Embarazo con Crohn, riesgos y consejos

Embarazo con Crohn, riesgos y consejos
comparte

Hace ya unos años se consideraba que una enfermedad como la de Crohn empeoraba los síntomas en una parte de las pacientes embarazadas. Sin embargo, y gracias a todos los avances y tratamientos disponibles, se puede controlar adecuadamente la sintomatología y el embarazo puede desarrollarse perfectamente con la enfermedad de Crohn, salvo algunas excepciones.

En general, la evolución del embarazo suele ser buena, siempre y cuando el embarazo se produzca durante una etapa de remisión. En muchas ocasiones, si la mujer se queda embarazada cuando esta enfermedad está activa, sí es posible que pudiera surgir alguna serie de complicaciones como el incremento del riesgo del parto prematuro o de bajo peso al nacer.


Para los expertos, la enfermedad de Crohn no empeora en la mujer por el hecho de quedarse embarazada, de hecho, la evolución de la mujer es buena si en el momento en que esta se queda embarazada la enfermedad está controlada, es decir, en remisión. La enfermedad de Crohn es un proceso inflamatorio crónico del tracto intestinal, aunque esta puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo desde la boca hasta el ano, pero comúnmente afecta la zona más baja del intestino delgado o el intestino grueso.


La aparición de los síntomas, la duración y la intensidad de estos dependerá de la localización y la extensión de la zona afectada. Esta se manifiesta de manera discontinua sin que la zona deteriorada tenga que estarlo de principio a fin. Los síntomas más frecuentes de esta enfermedad de Crohn son los intestinales y los que se derivan de ellos como, por ejemplo:

No te puedes perder ...

Embarazo: lo que debes y no debes comer

Embarazo: lo que debes y no debes comer

Durante el embarazo, la alimentación juega un papel esencial, ya que contribuirá a tu buena salud física y psicológica y asegurará el crecimiento y buen desarrollo de tu bebé.  Tu cuerpo necesita mucha energía y deberás alimentarte bien para cubrir tus necesidades y las de tu bebé. La cantidad de energía necesaria aumenta alrededor de un 10%, pero cada mujer tiene una corpulencia y su propio metabolismo.


- Dolor abdominal

- Diarrea con o sin moco y sangre, a veces estreñimiento

- Fisura y úlceras

- Cansancio y fatiga

- Fiebre

- Falta de apetito y pérdida de peso

- Malestar general

- Debilidad


También puede haber algunas otras manifestaciones fuera del intestino (extraintestinales) como, por ejemplo, la inflamación de los ojos o el dolor en las articulaciones. Sin embargo, y a pesar de que la enfermedad de Crohn es una patología crónica, las personas que la tienen experimentan los síntomas de manera intermitente. Se trata de una enfermedad que no tiene cura, pero sí puede llegar a controlarse en la medida de lo posible. Si estás embarazada recuerda que normalmente no hay signos de alarma en una mujer que tenga esta enfermedad. Además, son muchas las mujeres que tienen síntomas leves y que desarrollan un embarazo normal y sin complicaciones, y con un bebé completamente sano.


Entonces ¿cuándo hay riesgos?


En el caso de que la mujer se quede embarazada cuando la patología esté activa, el control de esta va a ser un proceso mucho más complicado. Por este motivo es por lo que además los expertos recomiendan que las mujeres eviten quedarse embarazadas cuando la enfermedad esté activa y esperen entre tres y seis meses tras alcanzar la remisión para hacerlo sin complicaciones.


Pero, ante todo, tranquilidad, porque tal y como los propios expertos afirman, “no se ha descubierto ningún caso con un mayor riesgo de malformaciones”.


Algunos consejos. ¿Cómo controlar los brotes?


La enfermedad de Crohn es un problema para la madre y para el feto, y por ello es clave que se planifique el embarazo cuando la paciente se encuentre en remisión y asegurar que esta situación se mantenga durante el embarazo. No obstante, y aunque se sigan estos consejos, podrán surgir algunos brotes en los que será necesario controlar la enfermedad de la madre de forma contundente y precoz. Recordemos que el peor enemigo del bebé es el descontrol o la actividad de la patología de la madre, y después, a la hora del parto, aunque no hay mayor complicación, a las pacientes con enfermedad perianal activa se les recomienda siempre la cesárea, que es un tipo de intervención quirúrgica en la que se realiza una incisión en el abdomen y el útero de la madre para extraer uno o más bebés.


¿Es necesario medicarse?


Durante el embarazo no es necesario tomar ningún medicamento. Por norma general no suele haber contraindicaciones con los medicamentos empleados en la enfermedad de Crohn. No se garantiza una seguridad total y absoluta de ello, pero si tienen claro que el riesgo de la actividad de la enfermedad es claramente superior al del empleo de la mayor parte de los tratamientos, y apuntan, además, a la necesidad de consultar siempre al médico especialista antes de suspender un fármaco ya que si esto se hiciera de forma inadecuada sí podría aumentar el riesgo de padecer un brote, complicando así el embarazo.


¿Nacerá el bebé con la enfermedad de Crohn?


En caso de que sea solamente la madre quien padezca la enfermedad de Crohn, el bebé tendrá solamente un tres por ciento de probabilidad de padecerla también. Sin embargo, si son ambos los que padecen dicha enfermedad, es decir, tanto el padre como la madre del bebé, el riesgo de padecerla se incrementará en un veinticinco o treinta por ciento.



Fuentes:

“¿Cómo afecta el embarazo a la enfermedad de Crohn?” https://www.accuesp.com/fertilidad-y-embarazo-en-enfermedad-de-crohn-y-colitis-ulcerosa

Fecha de actualización: 14-02-2019

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>