hinchazón, eructos y flatulencia.


Para prevenir y aliviar los gases puedes seguir estos consejos: comer bien sentada y despacio; esperar al menos 20 minutos tras la comida antes de tumbarte; reducir el consumo de alimentos flatulentos como coliflor, legumbres, coles de Bruselas; evitar las bebidas gaseosas; evitar los alimentos grasos y las frituras; no beber mucho líquido comiendo, sino entre comidas; hacer ejercicio de manera regular.


Acidez o ardor


Las digestiones lentas del embarazo y el aumento del útero hacen que sea muy habitual que parte del contenido del estómago vuelva a subir, causando dispepsia o acidez estomacal. Es una sensación muy molesta que se puede tratar con medicación (consulta a tu médico), pero también adoptando una serie de medidas relacionadas con la alimentación:


- Después de comer, evita inclinarte hacia delante o tumbarte. Mantente semirrecostada al menos 30 minutos.


- Haz varias comidas al día más ligeras y evita estar mucho tiempo en ayunas.


- Elimina de tu alimentación las especias, el picante y los caldos de carne concentrados.


- El mejor aliño es el aceite de oliva, evita salsas especiadas o picantes.


- Comienza la comida con hidratos como arroz, patatas o pasta hervidos.


- Cocina al vapor, horno o microondas y evita las frituras.


- Evita los alimentos integrales (pan, galletas, cereales…).


- Reduce el consumo de alimentos y condimentos ácidos como los cítricos, el tomate, el vinagre, la piña, etc.


Gastritis


La gastritis es la inflamación o irritación de la capa que recubre el interior del estómago. Esta enfermedad causa dolor en la parte superior del abdomen, náuseas, vómitos y empacho.


Este problema puede aparecer por una infección de helicobacter pylori, el uso de ciertos medicamentos, problemas en la vesícula, etc.


Si la gastritis es previa al embarazo, habla con tu médico para ver cómo se trata de la mejor manera. Si surge en estos meses, puedes tomar omeprazol o antagonistas H2 para aliviar el dolor y seguir una dieta blanda que evite la acidez.


Fecha de actualización: 20-03-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.