Clases de fístulas y tratamiento

Clases de fístulas y tratamiento
comparte

Una fístula es una conexión anormal entre dos partes internas del cuerpo. Las más habituales son las anales, entre el canal anal y la piel que rodea la región perianal, y las vaginales, entre la vagina y otra parte del cuerpo como el recto, el colon o el intestino delgado.

Existen diversos tipos de fístula:


1- Fístula ciega: es un tubo que se abre solamente en un extremo.

2- Fístula incompleta: tiene una única apertura externa.

3- Fístula completa: tiene dos aberturas, una interna y otra externa.

4- Fístula de herradura: forma una conexión en forma de U con dos aperturas externas.


La fístula puede producirse en cualquier parte del cuerpo, pero las más habituales son las anales y las vaginales.


Fístula anal


Esta fístula o conexión se produce entre el ano y las pieles cercanas al mismo. Los síntomas principales de la misma son hinchazón, picor, dolor, rojez, estreñimiento y fiebre si se acumula pus y causa infección.


Muchas veces las fístulas anales aparecen tras el drenaje de un quiste pilonidal o sinus pilonidal, un quiste próximo al pliegue interglúteo que frecuentemente contiene piel y restos. Estos quistes producen un bulto doloroso y, al abrirlo para extirparlo, puede infectarse y dar lugar a una fístula.


El tratamiento de la fístula es la cirugía. A veces es necesario administrar antibióticos si hay infección. Se puede recurrir a un tratamiento u otro según la ubicación de la fístula. Algunas opciones incluyen mantener la fístula abierta por medio de seton para que drene; abrirla mediante una incisión para que cicatrice desde dentro; inyectar fibrina para cerrar la fístula desde el interior.

No te puedes perder ...

Aprendiendo a nadar

Aprendiendo a nadar

Cada vez son más los profesionales que recomiendan la natación para bebés, también conocida como matronatación. Esta práctica, además de ser muy beneficiosa para la salud del niño, resulta una experiencia placentera, estimulante y que refuerza los vínculos afectivos entre padres e hijos. ¿Quieres saber por qué?


En algunos casos se infecta y da problemas tras operarse, pero muchos otros casos tienen una recuperación muy buena y no vuelve a abrirse ni a molestar.


Fístula vaginal


Una fístula vaginal puede formarse entre la vagina y otra parte del cuerpo como el colon (fístula colovaginal), la vejiga (fístula vesicovaginal), el recto (fístula rectovaginal), el intestino delgado (fístula del enterovaginal) o el diafragma (fístula vesicovaginal).


Este tipo de fístulas pueden aparecer a causa de una lesión causada en el parto, una infección, una cirugía o tratamientos como la radioterapia. También algunas enfermedades como la Enfermedad de Crohn u otra enfermedad intestinal inflamatoria pueden causar una fístula en esta zona.


Los síntomas dependen de los órganos afectados, aunque los más habituales son:


- Tránsito de gases, heces o pus desde la vagina

- Secreción vaginal con mal olor

- Infecciones vaginales o de las vías urinarias recurrentes

- Irritación, escozor o dolor en la vulva, la vagina y el perineo

- Dolor en las relaciones sexuales

- Incontinencia fecal o urinaria


El tratamiento de la fístula depende de su causa, tamaño, ubicación y efecto en el tejido circundante. En algunos casos no es necesario hacer nada y la fístula se cierra sola, pero generalmente hay que recurrir a la cirugía.


El tejido de alrededor debe estar sano y sin infección para evitar complicaciones posteriores. Normalmente, a no ser que cause molestias muy graves, se esperan unos 3 meses para ver si la fístula sana sola al tratar la infección.


Por eso se suelen administrar antibióticos si hay infección o antiinflamatorios para ayudar a reducir la inflamación, especialmente en mujeres que padecen Crohn.


La intervención normalmente se realiza a través del abdomen o de la vagina, dependiendo de la ubicación de la fístula. El objetivo es extraer la fístula y cerrar la abertura cosiendo el tejido sano. Esto se puede llevar a cabo por varios procedimientos:


- Coser un tapón para fístulas o un parche de tejido biológico en la fístula para permitir que crezca el tejido y cure la fístula.


- Utilizar un injerto para crear un pliegue de tejido sano sobre la abertura de la fístula.


- Reparar los músculos de alrededor si han sido dañados.


- Realizar una colostomía para eliminar las heces mientras se cura la fístula.


- Realizar una colpocleisis, una intervención que consiste en cerrar la vagina por avivamiento y sutura de sus paredes.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta para saber si estás embarazada. Se trata de un test que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.


Fecha de actualización: 07-02-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>