×
  • Buscar
Publicidad

Lupus y embarazo

Lupus y embarazo

Las mujeres con Lupus Erimatoso Sistémico (LES) pueden tener embarazos saludables, pero es preferible que la concepción se produzca con la enfermedad controlada para evitar posibles complicaciones. 

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el lupus?

El Lupus es una colegenosis, es decir, una enfermedad del tejido conjuntivo (colágeno) que causa fiebre, mal estado general, cansancio extremo, pérdida de peso, manchas en la piel, dolor e inflamación articular, etc.

Es una de las enfermedades autoinmunitarias más habituales en medicina. Es un trastorno crónico caracterizado por un curso cíclico donde se van alternando periodos de exacerbaciones y remisiones.

La etiología del LES se desconoce, pero varios estudios señalan ciertas alteraciones genéticas predisponentes que desencadenan la enfermedad frente a estímulos ambientales todavía no precisados.

¿Cómo se diagnostica el lupus?

No te puedes perder ...

Sobrepeso y reproducción asistida

Sobrepeso y reproducción asistida

La prevalencia mundial de la obesidad ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, convirtiéndose en uno de los mayores problemas de salud del siglo XXI. En Europa la prevalencia de la obesidad pasó en la últimas décadas del 4% al 28,3% en hombres y del 6,2% al 36,5% en las mujeres. Concretamente, en lo referente a las mujeres embarazadas, entre un 20-40% son obesas o alcanzan un exceso de peso en el embarazo.

Y tambien:

No existe una prueba exclusiva de diagnóstico definitivo del lupus, por lo que muchas veces se tardan años en tener un diagnóstico. Normalmente, el médico realiza un historial médico completo y un examen físico que incluye un análisis de sangre, además de biopsias de la piel o los riñones.
 

¿Cómo afecta el lupus al embarazo?

Para la mayoría de las mujeres con lupus, quedarse embarazada no es más difícil, por lo que la fecundación no es un problema asociado a esta enfermedad. No es aconsejable buscar un embarazo hasta que el lupus lleve controlado (ausencia de actividad lúpica) un mínimo de 6 meses y la afectación del riñón (si la hubiera habido) esté desapareciendo.

Además, la mayoría de los tratamientos contra el LES son seguros durante la gestación, de hecho, un LES activo es mucho más peligroso para tu bebé que los fármacos usados para tratarlo. 

La menor tasa de complicaciones se produce en las mujeres que toman hidrocloroquina durante el embarazo. El empleo de esteroides y de otras medicinas, como azatioprina y ciclosporina, aumenta el riesgo de tener bebés de bajo peso y rotura prematura de la bolsa de las aguas. Además, el tratamiento con esteroides durante el primer trimestre de la gestación aumenta el riesgo de paladar hendido. Sin embargo, en algunos casos, los esteroides no pueden suprimirse, por eso debes consultar a tu obstetra antes del embarazo y seguir lo que este y el reumatólogo decidan mejor para ti.   

Otras medicinas que se toman para el lupus pueden también dañar seriamente al bebé y deben suprimirse, como el Micofenolato de mofetilo, la Ciclofosfamida o el Metotrexato, algunos incluso 3 meses antes de la concepción.

Sin embargo, sí que existe un riesgo mayor de aborto no provocado o de parto prematuro y alrededor de 1 de cada 80 niños nacerá con problemas de corazón. Para evitarlo, deberás mantener controlada la sangre para detectar signos del síndrome de anticuerpos antifosfolípidos. Esta afección aumenta el riesgo de aparición de coágulos o trombosis, además de causar problemas al bebé. Si la padeces, serás tratada con inyecciones de anticoagulante (heparina). 

Es probable que tu médico aumente los controles alrededor de las 32 semanas, para comprobar el estado de tu bebé. También te harán más ecografías para verificar su crecimiento, y podría ser necesario inducir el parto antes de las 40 semanas.

Otros problemas que puede causar el lupus en el embarazo son:

- Exacerbaciones del lupus: durante el embarazo o los primeros meses después del parto posible que aparezcan exacerbaciones, aunque si el lupus está en remisión o bajo control, es menos probable que esto suceda.

- Preeclampsia: hipertensión o presión arterial alta que tiene lugar solamente durante el embarazo, aunque no todas las mujeres con lupus la desarrollan, pero sí existe más riesgo, por lo que hay que estar atenta a los síntomas como edema brusco en manos y cara, aumento súbito de peso, presión arterial alta, proteinuria o mareos.

- Nacimiento prematuro: nacimiento que sucede antes de las 37 semanas de gestación.

- Nacimiento sin vida del bebé: cuando el bebé muere en el útero después de las veinte semanas.
 

¿Puede el lupus afectar al feto?

En la mayoría de los embarazos los bebés nacen sanos y sin problemas. Sin embargo, sí hay más riesgo de complicaciones por el parto prematuro, sobre todo si este se produce antes de las 28 semanas de gestación. O de padecer lupus neonatal: aproximadamente un tres por ciento de los bebés nace con esta forma temporal de lupus que causa sarpullido y problemas en la sangre, pero suele desaparecer a los seis meses de edad, aproximadamente.
 

¿Qué tratamientos existen para el lupus?

Los objetivos del tratamiento del lupus son asegurar la supervivencia a largo plazo, mantener la actividad y los brotes controlados, prevenir el daño orgánico y mejorar la calidad de vida. Los pacientes con lupus han de ser han de ser controlados por un reumatólogo.

En los últimos años se han logrado avances en los tratamientos médicos tras identificar a las personas con riesgo de padecer lupus y a los marcadores moleculares que aparecen antes de que comiencen los síntomas. Esto permite estrategias de intervención temprana o incluso de prevención de la enfermedad, evitando los daños en los órganos.

No hay problema en seguir con estos tratamientos durante la lactancia materna ya que no todos los fármacos pasan a la leche materna. Consulta a tu matrona. 


Fuente:

Arthritis Foundation: http://espanol.arthritis.org/espanol/salud-y-vida/embarazo/embarazo-lupus/

Manejo del lupus eritematoso sistémico durante el embarazo, E. Ucar, G. Oraa, MP. Grande, F. Marco, M. Imaz, M. López-Valverde, JM. Aranburu. Vol. 32. Núm. 3. páginas 91-98 (Marzo 2005). Revista Española de Reumatología. Elsevier. https://www.elsevier.es/es-revista-revista-espanola-reumatologia-29-articulo-manejo-del-lupus-eritematoso-sistemico-13073665

Fecha de actualización: 31-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.