×
Publicidad

¿Qué es la preeclampsia en el embarazo?

¿Qué es la preeclampsia en el embarazo?

En el embarazo existen distintas complicaciones que pueden suceder, por las cuales hay que estar informado para reaccionar ante ellas de la mejor manera. Una de estas es la preeclampsia, con la cual debes tener mucho cuidado.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

¿Qué es la preeclampsia?

 

Esta complicación afecta directamente la presión de la mujer, siendo así que provoca hipertensión arterial, lo que se conoce también como presión alta. Otro de los problemas que causa la preeclampsia es el daño en los riñones.

 

Esta complicación, que es única del embarazo, suele ser potencialmente mortal, aunque sólo afecta a un pequeño porcentaje de la población de embarazadas, a tan sólo el 5%.

 

Los síntomas de la preeclampsia no suelen ser notados en todos los casos, por lo que en los exámenes que te realice tu médico durante las consultas prenatales se podrá revisar si presentas la presión alta por medio de un examen de orina, además, de medirte la tensión arterial.

 

La preeclampsia puede presentarse en cualquier momento de la gestación. Sin embargo, suele aparecer de manera más frecuente en el último trimestre del embarazo.

 

 

¿Cómo afecta la preeclampsia a mi embarazo?

 

Hay ocasiones en que esta complicación suele darse a tan sólo unos días antes del parto, con lo que el tratameinto es provocar el parto.

 

Cuando la preeclampsia se presenta de manera temprana en un embarazo y con mayor intensidad, los riesgos son mayores para ti y tu bebé.

 

La preeclampsia puede resultar bastante grave y afectar directamente los órganos de la mujer embarazada. Cuando este es el caso se recomienda que se haga un parto prematuro para así evitar que tu estado empeore.

 

Al haber un menor flujo sanguíneo hacia el útero, el bebé tendrá problemas con el crecimiento, poco líquido amniótico y desprendimiento prematuro de la placenta.

 

 

Síntomas de la preeclampsia

 

Esta complicación suele ser algo engañosa para las afectadas, puesto que en todas se presenta de distinta manera y siempre empieza de manera leve, para después incrementar su intensidad.

 

Estos son los síntomas de la preeclampsia en las siguientes dos ramas:

 

1.- Preeclampsia leve. Hipertensión arterial, retención de líquidos y proteínas en la orina.

 

2.- Preeclampsia severa. Dolores de cabeza, visión borrosa, incapacidad para tolerar la luz, fatiga, náuseas, falta de aliento, facilidad de contraer moretones y dolor en el costado superior derecho del abdomen.

 

 

¿Qué es la eclampsia?

 

La eclampsia sucede cuando las mujeres embarazadas presentan una preeclampsia con complicaciones severas con convulsiones, para así desencadenar los siguientes síntomas antes del episodio:

 

- Dolor intenso de cabeza

 

- Alteraciones en la vista

 

- Confusión

 

- Dolor intenso en el abdomen superior

 

 

¿Cómo se trata la preeclampsia?

 

Cuando te encuentras ante un caso de preeclampsia leve, seguramente tu médico te dará las siguientes recomendaciones:

 

- Reposar mientras te recuestas sobre tu lado izquierdo

 

- Aumentar consultas prenatales

 

- Disminuir ingesta de sal

 

- Beber más agua al día

 

- Agregar más proteína a la dieta

 

 

En el caso de presentar preeclampsia grave, seguramente el médico la va a tratar con medicamentos para la presión arterial.


Fecha de actualización: 29-12-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.