×
  • Buscar
Publicidad

¿En qué momento tomar zinc?

¿En qué momento tomar zinc?

El embarazo es un estado fisiológico en el que se produce una intensa síntesis y crecimiento celular, necesarios para la formación de tejidos materno-fetales, lo que determina un aumento de las necesidades nutricionales en relación al período preconcepcional. Si estos mayores requerimientos nutricionales no son cubiertos, podría afectar a la salud tanto de la madre como del bebé.

 

Publicidad

En los sectores de menores ingresos la alimentación es habitualmente deficiente en calidad y cantidad, lo que aumenta el riesgo de déficit de algunos nutrientes específicos en las embarazadas.

Entre los nutrientes críticos para el embarazo se encuentran el calcio, el hierro, el zinc, el ácido fólico y ácidos grasos esenciales que deben ser consumidos algunos meses antes de la concepción, por lo que es necesario que, antes de embarazarte, asistas a un chequeo general.

El zinc aparece como un nutriente crítico para la embarazada. Algunos estudios muestran una asociación entre su deficiencia y la presencia de anormalidades como acrodermitis, aborto y otras complicaciones del embarazo.

El zinc es un mineral esencial, importante para numerosas funciones biológicas, como la síntesis de las proteínas, la división celular y el metabolismo de los ácidos nucleicos. Si bien no es frecuente que en el ser humano se produzca una carencia grave de zinc, sí que puede darse una carencia leve o moderada, en especial en poblaciones con un consumo bajo de alimentos de origen animal ricos en zinc y un consumo elevado de alimentos ricos en fitatos, que inhiben la absorción del zinc.

La ingesta recomendada de zinc para un adulto se sitúa entre 8 mg/día para las mujeres y 11 mg/día para los hombres. Durante la gestación y la lactancia las necesidades se elevan a 11-12 mg/día y 12-13 mg/día, respectivamente. Se estima que más del 80% de las embarazadas del mundo recibe un aporte de zinc insuficiente, con un consumo medio de 9,6 miligramos de zinc al día, cantidad muy inferior al mínimo diario recomendado durante los dos últimos trimestres del embarazo.

La carencia de zinc en la madre puede poner en peligro el desarrollo del feto y ocasionar problemas en el parto. La baja concentración plasmática de zinc reduce su transporte placentario y puede afectar al suministro de zinc al feto.

La carencia de zinc también altera los niveles circulantes de una serie de hormonas relacionadas con el inicio del parto; además, como el zinc es esencial para el funcionamiento normal del sistema inmunitario, su carencia puede contribuir a que se produzcan infecciones sistémicas e intrauterinas, dos de las principales causas de parto prematuro.

Los efectos de la administración de suplementos de zinc en el parto prematuro pueden deberse a una reducción en la incidencia o la gravedad de las infecciones maternas, que son un factor de riesgo conocido de parto prematuro.

El estado nutricional general de la madre durante el embarazo es un importante factor que contribuye a la mortalidad y la morbilidad materna y perinatal. La mejora de la calidad de la alimentación de la madre, o de la densidad de los nutrientes de su dieta, mejora los resultados del embarazo. Dado el reducido efecto observado de la administración de suplementos de zinc en los resultados del embarazo, podría ser más prudente centrar las investigaciones en encontrar formas de mejorar el estado nutricional general de las mujeres en zonas de ingresos bajos.

No te puedes perder ...

Y tambien:

En la actualidad, el UNICEF está promoviendo la administración prenatal de múltiples suplementos de micronutrientes, que incluyen zinc, hierro y ácido fólico, a todas las embarazadas en los países en desarrollo, dado que es probable que el aporte de micronutrientes de su dieta sea bajo.

Las manifestaciones principales de la falta de zinc son: dermatitis, alopecia, alteraciones en el sentido del gusto, anorexia, retraso en la cicatrización de las heridas y alteraciones inmunológicas.

Por lo anterior, te recomendamos visitar a tu médico desde que comienzas a pensar en embarazarte pues recuerda que los cuidados no comienzan desde el embarazo, sino mucho tiempo antes para evitar tanto problemas para la madre como para el bebé.

 

 


Fuentes:

Ian Darnton-Hill, Administración de suplementos de zinc durante el embarazo, Fundamento biológico, conductual y contextual, Profesor adjunto, Universidad Tufts (Estados Unidos) y Universidad de Sídney (Australia) Julio de 2013 http://www.who.int/elena/bbc/zinc_pregnancy/es/

Rubio, C., González Weller, D., Martín-Izquierdo, R. E., Revert, C., Rodríguez, I., & Hardisson, A. (2007). El zinc: oligoelemento esencial. Nutrición Hospitalaria, 22(1), 101-107.

Díaz, C. L., Valeria, O. H., & Biolley, E. E. (2005). Ingesta dietaria de nutrientes críticos en embarazadas. Revista chilena de nutrición, 32(3), 225-231.

Durán, E., Soto, D., Labraña, A. M., & Pradenas, F. (2007). Adecuación dietética de micronutrientes en embarazadas. Revista chilena de nutrición, 34(4), 321-329.

Fecha de actualización: 12-10-2018

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.