• Buscar
Publicidad

Nutrición en el embarazo

Nutrición en el embarazo

Durante los meses de gestación un estado nutricional correcto es primordial para toda mujer, tanto para controlar la ganancia de peso y evitar complicaciones en el transcurso del embarazo como para el buen desarrollo de su futuro bebé.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué es importante una alimentación saludable en el embarazo?

La nutrición es seguir una dieta saludable y equilibrada para que el cuerpo obtenga los nutrientes que necesita. Por su parte, los nutrientes son sustancias que se encuentran en los alimentos que el cuerpo necesita para poder funcionar y crecer. Estos incluyen proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y el agua.

No te puedes perder ...

¿Estresada por el embarazo?

¿Estresada por el embarazo?

Numerosos estudios han demostrado que el estrés crónico o severo durante el embarazo es perjudicial tanto para la madre como para el feto. Puede producir cansancio, insomnio, ansiedad, falta de apetito… Además, afecta al desarrollo del cerebro fetal, a su corazón y puede provocar un parto prematuro. Planificar tus actividades, una vida sana y el apoyo de tus seres queridos te ayudarán a mantener el estrés a raya. ¡Empieza ya a controlar tu estrés!

 

Y tambien:

La alimentación siempre es fundamental para nuestra salud, pero cubra aún más importancia embarazada ya que, en estos meses, de nuestra alimentación depende no solo cubrir nuestras necesidades nutricionales, sino también preparar el organismo para el parto, satisfacer las exigencias nutricionales del feto y asegurar la reserva energética en forma de grasa para la lactancia materna.

Si no nos alimentamos correctamente, podemos sufrir diversos problemas de salud como anemia, pero también afectar a la salud del feto, causándole malformaciones, peso bajo o elevado, problemas en el parto, etc.

Por eso, debemos asegurar desde el primer momento de la gestación que nuestra nutrición es la adecuada.
 

¿Cómo debes ser nuestra nutrición en el embarazo?

A continuación te detallamos todos los alimentos que no deben faltar en tu dieta diaria a lo largo de los nueves meses:

Fruta: Toma al menos 3 o 4 piezas de fruta al día, lavadas minuciosamente para evitar infecciones. Las frutas contienen la mayoría de las vitaminas que necesitan una embarazada y el feto. Además tiene un alto contenido en fibra (tómalas con piel) y aquellas ricas en vitamina C favorecen la absorción del hierro, muy importante en este estado.

Verduras y hortalizas: Las verduras y hortalizas son junto a las frutas los alimentos imprescindibles en la dieta diaria de cualquier persona y especialmente en las embarazadas. Tienen muchos de los nutrientes esenciales para el organismo (como ácido fólico) y además debido a su alto contenido en fibra ayudan a regular el tránsito intestinal. Es preferible tomarlas crudas, al menos una de las raciones diarias, ya que durante la cocción pierden gran parte de minerales y vitaminas.

Carnes: Son fuente de proteínas. Puedes tomarlas diariamente, pero elige las carnes blancas que son menos grasas que las rojas. Asegúrate de que está muy hecha, para evitar infecciones.

Pescados: También son ricos en proteínas, vitaminas y minerales. El pescado es más digestivo que la carne y cubre las necesidades diarias de proteínas. Además sus grasas son ácidos grasos Omega 3, muy beneficiosos para el organismo y la formación del feto. Procura no comerlo crudo.

Huevos: Son ricos en proteínas. No tomes más de 4 o 5 huevos por semana.

Lácteos: Los alimentos lácteos son una fuente rica en calcio, fundamental para el desarrollo de la estructura ósea del feto. No olvides que estos pueden variar su proporción de grasa según el alimento del que se trate. Los quesos curados por ejemplo son mucho más calóricos que los frescos. Opta por los quesos, yogures y leches desnatados. Conviene tomar entre 2 y 4 raciones diarias de lácteos.

Arroz, cereal, pasta y pan: Son hidratos de carbono. El 50% diario de estos deberían proceder de este grupo de alimentos. Conviene elegirlos integrales, ya que tienen más contenido en fibra. Toma entre 4 y 5 raciones  diarias.

Legumbres: Su ingesta es muy recomendable ya que es un alimento muy completo. Aportan hidratos, proteínas, vitaminas, minerales, fibra, etc. Pero para evitar no caer en un exceso de proteínas o calorías es importante saber combinarlo con otros alimentos. Tómalas 2 o 3 veces por semana junto a verduras, evitando mezclarlas con carnes o charcutería.

Azúcar: Limita los refinados. Recuerda que no hace falta un aporte extra en la alimentación, ya que las necesidades de azúcares en el organismo están cubiertas por los azúcares que aportan muchos alimentos, como las frutas.

Embutidos, charcutería y patés: Deben estar cocinados. Rechaza los crudos o curados, especialmente si no has pasado la toxoplasmosis. Tómalos ocasionalmente como excepción, ya que contienen mucha grasa.

Aceites: Elige aceites vegetales como el de oliva y crudo mejor que cocinado. Si no usas aceite de oliva opta por el de girasol, pero rechaza los de origen animal (mantequillas, mantecas, etc.)  4 o 5 cucharadas diarias serán suficientes.

Frutos secos: Contienen vitaminas y minerales, pero por su alto valor calórico debe restringirse su consumo.

Líquidos: El líquido durante el embarazo es muy importante, ya que ayuda a mantener la piel suave, evita el estreñimiento, reduce el riesgo de infecciones urinarias, etc. Bebe al menos 8 vasos de agua al día.
 

 ¿Cuánto peso se debe engordar en el embarazo?

La cantidad de peso que  se debe ganar en estos meses depende de la salud de la mujer y de cuánto pesaba antes de embarazarse, es decir, de su índice de masa corporal. Así, las mujeres con un peso normal o un IMC de entre 18,5 y 24,99 tienen que engordar entre 10 y 12 kilos. Las que están por debajo de este IMC deben engordar entre 12 y 16 y las mujeres con sobrepeso o un IMC por encima de 25 deben engordar entre 5 y 7 kilos.

El profesional de medicina o la matrona te pesarán en cada revisión y controlarán tu peso.
 

¿Hay que consumir más calorías al estar embarazada?

No es cierto que se deba comer por dos en el embarazo, es decir, no debes consumir el doble de calorías, pero sí se deben aumentar un poco, especialmente desde el segundo trimestre. Las recomendaciones generales son no aumentar las calorías en los 3 primeros meses, a no ser que tuvieras un peso muy bajo, y aumentar entre 300 y 500 calorías al día desde el segundo trimestre.

Durante las últimas semanas de embarazo es posible que no necesites calorías adicionales.
 

¿Qué alimentos debo evitar durante el embarazo?

Durante el embarazo, debes evitar:

Alcohol: no hay una cantidad conocida de alcohol que sea seguro para una mujer durante el embarazo, así que no bebas nada de nada.

Pescado que puede tener altos niveles de mercurio: como los pescados azules grandes.

Carnes crudas o poco cocinadas que puedan transmitir la toxoplasmosis.

Lácteos o patés sin pasteurizar.

Pescados crudos que no hayan sido congelados previamente ya que pueden tener salmonelosis.
 

 


Te puede interesar:

La ganancia de peso en el embarazo no es líneal, produciéndose mayormente en el último trimestre. Por esta razón, es importante controlar el peso desde el principio para evitar que al finalizar la gestación se adquieran más kilos de los debidos.

Glosario

Salmonelosis

Definición:

Infección gastrointestinal provocada por la bacteria Salmonella, que se transmite a través de alimentos como huevos y algunas carnes.

Síntomas:

Dolor abdominal, diarrea, vómitos, náuseas, fiebre, escalofríos.

Tratamiento:

Dieta blanda y muchos líquidos.

Fuente: Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 15-01-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×