• Buscar

Cambios del flujo a lo largo del embarazo y el posparto

Cambios del flujo a lo largo del embarazo y el posparto

Si durante el embarazo notas que tu flujo ha cambiado no te preocupes porque es normal. Ocurre porque tu cuerpo crea un sistema de defensa diferente para proteger a tu bebé. Los cambios más característicos son que el flujo suele ser más abundante, de color amarillo clarito, poco olor y bastante líquido. 

Publicidad

Indice

 

Impacto del embarazo en el flujo vaginal

Durante toda nuestra vida reproductiva las glándulas que se encuentran en el interior de nuestra vagina siempre producen algo de flujo para arrastrar a la flora bacteriana y a las células muertas de las paredes vaginales. En esos momentos, el flujo es de color claro, su olor no es desagradable y sólo es abundante en el momento de la ovulación y durante el ciclo menstrual.

En el caso del período gestacional, entre todos los cambios fisiológicos que pasa tu cuerpo se encuentra el flujo vaginal, que varía según la etapa del embarazo que te encuentres:

- En los primeros meses puede llegar a producirse un ligero sangrado que crea confusión con el inicio de la gestación. Se debe a la anidación del óvulo, es decir, significa que tu pequeño se está colocando en tu útero para poder desarrollarse en los próximos nueve meses. Suele durar un par de días.

Articulo relacionado: Síntomas del bebé sacudido

- A lo largo del segundo trimestre puede que estas secreciones vaginales vayan acompañadas de sangre más adelante, concretamente de color marrón. Esto sucede tras mantener relaciones sexuales o un examen ginecológico porque en esta etapa la zona se encuentra mucho más sensible. Si es de color rojo y te causa dolor, puede ser síntoma de aborto. Debes visitar al ginecólogo para que resuelva tus dudas.

- En el último trimestre es muy probable que expulses el tapón mucoso -mucosidad espesa ligeramente manchada de sangre- que te indica la cercanía al momento del parto.

- Además, durante todo el embarazo es normal que el flujo sea mucho más abundante y espeso, lo que puede llegar a causar sensación de humedad constante.

- Durante el posparto  o puerperio casi todas las mujeres tienen una pequeña cantidad de flujo que suele durar poco más de un mes. A este flujo se le conoce con el nombre de “loquios” y su color comienza siendo de color rojo hasta convertirse en blanco amarilloso. Su composición es de sangre, moco y lo que queda del tejido de la placenta. Si su olor es fuerte y tienes dolores en la zona inferior del abdomen, puede ser síntoma de una infección uterina que hay que tratar con antibióticos.
 

¿Cómo saber si el flujo indica algún problema?

El exceso de flujo, llamado en medicina leucorrea, puede ser producido por alguna enfermedad o infección. Para comprobarlo, el médico tomará una muestra de flujo para realizar un cultivo y confirmar si contiene o no la presencia de bacterias, hongos o parásitos.

Además, existen otros síntomas que nos pueden indicar que existe algún problema, como flujo amarillento o verdoso, olor desagradable, picor, escozor, dolor al orinar…

- Infecciones urinarias (cistitis o uretritis): prurito y ardor al orinar, dolor abdominal, escozor, dolor al mantener relaciones sexuales e incluso fiebre.

- Enfermedades de Transmisión Sexual (gonorrea o clamidia): flujo espumoso, amarillo o verdoso, con mal olor.

- Candidiasis o infección por hongos como la candida albicans: flujo muy espeso, blanco y acompañado de picores.
 

Causas que favorecen el exceso de flujo vaginal en el embarazo

- El lavado excesivo de los genitales

- El uso de ropa interior sintética no transpirable o muy ajustada

- El empleo de salvaslips

Articulo relacionado: Síntomas del sobreparto

- El uso de tampones para recoger el flujo (asociado a infecciones por Staphylococcus aureus)

- El secado excesivo de las partes íntimas o mediante frotamiento
 

Consejos para evitar infecciones uterinas en el embarazo  

- Utiliza ropa interior de algodón que no sea muy apretada.

- Para la higiene externa de la vagina utiliza jabones de pH neutro.

- No utilices productos que contengan alcohol puesto que modifican el equilibrio natural de la flora vaginal.

- Observa a menudo cómo es tu flujo por si te puedes encontrar frente a una infección. Un color anormal, un olor fuerte o desagradable o picor vaginal indican una infección. 

- Seca bien la zona genital después de ducharte o de hacer pis. Lávate siempre de delante hacia atrás.

- Evita las duchas vaginales y los desodorantes.

- No uses salvaslips si no es necesario y evita el uso de tampones.


Fuentes:

"Infecciones cérvico vaginales y embarazo" A. Marcelo Pradenas. Vol. 25. Núm. 6. Tema central: Obstetricia y ginecología páginas 925-935 (Noviembre 2014). https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-clinica-las-condes-202-articulo-infecciones-cervico-vaginales-embarazo-S0716864014706406

"Estrategia de atención al síndrome de flujo vaginal en gestantes".Gac Méd Espirit vol.16 no.2 Sancti Spíritus Mayo.-ago. 2014. http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1608-89212014000200006

Fecha de actualización: 22-10-2020

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×