Embarazo con lupus

Embarazo con lupus
comparte

El lupus es la enfermedad autoinmunitaria no organoespecífica por excelencia, ya que el organismo produce numerosos anticuerpos dirigidos contra antígenos celulares, cuyo resultado final son lesiones inflamatorias de múltiples órganos y sistemas. Dicha enfermedad afecta a riñones, piel y mucosas, al sistema musculoesquelético, al sistema nervioso y al cardiovascular y respiratorio.

El lupus, también conocido como lupus eritematoso sistémico (LES), es una de las enfermedades autoinmunitarias más prevalente. Es una enfermedad crónica y está caracterizada por un curso cíclico donde se van alternando periodos de exacerbaciones y remisiones. También es una enfermedad sistémica ya que afecta prácticamente a cualquier órgano del cuerpo y es heterogénea ya que el espectro de manifestaciones físicas y alteraciones serológicas es muy amplio y variado. La etiología del LES se desconoce, pero varios estudios señalan ciertas alteraciones genéticas predisponentes que desencadenan la enfermedad frente a estímulos ambientales todavía no precisados.


Para la mayoría de las mujeres con lupus, quedarse embarazada no es más difícil que para las demás mujeres que no padecen lupus porque, de hecho, cuando la infertilidad es un problema, los medicamentos para el lupus y no la enfermedad en sí misma son los principales culpables. Aunque, tal y como aseguran los expertos sobre que la mayoría de las medicinas no tienen efectos secundarios de fertilidad graves, algunas pueden afectar al feto desde los primeros días de la gestación. El lupus es, por tanto, un trastorno autoinmunitario que puede causar problemas de salud en el embarazo. Los trastornos autoinmunitarios son problemas de salud que suceden cuando los anticuerpos atacan por error el tejido sano en cualquier parte del cuerpo.

Lupus y embarazo

Lupus y embarazo

Las mujeres con Lupus Erimatoso Sistémico (LES) pueden tener embarazos saludables, pero es preferible que la concepción se produzca con la enfermedad controlada para evitar posibles complicaciones. 


Síntomas del lupus y consecuencias en el embarazo


El lupus puede causar hinchazón, dolor y a veces daño en los órganos. Y es, además, más probable que lo sufran las mujeres, sobre todo aquellas que están en edad de procrear entre los 16 y los 44 años y, por supuesto, afecta al embarazo, pero con atención médica adecuada podrá tener un embarazo sano. Pero ¿qué problemas podría desencadenar el lupus durante este periodo de gestación? El lupus puede aumentar durante el embarazo el riesgo de algunos problemas como estos:


- Exacerbaciones del lupus: durante el embarazo o los primeros meses después de dar a luz es posible que tenga exacerbaciones, aunque si tiene el lupus en remisión o bajo buen control, es menos probable que esto suceda.


- Preeclampsia: presión arterial alta que tiene lugar solamente durante el embarazo, pero no en todos los casos.


- Nacimiento prematuro: nacimiento que sucede antes de las 37 semanas de gestación.


- Aborto espontáneo: cuando el bebé muere en el útero de la madre antes de las veinte semanas de gestación.


- Nacimiento sin vida del bebé: cuando el bebé muere en el útero después de las veinte semanas.


¿Y al bebé?


Es cierto que la mayoría de los bebés cuyas madres tienen lupus nacen sanos. Sin embargo, algunos de ellos podrían enfrentar una serie de riesgos de salud como, por ejemplo:


- Nacimiento prematuro: alrededor del treinta por ciento de bebés cuyas madres padecen lupus nacen prematuros. Lo más probable es que estos bebés tengan que quedarse más tiempo en el hospital o que sufran más problemas de salud que los bebés nacidos a término.


- Lupus neonatal: aproximadamente un tres por ciento de los bebés nace con esta forma temporal de lupus. El lupus neonatal es una enfermedad que causa sarpullido y problemas en la sangre, pero suele desaparecer a los seis meses de edad, aproximadamente.


¿Necesitará atención médica durante el embarazo?


La mamá con lupus sí necesitará atención médica durante el embarazo. De hecho, será necesario requerir la atención de:


- obstetra de alto riesgo: un médico especializado en cuidar mujeres con graves complicaciones en el embarazo.


- reumatólogo: médico especializado en trastornos relacionados con la inflamación o dolor de músculos y articulaciones.


Es importante que profesionales como estos puedan controlar estrechamente el embarazo de la mujer embarazada con lupus para tratar exacerbaciones o cualquier tipo de problema por lupus.


¿Cómo se diagnostica el lupus?


No existe una prueba exclusiva de diagnóstico definitivo del lupus y podría llevar mucho tiempo descubrirlo. Normalmente, por tanto, lo que hace el médico es realizar un historial médico completo y un examen físico que incluye un análisis de sangre. En este caso, además, el médico podrá también tomar biopsias de la piel o los riñones para hacer un diagnóstico.


Objetivos del tratamiento del lupus y sus tipos


Los objetivos del tratamiento del lupus son asegurar la supervivencia a largo plazo, mantener la actividad de la enfermedad lo más bajo posible, prevenir el daño orgánico, minimizar los efectos adversos del tratamiento, mejorar la calidad de vida e informar a los pacientes acerca de su rol en mantener la enfermedad bajo control. Los y las pacientes con lupus han de ser han de ser controlados por un reumatólogo y en caso de que esta enfermedad afecte a varios órganos, de todo un equipo multidisciplinario. Existen diferentes tipos de lupus y es importante saber diferenciarlos:


- Lupus eritematoso sistémico (o LES): es el tipo de lupus más común y el que afecta a más partes del cuerpo.


- Lupus cutáneo: causa erupciones o erosiones en la piel, por norma general, cuando se expone a luz solar.


- Lupus inducido por medicamentos: este es provocado por una reacción desmesurada a ciertos medicamentos y los síntomas suelen desaparecer cuando se suspende el medicamento.


- Lupus neonatal: ocurre cuando el lactante adquiere anticuerpos de su madre con LES.


Las personas con LES, que es, como decíamos, la forma más común de lupus, pueden presentar fatiga, dolor, inflamación en las articulaciones, erupciones en la piel y fiebre en diferentes niveles de gravedad.


¿Hay esperanzas de cura?


A lo largo de los años los investigadores han logrado un progreso importante tras identificar a las personas con riesgo de padecer lupus y a los marcadores moleculares (un signo de células que pueden predecir brotes de lupus) que aparecen antes de que comiencen los síntomas.


A partir de estos avances, los científicos esperan generar estrategias de intervención temprana o incluso de prevención de la enfermedad. Y para las personas con diagnóstico certero de lupus, las investigaciones ya se centran en diseñar nuevos ensayos clínicos que prueben candidatos de medicamentos que, si tienen buenos resultados, podrían combinarse con las terapias actuales.


Fuentes:

Lupus Research Alliance https://www.lupusresearch.org/en-espanol/acerca-del-lupus/que-es-el-lupus/

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×