• Buscar
Publicidad

Estoy embarazada y me falta el aire

Estoy embarazada y me falta el aire

La sensación de falta de aire durante el embarazo es bastante común, especialmente durante el tercer trimestre. ¿Cuándo puede indicar un problema? ¿Cómo se puede aliviar esta falta de aliento?

Publicidad

Indice

 

Causas de la falta de aire en el embarazo

El embarazo conlleva una serie de cambios en tu cuerpo. Algunos involucran a importantes órganos de nuestro cuerpo. Esto se acusa especialmente en la etapa final de la gestación, cuando el bebé ya tiene un tamaño considerable y presiona sobre órganos como el diafragma (el músculo que aumenta o disminuye la caja torácica donde están los pulmones). El resultado es que la respiración resulta más trabajosa, especialmente cuando el bebé está muy arriba (lo que se alivia en las últimas semanas, cuando el bebé baja hacia la pelvis), tienes un embarazo múltiple o mucho líquido amniótico (el líquido en el que flota el bebé en el útero).

Otra causa a esta frecuente falta de aire entre las madres gestantes es el aumento de la hormona progesterona durante el embarazo, sobre todo en la etapa inicial. Esta hormona, entre otras cosas, expande la capacidad de los pulmones. Así, nuestro cuerpo está asegurando que llegue suficiente oxígeno al bebé. El hecho de inhalar más en cada inspiración es lo que produce esa sensación de falta de aliento.
 

Factores que aumentan la disnea durante el embarazo


Aunque todas las embarazadas pueden notar esta falta de aire en algún momento de la gestación, existen algunos factores en medicina que pueden aumentar este tipo de problemas, como haber sufrido ataques de ansiedad, anemia o cardiopatías congénitas. También aquellas que sufren algún tipo de problema respiratorio como asma bronquial, bronquitis o neumonía.
 

¿Es mala para el bebé esa falta de aire en el embarazo?


Una falta de aire ligera en la gestación que se sufre en algunas ocasiones no perjudica al bebé de ninguna manera pues está recibiendo el oxígeno que necesita a través de la sangre que pasa a través del cordón umbilical.

Por lo tanto, no te preocupes ya que no afecta al oxígeno que necesita el feto, ni a su peso o desarrollo. Solo si esta falta de aire es síntoma de una afección más grave podría resultar perjudicial.

 

¿Cómo aliviar la falta de aire en el embarazo?

- Camina al aire libre. Tanto el ejercicio de andar como la sensación de estar en espacios abiertos (mejor si son tranquilos y con vegetación) ayudan a oxigenar el cuerpo y a calmar la posible ansiedad que puede dar la respiración dificultosa.

- Si sientes que la falta de aire te molesta, deja lo que estés haciendo y concéntrate en hacer respiraciones lentas. Llenar los pulmones, tener unos segundos el aire y expulsarlo lentamente. Así bajarás el ritmo cardíaco y recuperarás el aliento.

- Levantar los brazos ayuda a expandir la caja torácica donde se encuentran los pulmones, así que, cuando te falte el aire, estírate.

- Come varias veces al día y en porciones pequeñas. Las comidas grandes pueden hacer la respiración más difícil. Repartiendo tu ingesta en varias tomas pequeñas, además, ayudarás también a tu sistema digestivo, que se vuelve más lento durante el embarazo.

- Intenta dormir de lado, con la cabeza nivelada por encima de los pies. Dormir boca arriba, especialmente cuando la barriga ya va siendo grande, aumenta la presión sobre diafragma y pulmones.

- Evita realizar grandes esfuerzos y, cuando hagas ejercicio físico, nunca pases de 140 pulsaciones por minuto.

- Una buena idea para aliviar esa falta de aire es preparar un jarabe natural con miel y berro.

- Evita el estrés, la ansiedad y las prisas.

- En casos graves que no se pasan con estas medidas, el médico puede recetar algún fármaco como un sedante suave o un mucolítico.

- Acude a las clases de preparación al parto para que te enseñen a relajarte y a respirar adecuadamente tanto en el embarazo, como de cara al parto para controlar el dolor de las contracciones.

 

¿Cuándo la falta de aire es un problema y se debe consultar al médico?

En la mayoría de los casos, la falta de aire durante el embarazo no es preocupante. Es más una molestia que un problema. No obstante, acude o consulta con un especialista si tienes asma o alguna afección respiratoria. Cuando sientas que la falta de aire resulta en palpitaciones (pulso rápido y fuerte), dolor en el pecho, tos persistente o mareos, acude de inmediato a tu médico.


Glosario

Disnea

Definición:

Respiración dificultosa durante el embarazo, en especial al inicio y durante las últimas semanas.

Síntomas:

Sensación de ahogo, fatiga, mareos y falta de aliento, dificultad para conciliar el sueño.

Tratamiento:

Ejercicios de relajación y respiración.

Fuente:

Aproximación clínica a la disnea fisiológica del embarazo. F. García Río, M. Sánchez Pastor, C. García Benito, S. Díaz Lobato, JM. Pino García. Vol. 17. Núm. 1. páginas 70-73 (Enero 1996). Elsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-aproximacion-clinica-disnea-fisiologica-del-14153

Fecha de actualización: 05-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×