Embarazo con ansiedad

Embarazo con ansiedad
comparte

Quitarle importancia a la ansiedad que muchas mujeres sufren durante el embarazo no sirve de nada. Es más, lo único que va a hacer es perjudicar a la madre en cuestión y al feto. De hecho, existen algunos estudios en los que se asocia de manera significativa la ansiedad materna con problemas emocionales y de conducta en la infancia.

Todos los cambios que implica la maternidad en sí, la preparación que conlleva el nuevo hogar que vais a crear, las tareas domésticas o el trabajo propio son algunas de las causas que más van a provocar esta temida ansiedad para muchas mujeres en el periodo gestacional. Una ansiedad que, sin duda, podemos definir como un trastorno que se debe siempre valorar y tratar. Pero ¿por qué es tan importante hacerlo? Pues bien, básicamente porque la conexión con el bebé comienza en la gestación. Por tanto, todo lo que afecte a la futura mamá afectará también a su bebé.

 

En realidad, lo que sucede es que el embarazo es uno de los periodos más vulnerables que la mujer va a vivir. Las consecuencias nocivas de la ansiedad antenatal son atribuidas al efecto neurotóxico del cortisol materno, que es una de las hormonas del estrés. Este es capaz de atravesar la placenta, así como de posibles cambios epigenéticos aún por determinar.

 

Todos estos efectos, además, varían en función de la edad gestacional ya que, según la teoría de la programación fetal, los sistemas neurobiológicos programan para la vida adulta en función de las características del ambiente durante periodos muy específicos del desarrollo prenatal. Tras las investigaciones se ha llegado a la conclusión de que, los dos momentos de mayor vulnerabilidad en el embarazo son: embarazo precoz (de la semana 12 a la semana 22) y la semana 32.

Embarazo con anticonceptivos

Embarazo con anticonceptivos

Resulta que sigues tomando tus anticonceptivos como siempre, pero la regla se ha retrasado y notas náuseas, mayores ganas de orinar, cansancio, un olfato aumentado… y empiezas a sospechar que puedas estar embarazada, a pesar de no estar buscándolo y de que tomabas precauciones. Te haces una prueba de embarazo y da positivo… ¿Y ahora qué?

 

¿Cómo prevenir la ansiedad durante el embarazo?

 

Identificar y tratar la ansiedad a tiempo es fundamental, pero intentar reducir en la medida de lo posible todos los factores de estrés que acompañan a la mujer durante el embarazo lo es mucho más. Este es común durante el embarazo, y aunque en ocasiones muchas futuras mamás lo vean como algo normal, en realidad no lo es, ya que el estrés tiene efectos mucho más negativos de los que creemos. Además, un estrés excesivo lo único que hace es crear incomodidad a la futura madre, causándole problemas para dormir, dolores de cabeza, pérdida de apetito o incluso hacer que coma en exceso.

 

Unos niveles demasiado altos y que se mantienen, además, durante mucho tiempo pueden provocar también problemas de salud como la alta presión arterial o una enfermedad del corazón. También durante el embarazo este tipo de estrés tan elevado puede aumentar las probabilidades de tener un bebé prematuro o con bajo peso al nacer, efectos asociados también de forma directa a la ansiedad materna durante el embarazo, además del retraso de crecimiento fetal; las malformaciones congénitas (acontecimientos vitales estresantes graves durante el primer trimestre que pueden incrementar en ocho veces el riesgo de malformaciones menores como, por ejemplo, el labio leporino); y los efectos sobre el neurodesarrollo en la descendencia y entre los que encontramos los siguientes:

 

-problemas de atención e hiperactividad de los cinco a los catorce años.

 

-problemas de conducta.

 

-rasgos de autismo en niños.

 

-menores puntuaciones en los índices de desarrollo intelectual afectando con más intensidad a las habilidades lingüísticas.

 

Sí, se puede combatir

 

A pesar de que la ansiedad sea uno de los síntomas más difíciles de tratar, dadas las causas, hay que afrontarlo y superarlo de la mejor forma posible. Además, como ya hemos dicho anteriormente sufrir un poco de ansiedad por determinados asuntos y de manera ocasional puede ser algo completamente normal, ya que, además si la ansiedad es leve simplemente habría que seguir algunas recomendaciones aunque, sin duda, la más importante será la de planificar y racionalizar, pues resulta evidente que un embarazo supone un cambio vital importante por lo que si la mujer embarazada lleva una buena organización sobrellevará mejor las distintas fases de forma más tranquila y calmada.  

 

-Relax. Cuando la mujer embaraza se siente ansiosa tiene que relajarse y, por supuesto, tomarse tiempo para ella sola. Practicar algún hobby durante los ratos libres que tenga, leer, escuchar su música favorita, etc., son algunas de las actividades que puede hacer para reducir la ansiedad durante el embarazo.

 

-Ejercicio. Algunas actividades físicas como el yoga o la natación, bastante recomendables durante el embarazo, serán ideales para practicar ya que haciendo ejercicio una puede conectar con su propio cuerpo a la vez que desconecta de problemas y preocupaciones.

 

-Paseos. Las largas y tranquilas caminatas también son ejercicios muy buenos que sientan estupendamente a cualquiera, pero mucho más a la mujer embarazada. Con un parque cerca de casa ir a dar un paseo con familiares o amigos es la mejor opción.

 

Por último, cabe destacar la importancia de la expresión, es decir, todos y cada uno de nosotros tenemos que ser capaces de expresar lo que sentimos. A menudo los miedos y las inquietudes que sentimos nos las vamos guardando interiormente hasta que después de acumular y acumular acabamos soltando todo.

 

Aunque llorar en exceso no sea demasiado bueno, sacar las emociones fuera y llorar en algunas ocasiones sí es necesario, pues en realidad estamos dando salida a emociones y a sentimientos profundos que teníamos por completo interiorizados.

 

No obstante, y si después de seguir estas recomendaciones a rajatabla los episodios de ansiedad siguen repitiéndose de forma continua e importante, será imprescindible hablar con un ginecólogo, pues son ellos los profesionales especializados en la medicina dedicada al cuidado del sistema reproductor femenino. Son, por tanto, los especialistas que atienden las cuestiones vinculadas al útero, la vagina y los ovarios, pero también son los profesionales que una mujer embarazada con periodos de ansiedad necesita, sobre todo cuando esta se convierte en un problema, es decir, cuando los sentimientos que se experimentan son tan intensos que interfieren en el día a día.

 

Por eso, si tus pensamientos te impiden hacer las cosas que harías normalmente, podría ser una señal bastante clara de que sufres un trastorno de ansiedad en el embarazo y es importante tratarla a tiempo.

 

Recordemos finalmente que la ansiedad es el problema de salud mental más común, especialmente en las mujeres pues se estima que, las mujeres son aproximadamente un sesenta por ciento más propensas que los hombres a experimentar un trastorno de ansiedad a lo largo de su vida, y a pesar de que es difícil determinar la frecuencia con que se dan estos trastornos, ya son varios los estudios que han demostrado que un alto porcentaje de ellas lo experimentan, sobre todo, durante el embarazo.


Fuente:

“Efectos de la ansiedad en el embrazo” https://www.codem.es/Adjuntos/CODEM/Documentos/Informaciones/Publico/440fa1be-487e-4e7e-bd08-b573c84db01e/F5132C84-0376-400C-96B3-E871500415DA/8be124ad-6990-432d-9af5-396e0ee81264/8be124ad-6990-432d-9af5-396e0ee81264.pdf

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×