¿Cómo prevenir malformaciones en el embarazo?

¿Cómo prevenir malformaciones en el embarazo?
comparte

No todas las malformaciones en el embarazo se puede prevenir, pero sí es posible disminuir los riesgos de algunas de ellas.

No te puedes perder ...

Muchos papás nos preocupamos en el embarazo ya que deseamos que nuestros pequeños nazcan sin complicación alguna y con una salud plena.

 

Tan cerca y tan lejos es lo que puede describir ese sentimiento de poder sentirlo dentro de ti, pero no verlo o poder estar al pendiente de todo lo que está experimentando en su desarrollo.

 

 

¿Qué son las malformaciones congénitas?

 

Claro que es normal que nos sintamos así de preocupadas, puesto que existen ciertas complicaciones que puede sufrir el bebé mientras se encuentran dentro de nosotras, como las malformaciones congénitas.

 

Existen muchos tipos de malformaciones que pueden ocurrir en el embarazo, algunas pueden ser leves y otras provocar alguna discapacidad que requiera incluso de una intervención quirúrgica.

 

Estas malformaciones congénitas pueden clasificarse en los siguientes 3 tipos:

 

1.- Malformación morfológica. Son las malformaciones que van a afectar el aspecto externo del bebé.

 

2.- Malformación funcional. Este tipo de malformaciones son más complicadas, puesto que afectan el funcionamiento de los órganos.

 

3.- Malformación hereditaria. Las malformaciones hereditarias son las que afectan a los genes.

 

 

Algunas de las malformaciones congénitas comunes son:

 

1.- Labio leporino. Esta malformación ocurre cuando los tejidos del labio no se forman bien cuando el feto está dentro de nuestro vientre, por lo que queda una apertura entre el labio superior y la nariz.

 

2.- Fisura palatina. De la misma forma que el labio leporino, sólo que la apertura va a ser entre el paladar y la cavidad nasal.

 

3.- Parálisis cerebral. Los pequeños que tienen esta malformación van a tener dificultad de controlar sus músculos. No hay cura, pero con tratamientos puedes mejorar la calidad de vida de tu bebé.

 

4.- Pie deforme. Este tipo de malformación hace que el pie apunte hacia abajo, adentro o puede tener una capacidad de movilidad muy limitada. Se suele poner un yeso en el pie después del nacimiento, o hacer una cirugía y después poner el yeso.

 

5.- Displasia de la cadera. En esta malformación la parte superior del fémur no se va a alojar de manera adecuada en la cavidad de la pelvis. Cuando esta no se detecta a tiempo se tiene que recurrir a una cirugía, de lo contrario se le coloca un arnés de 6 a 9 meses.

 

6.- Espina bífida. Esta malformación implica que la columna vertebral no logra cerrar alrededor de la médula espinal. En algunos casos puede provocar pérdida de función de la vejiga y en el peor puede provocar la muerte.

 

7.- Anencefalia. Afecta directamente el desarrollo del cerebro, puesto que algunas partes del mismo no se desarrollan. Esta malformación es incompatible con la vida.

 

8.- Síndrome de Down. Esta malformación aumenta en probabilidad con la edad que tenga la madre. En este caso el pequeño nace con una copia adicional del cromosoma 21.

 

 

Previniendo malformaciones en el embarazo

 

Como mencionábamos anteriormente, las malformaciones suelen suceder incluso antes de que te enteres que estás embarazada, por lo que es mejor que intentes prevenirlas siguiendo estos consejos:

 

- Asegúrate de tener todas las vacunas.

 

- Asegúrate de no tener ninguna enfermedad de transmisión sexual.

 

- Toma ácido fólico todos los días.

 

- No tomes alcohol.

 

- No fumes.

 

- En caso de tener diabetes, debes mantenerla controlada.

 

- Ten un peso saludable.

 

- No te automediques.


Te puede interesar:
Salir de cuentas del embarazo significa que se ha cumplido el día previsto para el nacimiento del bebé y el parto aún no ha tenido lugar. En estos casos, el obstetra debe evaluar la situación fetal para tomar una u otra decisión.


Fecha de actualización: 25-01-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>