×
  • Buscar
Publicidad

Placenta anterior baja

Placenta anterior baja

Esta denominación de la placenta de una embarazada indica que la placenta está situada en la cara anterior respecto al útero y en la parte inferior del mismo, lo que puede causar graves complicaciones.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la placenta y para qué sirve?

La placenta comienza a formarse en el mismo momento en el que el óvulo fecundado llega al útero. Al principio, el huevo está envuelto por una capa de células llamada trofoblasto, la futura placenta, que se forma entre la cuarta semana de gestación y el cuarto mes. Gradualmente se va desarrollando alrededor del embrión para protegerle y suministrarle oxígeno y nutrientes.

La placenta es un órgano que tiene forma de óvalo y es plano. Por uno de sus lados está adherido a la pared interna del útero (conocido como lado materno), y el otro lado, el del feto, es el que le proporciona los nutrientes y alimentos a través del cordón umbilical. Al final del embarazo mide unos 18 cm y un peso de medio kilo aproximadamente.

Las funciones principales de la placenta son:

- Transmitir nutrientes y oxígeno al bebé: es la principal misión de la placenta, alimentar al bebé durante todo el embarazo y suministrarle oxígeno, ya que el feto no respira dentro del útero. El lado materno de la placenta está formado por vellosidades que se adhieren al útero y extraen la sangre de la madre, a través de la cual pasan oxígeno, anticuerpos y nutrientes al bebé.

- Eliminar sus desechos: el lado fetal, por su parte, está compuesto por cientos de vasos sanguíneos que contienen la sangre y los desperdicios del bebé. La placenta se encarga de echarlos fuera del útero a través del sistema circulatorio de la madre, que los filtra y los expulsa a través de los riñones.

- Fabricar hormonas: la placenta libera estrógeno, progesterona y gonadotropina coriónica humana (hCG), lactógeno placentario humano y hormonas esteroideas desde que se empieza a formar.

- Protegerle: también protege al feto de muchas sustancias y microorganismos que puedan hacerle daño ya que no son capaces de atravesar la placenta, aunque no es capaz de protegerlo de todos.
 

¿Dónde puede situarse la placenta?

No te puedes perder ...

Donación de sangre de la placenta

Donación de sangre de la placenta

España es el segundo país del mundo en la donación de sangre de placenta. Tras el parto, la placenta que ha albergado al feto durante la gestación es desechada, junto con la sangre que contiene. Sin embargo, su donación puede ayudar a curar muchas enfermedades relacionadas con la médula ósea, especialmente la leucemia infantil, y no entraña ningún riesgo para el niño ni para la madre.

Y tambien:

En la primera ecografía, aparte de comprobar el desarrollo y la salud del feto, el obstetra observará la situación de la placenta y su estado. Según dónde se halle ésta respecto al útero, se la calificará de una manera o de otra: anterior o posterior, en el lado derecho o el izquierdo, alta o baja, al fondo del útero… Ninguna de estas posiciones, excepto la placenta baja, representa ningún peligro para el bebé ni para la madre, simplemente indican la posición de la placenta.

Una vez implantada, no se mueve, aunque sí puede desplazarse dentro del útero. Normalmente está situada en la cara anterior o posterior del mismo, sin taponar el cuello uterino. Si se sitúa justo delante de este es cuando puede provocar problemas.
 

Placenta baja o previa

Es una complicación poco frecuente que se da en aquellas gestaciones en las que la placenta se desplaza de su posición inicial y se sitúa en la parte inferior del útero, taponando el cuello del útero. Es muy común que en el primer trimestre de gestación su implantación sea baja. A medida que avanza el embarazo, la placenta va subiendo y en los últimos meses deja libre la abertura hacia el cuello uterino para preparar el parto.

Puede ser de tres tipos diferentes:

- Marginal: la placenta está contra el cuello del útero pero no lo cubre.

- Parcial: la placenta cubre parte de la abertura cervical.

- Completa: la abertura de útero está cubierta en su totalidad.

Existen ciertos factores de riesgo para desarrollar este problema, como tener un útero anormalmente desarrollado, muchos embarazos previos, embarazos múltiples o malas cicatrizaciones de la pared uterina a causa de abortos o cesáreas anteriores. También las mujeres que se drogan, las que fuman o las que tienen más de 35 años pueden tener este problema.
 

Síntomas de la placenta baja


Muchas veces el diagnóstico se realiza en la primera ecografía, aunque también puede darse a conocer antes por medio de una serie de síntomas característicos:

- Metrorragia o sangrado vaginal rojo brillante, que puede llegar a ser muy abundante y no se presenta con dolor. Suele empezar a finales del segundo trimestre o ya en el tercero.

- Calambres uterinos.
 

¿Qué debo hacer si tengo placenta previa?

A veces, la placenta baja sube a lo largo del embarazo y se sitúa por encima del cuello del útero, permitiendo un parto normal y dejando libre la abertura de la vagina. 

Si no ocurre esto y se produce un sangrado muy abundante, se recomendará reposo absoluto para evitar un parto prematuro y, cuando el feto sea viable, se realizará una cesárea.

El tratamiento elegido por el profesional de la medicina dependerá de la cantidad de sangrado, el desarrollo del feto y su edad gestacional, el tipo de placenta previa, la posición del feto o el número de partos previos.

Si la placenta está cerca o cubre parcialmente el útero, el médico recomendará reposo absoluto y nada de relaciones sexuales. Si la placenta cubre totalmente la abertura, pueden ser necesarias además transfusiones de sangre, corticoides para madurar los pulmones del feto y medicamentos para evitar un parto antes de la semana 36. Las mamás deberán tomar aportes extra de hierro (para evitar posibles anemias) y ácido fólico (forman proteínas estructurales y hemoglobina).

Si el sangrado es exageradamente abundante, el cuello del útero está totalmente cubierto y existe riesgo de muerte, se tendrá que hacer una cesárea de emergencia en un hospital con unidad de neonatos.
 

Complicaciones y posibles riesgos de la placenta previa

- Sangrado profuso.

- Shock.

- Muerte (2 o 3% de los casos).

Existe también riesgo de infecciones, coágulos sanguíneos y necesidad de transfusiones de sangre.


Fuentes:

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/pregnancy-week-by-week/in-depth/placenta/art-20044425

Sanitas: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/embarazo-maternidad/mi-embarazo/funcion-placenta.html

Fecha de actualización: 05-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.