×
  • Buscar
Publicidad

Efectos en el bebé de la diabetes gestacional

Efectos en el bebé de la diabetes gestacional

La diabetes gestacional es un desarreglo metabólico que surge algunas veces en el embarazo y desaparece tras el parto. El páncreas no funciona adecuadamente, lo que hace que se acumule glucosa en la sangre, algo que puede ser muy perjudicial para el bebé si no se detecta y controla adecuadamente.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la diabetes gestacional?

A todas las embarazadas se les realiza en torno a la semana 24 de embarazo la prueba de la glucosa o Test O´Sullivan, un análisis de sangre que sirve para detectar la diabetes gestacional, una enfermedad que padece en torno a un 4% de embarazadas y que puede ser muy grave si no se trata.

Las causas de la diabetes gestacional en algunas embarazadas no están muy claras en medicina, aunque la mayoría de expertos coincide en que la placenta bloquea la acción de la insulina en la madre, evitando que la glucosa llegue a las células, lo que produce una subida de los niveles de la misma en sangre. Se cree que el aumento de las hormonas, sobre todo las hormonas del crecimiento, provocan que la insulina no sea tan efectiva.

En definitiva, el embarazo hace que el páncreas de la madre no funcione correctamente y se acumule azúcar en la sangre, que puede llegar al feto a través del cordón umbilical, causando efectos secundarios muy peligrosos.

Entre el 2 y el 4% de las mujeres embarazadas padecen diabetes gestacional, una dolencia temporal que raramente presenta síntomas. Y si lo hacen éstos se muestran de forma sutil, por lo que no es difícil confundirlos o pasarlos por alto. Puede sentirse fatiga o excesiva sed, pero la mejor forma de detectar esta enfermedad es mediante una prueba de glucosa que suele hacerse entre la semana 24 y la 28.
 

Efectos de la diabetes gestacional en el feto

No te puedes perder ...

Preeclampsia. Cuando la tensión se dispara

Preeclampsia. Cuando la tensión se dispara

¿Sabes qué es la preeclampsia? Tras este nombre tan raro se esconde una enfermedad bastante común entre las embarazadas, sobre todo después de la 20ª semana. Esta dolencia se caracteriza por un aumento de la presión sanguínea, cuyas causas se desconocen, y que si se trata a tiempo no tiene por qué tener graves consecuencias ni para la madre ni para el bebé. Por eso, conocer sus síntomas es esencial para evitar sus posibles complicaciones

Y tambien:

1. El páncreas del bebé comienza a fabricar insulina extra para transportar el exceso de glucosa a las células. Cuando ya no pueda seguir el ritmo, empezará a acumular grasa, lo que hará que el bebé pese mucho más de lo recomendado.

2. La macrosomía o peso excesivo del bebé puede dificultar un parto vaginal, por lo que sería necesaria recurrir a una cesárea.

3. Lesiones en el momento del parto producidas por el gran tamaño del bebé. Entre las más comunes están la fractura de clavícula o la parálisis en los nervios del hombro o del brazo.

4. El feto tiene más posibilidades de sufrir diabetes mellitus tipo 2 y obesidad en el futuro.

5. La madre también tiene más posibilidades de desarrollar una diabetes tipo 2 en el futuro.

6. El bebé puede nacer con hipoglucemia neonatal al nacer con un exceso de glucosa y perder ese suministro al cortarse el cordón umbilical. La hipoglucemia es el problema metabólico más común en los recién nacidos: ocurre entre 1 y 3 de cada 1.000 nacimientos, con mayores posibilidades en bebés de mamás diabéticas.

7. También hay riesgo de que se produzca una sobreformación del páncreas, lo que podría provocar un parto prematuro.

8. Tiene 5 veces más posibilidades de padecer malformaciones.

9. Se puede producir un retraso en el desarrollo de los pulmones del feto.

10. Mayor riesgo de hipocalcemia (niveles bajos de calcio en sangre). Se produce como consecuencia de la inmadurez de las glándulas paratiroideas, responsables de su producción. Los síntomas son similares a los producidos por la hipoglucemia -letargo, irritabilidad, temblores o espasmos musculares, entre otros-.

11. El recién nacido puede presentar ictericia neonatal por un exceso de bilirrubina en la sangre.

12. Aumento del riesgo de fallecimiento de recién nacidos y mortinatos (bebé que nace muerto).
 

¿Cuál es el tratamiento a seguir en caso de diabetes gestacional?

Por lo tanto, si se confirma en la prueba de la glucosa que padeces diabetes gestacional, deberás seguir una dieta de 1.800 calorías especial, así como hacer ejercicio físico regular y controlar todos los días tu glucosa en sangre para comprobar que todo va bien. En ocasiones la dieta no es suficiente y hace falta pincharse insulina.

Para saberlo, hay que hacerse una prueba de glucemia antes y después de cada comida y apuntar los valores para que el médico pueda hacer el control necesario.

La dieta debe ser baja en hidratos de carbono y azúcares. Los hidratos de carbono son azúcares que se encuentran en los alimentos, algunos de ellos son de liberación rápida y otros lenta y, en este caso, los primeros son los peligrosos ya que pasan al torrente sanguíneo elevando bruscamente los niveles de glucosa.

Por lo tanto, los alimentos que se deben suprimir son los hidratos de carbono de rápida absorción: azúcar, bombones, chocolate, bollería, gaseosa, helados, refrescos con gas, etc. Los hidratos de carbono que sí se pueden ingerir son los de lenta absorción, pero en cantidad moderada: pan, galletas, arroz, patatas, legumbres, pasta.Incluye comidas con mucha fibra.

Los alimentos que no están restringidos y deben ser fundamentales en la dieta son: frutas, verduras, carnes blancas, pescados… La mejor manera de cocinarlos es a la plancha, cocidos o al horno. Evita las grasas y las frituras.

La distribución de las calorías durante el día debe ser: 20% en el desayuno, 5% a mediodía, 30% en la comida, 15% en la merienda y 30% en la cena. No te saltes ninguna comida. El azúcar en tu sangre permanecerá más estable si tu dieta se distribuye de manera equilibrada a lo largo del día y de forma consistente de un día a otro.

Con un control adecuado se evitan todos los efectos negativos indicados anteriormente.


Te puede interesar:

La subida de peso en el embarazo debe controlarse mensualmente para no adquirir más kilos de los debidos y así evitar la aparición de problemas de salud tanto para la madre como para el bebé.

Fuente:

CDC: https://www.cdc.gov/pregnancy/spanish/diabetes-gestational.html

Fecha de actualización: 16-10-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.