Enfermedad de Crohn en niños

Enfermedad de Crohn en niños
comparte

La enfermedad de Crohn es una enfermedad intestinal inflamatoria crónica que, aunque parezca más propia de adultos, también puede afectar a niños pequeños. Al ser una enfermedad crónica puede causar problemas emocionales y físicos a largo plazo, por lo que un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado son claves para evitar complicaciones mayores.

La enfermedad de Crohn es un trastorno crónico episódico que afecta, normalmente, al intestino delgado. Causa la inflamación o irritación de cualquier parte del tubo digestivo, aunque lo más habitual es que se vea comprometido el íleon, provocando dolor abdominal, diarrea, hemorragia rectal, sangre en las heces, fiebre, pérdida de peso, erupciones… Estos síntomas solo aparecen durante los periodos activos de la enfermedad, aunque se pueden tener periodos de remisión de la misma que duran hasta años, en los que no se siente ninguna molestia.

 

Las causas de esta enfermedad no están muy claras, aunque se cree que es una enfermedad autoinmune, es decir, un virus o bacteria afecta al sistema inmune del organismo desencadenando una reacción inflamatoria en la pared del intestino.

 

La aparición de esta patología es más frecuente es personas de 15 a 35 años, aunque también puede aparecer en niños pequeños. De hecho, en niños con antecedentes familiares es más probable que la enfermedad aparezca en torno a los 10 años.

 

Como los síntomas de esta enfermedad son similares a los de otras enfermedades estomacales, el médico realizará una serie de pruebas (análisis de sangre, cultivo de heces, endoscopia, enteroclisis, biopsia del colon, colonoscopia, etc.) para confirmar el diagnóstico.

 

¿Existe tratamiento?

 

No existe una cura definitiva para la esta enfermedad, sin embargo, existen muchos tratamientos que ayudan a controlarla, aliviando los síntomas y corrigiendo las deficiencias nutricionales que pueden aparecer.

 

Dependiendo de la edad del niño, su estado de salud y de lo avanzada que esté la enfermedad el médico recomendará un tratamiento u otro. Existen múltiples posibilidades aunque las principales son la ingesta de ciertos fármacos y la cirugía.

 

La cirugía va encaminada a aliviar los síntomas y a corregir complicaciones derivadas de este problema, como la obstrucción intestinal, la perforación, el absceso o la hemorragia.

 

El diagnóstico precoz es muy importante ya que la enfermedad de Crohn puede causar a largo plazo muchas complicaciones. Aparte de las antes mencionadas, puede causar úlceras, fístulas, anemia, artritis, problemas en la piel, piedras en los riñones, problemas de hígado… En los niños, además, puede causar problemas de crecimiento y una estatura más baja de lo normal.

 

Alimentación y dieta

 

No hay una dieta fija para los enfermos de Crohn ya que no a todos les sienta mal lo mismo. En las fases agudas de la enfermedad, si se pierde mucho peso y no se puede llevar a cabo una alimentación normal, se puede recurrir a la alimentación intravenosa.

 

No hay ningún alimento que cause la inflamación intestinal, aunque los alimentos picantes, el alcohol, los lácteos o las comidas grasas pueden empeorar la diarrea y los dolores abdominales en las épocas de brotes.

 

Lo más importante es seguir una dieta saludable y completa que asegure el aporte de todos los nutrientes que el organismo necesita. También se recomienda que el niño haga 5 comidas al día y que mastique lentamente.

 

Si es necesario, se le pueden recetas suplementos vitamínicos. En algunos casos, los niños con Crohn se encuentran desnutridos y necesitan ser alimentados mediante una sonda nasogástrica.
 

 

¿Cómo afrontar la enfermedad?

 

Descubrir que tu hijo padece Crohn puede ser muy duro, tanto para ti como para tu pequeño. Saber que toda la vida va a depender de una enfermedad puede provocar en él depresión, frustración, ira, miedo, angustia…

 

Lo primero para evitar estas respuestas emocionales negativas es explicarle claramente qué tiene y qué conlleva su enfermedad. Debes responder a todas sus preguntas con un lenguaje claro y adaptado a su edad, sin asustarle pero tampoco debes ocultarle la verdad.

 

Tu actitud ante la enfermedad marcará la suya. Si te ve asustado y llorando sin parar es normal que él también esté así. Debes mostrarle que, aunque es una enfermedad seria, no tiene por qué condicionar su vida si cumple con el tratamiento y las pautas indicadas. Déjale bien claro que no es una enfermedad mortal y que no siempre sufrirá los mismos molestos síntomas y dolores.

 

Puede ser una buena idea que conozca a un adulto con Crohn que le muestre que es posible estudiar, trabajar, casarse y tener hijos a pesar de padecer esta enfermedad crónica.

 

Para que no afecte a la familia, es necesario que estéis todos unidos y ayudéis al niño a llevar una vida normal.

 

No ocultéis su enfermedad a sus compañeros, amigos o familiares, es mejor que su círculo más cercano sepa lo que le ocurre, especialmente durante los brotes o si el pequeño tiene que alimentarse mediante una sonda.

 

Es probable que en el colegio otros niños se burlen de él, lo que puede afectar a su rendimiento escolar y a su vida social, volviéndole retraído y solitario. Si ves que no es capaz de afrontarlo, busca ayuda psicológica.

 

Y, sobre todo, recuerda que la esperanza de vida de un niño con Crohn es la misma que la de un niño sano. Además, conviene saber que los brotes se van espaciando con los años y  se vuelven menos severos pasados los 35-40 años.


Te puede interesar:
En la primera revisión, los pediatras calculan los percentiles del recién nacido para así poder posteriormente realizar un seguimiento continuo de su desarrollo.


Fecha de actualización: 25-09-2013

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>