• Buscar
Publicidad

¿Cómo evitar malformaciones en el feto durante el embarazo?

¿Cómo evitar malformaciones en el feto durante el embarazo?

No todas las malformaciones del embarazo se pueden evitar, pero lo que puedes hacer es tomar ciertas precauciones antes y durante el embarazo para aumentar las posibilidades de que tu bebé nazca completamente sano.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es una malformación en el embarazo?

Todos los papás desean que su bebé nazca siendo un niño completamente sano y feliz, pues desde que reciben la noticias de ser padres se imaginan toda su vida detalladamente con su hijo.

Es bueno que te imagines cada etapa de la vida de tu familia cuando tu bebé todavía no ha nacido, pues esto te ayudará a planificar ciertas cosas del futuro.

No obstante, tienes que saber que no todo sale como se piensa, pues a veces una mínima diferencia a como pensaste que iban a ser las cosas puede cambiar todo lo que te imaginabas, pero el amor que le brindas a tu hijo nunca debes cambiarlo.
Las malformaciones en medicina son anomalías en el desarrollo del cuerpo del bebé, esto puede ser en la forma de alguna parte de su cuerpo, en su genética o en el funcionamiento de alguno de sus órganos.

Una malformación en el embarazo se produce debido a que un agente actúa directamente sobre el desarrollo del embrión y, dependiendo de la etapa en la que se encuentre cuando lo afecta, se producirá un tipo de malformación u otra.

Las malformaciones en el embarazo pueden ser congénitas o genéticas.

1.- Malformación congénita. Esta malformación se da directamente en el material genético, por lo que ahí es donde se puede encontrar la anomalía.

2.- Malformación genética. Son las malformaciones en las que no se involucra para nada el material genético.

Dentro de las malformaciones genéticas podemos encontrar las siguientes:

- Síndrome de Down. Es un trastorno genético que se origina cuando la división celular anormal produce una copia adicional total o parcial del cromosoma 21, provocando cambios en el desarrollo y en las características físicas relacionados con el síndrome de Down como rostro aplanado, cabeza pequeña, cuello corto, lengua protuberante, poco tono muscular, manos anchas y cortas, baja estatura. 

- Hemofilia. Es un trastorno hemorrágico hereditario en el cual la sangre no se coagula de manera adecuada. Esto puede causar hemorragias tanto espontáneas como después de una operación o de tener una lesión.

- Distrofia muscular. Es un grupo de enfermedades que provocan debilidad progresiva y pérdida de la masa muscular. El principal signo de distrofia muscular es una debilidad muscular progresiva. Los signos y síntomas específicos comienzan a diferentes edades y en diferentes grupos musculares, según el tipo de distrofia muscular.

- Enanismo. Es la estatura baja ocasionada por una enfermedad o un trastorno genético. Los signos y síntomas, aparte de la estatura baja, varían de manera considerable en todo el rango de trastornos.

Dentro de las malformaciones congénitas podemos encontrar las siguientes:

- Labio leporino. Consiste en una hendidura o separación del labio superior, que puede ser simple o doble según afecte a uno o a los dos lados. Esta malformación se crea por la fusión incompleta de los procesos maxilar y nasolateral del embrión.

- Malformación de cráneo. Existen muchas malformaciones craneales según el tipo de problema genético que tenga el bebé. 

- Síndrome de Goldenhar. Es un trastorno de nacimiento. Habitualmente se manifiesta como anomalías congénitas del ojo, oído en uno o ambos lados de la cara, así como en la columna. También puede afectar otras partes del cuerpo, como el desarrollo del maxilar.

- Sindactilia. Es la fusión congénita o accidental de dos o más dedos entre sí.
 

¿Cómo prevenir malformaciones en el embarazo?

Todavía se desconoce la causa de algunas anomalías generadas en el embarazo, pero existen algunas medidas que puedes seguir para evitar otras.

1.- Vida saludable. Tener buenos hábitos alimenticios y de descanso aporta un buen estado de salud a tu vida. Si haces esto antes y durante el embarazo es muy probable que tu embarazo también tenga este tipo de estado. Nada de alcohol ni tabaco. El alcohol en la sangre puede ocasionar que el bebé nazca con trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). Mientras que el tabaquismo durante el embarazo puede ocasionar ciertos defectos de nacimiento (labio o paladar hendido).

2.- Ácido fólico. La suplementación de ácido fólico antes y durante el embarazo es muy importante para disminuir la probabilidad de que el bebé desarrolle alguna anomalía del tubo neural, principalmente.

3.- Yodo. Es importante que, en caso de existir una deficiencia de yodo por hipotiroidismo, la mujer embarazada encuentre un tratamiento y sustituto para la hormona de la tiroides, puesto que es muy importante para el desarrollo del bebé.

4.- No te expongas. Evita estar cerca de radiaciones ionizantes o sustancias químicas tóxicas.

5.- Control médico. Asiste a todas tus citas de control médico para que el doctor pueda detectar cualquier imprevisto a tiempo y tratarlo.

6.- Vacunas. Asegúrate de tener todas las vacunas, especialmente aquellas que previenen contra enfermedades que causan malformaciones, como la rubéola.

7.- Diabetes. Si no se controla bien la diabetes durante el embarazo, aumenta la probabilidad de que el bebé nazca con defectos de nacimiento u otros problemas.

8.- Control del peso. La obesidad o el sobrepeso aumentan el riesgo de causar varios defectos de nacimiento en el bebé.

9.- Cuidado con los medicamentos. Algunos medicamentos pueden causar malformaciones en el desarrollo del feto, así que consulta a tu médico antes de tomar nada en la gestación.

10.- Toxoplasmosis o listeriosis. No consumas carne cruda, verdura o fruta sin lavar, queso sin pasteurizar… ya que puedes contraer listeriosis o toxoplasmosis, infecciones muy graves para el desarrollo del feto.


Fuente: CDC: https://www.cdc.gov/ncbddd/spanish/birthdefects/prevention.html

Fecha de actualización: 26-11-2020

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×