Cambios en el pezón en el embarazo

Cambios en el pezón en el embarazo
comparte

El cuerpo de la mujer no para de sufrir cambios durante los nueve meses de gestación que le ayudan a prepararse para el momento del parto y la futura crianza de su bebé. Muchas madres esperan con ilusión el momento en el que den por primera vez de mamar a su recién nacido ya que se crea un vínculo y una conexión especial entre ambos, pero ¿conoces los cambios que van a sufrir los pechos y los pezones durante el embarazo?

El aumento de su tamaño y los cambios que sufren los pechos es debido a la preparación para el momento de la lactancia. El aumento de las hormonas femeninas y el mayor suministro de sangre a las mamas durante todo el periodo de gestación son los principales causantes y medidores de este fenómeno. Los principales cambios que se van a notar son:

 

- Rápido incremento del aumento de los pechos durante las primeras 8 semanas de embarazo, pudiendo crecer de un 25 a un 50% más.

- Malestar o tensión mamaria debido al crecimiento.

- El aumento del suministro de sangre puede causar la visualización de venas azuladas debajo de la piel de los pechos.

- Pueden aparecer estrías en las mamas, sobre todo en el último trimestre de gestación.

- Algunas mujeres pueden tener secreciones de los senos de una sustancia aceitosa que evita que se resequen y agrieten los pezones.

- Los pezones se vuelven más oscuros al igual que las areolas y, además, el tamaño de estas también aumenta y las pequeñas glándulas que están en ellas se vuelven irregulares y crecen.

 

Además de esos cambios los pechos se vuelven bastante sensibles a cualquier roce, sobre todo de la ropa. Muchas mujeres sienten un cosquilleo o que las costuras se clavan siendo muy incómodo utilizar sujetadores, por ello es recomendable usarlos de algodón, sin aros ni costuras.

 

Una vez que se da a luz es normal que los pezones estén bastante sensibles, pero al momento de amamantar al bebé no debería existir dolor. En el caso de que se sintiera un dolor prolongado a la hora de dar el pecho es importante buscar ayuda para que eso no pase. Evitar la aparición de grietas es indispensable ya que estas son muy dolorosas y pueden sangrar, aunque esto no ocasiona ningún daño al recién nacido que puede seguir tomando el pecho. Las causas de este problema pueden ser varias y es importante determinarlas para evitar tener que abandonar la lactancia materna.

 

1- Lavar frecuentemente el pecho con agua y jabón o dejar la zona húmeda puede favorecer la aparición de grietas, así como una retirada brusca del bebé cuando aún está fuertemente agarrado al pezón y succionando. También puede surgir si se hace un mal uso de la bomba extractora.

2- La causa más frecuente, no obstante, es el mal agarre del pecho cuando el bebé tiene una mala posición al mamar, cuando la madre tiene algún problema anatómico como pezón invertido que dificulta el agarre o, también, por problemas del propio niño como puede ser la mandíbula retraída o el frenillo sublingual corto lo que dificulta la movilidad de su lengua.

3- Algunas infecciones también pueden causar dolores al amamantar e incluso tras haber acabado el periodo de lactancia.

4- Una de las afecciones más complicadas es el conocido como fenómeno de Raynaud. Esto se debe al espasmo que disminuye el flujo sanguíneo en un área particular del cuerpo, es bastante frecuente en las extremidades, pero muchas mujeres lo sufren en los pezones. Este padecimiento es muy doloroso cuando se está en periodo de lactancia ya que suele ir acompañado por la aparición de grietas y ampollas. No se conoce su causa exacta, pero si algunos factores de riesgo como el tabaquismo, el frío o el consumo de alcohol. En el caso de las madres se relaciona con el cambio de temperatura que sufre el pezón cuando el bebé se separa del mismo.

 

El cuidado de los pechos y los pezones durante el embarazo puede ayudar a disminuir la aparición de las molestias o, al menos, a aliviarlas. Lavarlos con agua tibia y evitar el uso de jabón en la areola, utilizar un sostén de maternidad hecho de algodón para aplacar las posibles molestias musculares y mejorar la sujeción, aplicar una buena hidratación en las mamas mediante un suave masaje o usar almohadillas desechables o lavables si existe secreción en los pezones, así como dejarlos secar al aire varias veces al día son algunas de las recomendaciones que mejorarán la salud de los pechos de cualquier mujer embarazada.

 

Cuidarse durante el periodo de gestación no solo favorecerá la comodidad y hará más llevaderas las molestias que aparecen, sino que también ayudará a prevenir los posibles problemas que pueden surgir tras el parto y también durante el periodo de lactancia.

No te puedes perder ...

 


Te puede interesar:
Una de las primeras preguntas que se realiza una mujer al conocer su estado es "¿cuánto debe subir de peso una embarazada?" ya que más allá de las razones estéticas, engordar más kilos de los debidos puede ocasionar problemas de salud tanto a la madre como al feto.


Fuentes:

Blog en Familia AEPED y la Fundación Medicina Fetal de Barcelona.

 

Fecha de actualización: 07-06-2019

Redacción: Andrea Rivero

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>