¿Cómo afecta mi embarazo a mi hijo?

¿Cómo afecta mi embarazo a mi hijo?
comparte

¿Estás esperando tu segundo hijo y te preguntas cómo se lo tomará el primero? ¿Se pondrá celoso? ¿Se alegrará? ¿Sabrá lo que significa que estás embarazada? ¿Puede afectar a su comportamiento y sus emociones? Por supuesto, el hecho de que tengas dentro de ti otro bebé afecta a tu hijo, pero puede ser para bien si sabes cómo explicarle los cambios que se van a producir y le acompañas en todo el proceso de tener un hermano.

Indudablemente, el hecho de esperar un nuevo bebé afecta a tu familia, tanto a ti, como a tu pareja y a tu primer hijo. Sin duda, tener un hermanito es lo mejor del mundo, un compañero de juegos inigualable que siempre estará a su lado y lo cuidará y protegerá. No obstante, es normal que tu primogénito, de primeras, no entienda todas las ventajas de tener un hermano y solo vea la parte mala: su mamá ya no le puede coger y cuidar igual porque su tripa no para de crecer y está más cansada, en casa ya no estará solo con mamá y papá, sino que habrá otra persona más con la que compartir el amor de sus padres, sus padres ya no le atenderán solo a él… Muchos pensamientos diferentes que cruzarán por la cabeza de tu hijo de una manera u otra dependiendo de su forma de ser, su edad y su madurez.


Obviamente, si tu bebé apenas tiene un año cuando te quedes embarazada de nuevo apenas si se dará cuenta de lo que pasa en los primeros meses, pero a medida que crezca, y que tu tripa también lo haga, irá siendo consciente de que algo pasa y de que algo va a cambiar. Por muy pequeños que sean, los niños son muy intuitivos y lo captan todo, por lo que se dará cuenta de que algo pasa. Y si es mayor, sabrá perfectamente que va a tener un hermano y lo que significa, aunque es posible que solo vea la parte mala. Los celos son normales en los niños cuando llega un nuevo hermano, por lo que no debes evitarlos ni coartar sus emociones, sino reconducirlas. Debes hacerle ver lo bueno que es tener un hermano pequeño, cómo podrá jugar y reír con él, enseñarle cosas nuevas, etc. Además, es fundamental que le hagas ver que nada va a cambiar entre vosotros y que seguirás dedicando todo el tiempo que puedas a jugar con él, solo que ahora con un nuevo compañero de juegos. Es importante que entienda que tanto tú como su papá tenéis amor de sobra para más de un hijo. Hazle ver las ventajas de ser el mayor.

No te puedes perder ...

No se debe mentir a los niños

No se debe mentir a los niños

Los adultos queremos que los niños no mientan pero, ante cualquier situación que nos parece que no van a aceptar, les mentimos. Les decimos que la vacuna no les va a doler, que luego bajarán al parque aunque no sea así para que coman, que les darás un regalito si te dan un beso… Son muchas las mentiras que les decimos todos los días a los niños pensando, quizá, que no se dan cuenta. Gran error.


Por otra parte, no solo afectará a tu hijo el hecho de tener un hermano, sino también todos los cambios que van asociados al embarazo. Si tienes náuseas y vómitos, dolores o mucho cansancio, no podrás dedicarle el mismo tiempo y tendrás que descansar más. Tampoco podrás cogerle igual que antes porque es posible que cargar con tu hijo (sobre todo si pesa mucho) te produzca dolor de espalda, por lo que no se aconseja que lo cojas de pie mucho tiempo. Y cuando llegue el parto, tendrá que quedarse unos días con los abuelos o los tíos, en lugar de estar con papá y mamá en casa. Y la vuelta a casa, con el nuevo bebé, tampoco será fácil ya que a partir de ese momento todo será diferente.


En definitiva, un embarazo afecta, y mucho, al hijo mayor, pero teniendo en cuenta estos pequeños problemas, y cómo afrontarlos, todo puede ir a las mil maravillas. Para empezar, involucra a tu hijo desde el primer minuto en el embarazo, no dejes que se entere por otros. Explícale tú con tu pareja que vais a tener otro bebé y él un hermano, lo que implica, los cambios que se van a producir en tu cuerpo, etc. Obviamente, adaptado a su edad y comprensión. Y preparaos para las preguntas (cómo se hacen los bebés, cómo llegó a tu tripa, cómo saldrá…).


Después, pídele que os ayude a preparar las cositas para el bebé, montar la cuna, elegir la ropa, escoger su nombre… Pero dadle opciones previas que os gusten o corréis el riesgo de que vuestro segundo hijo se llame Gatuno, Pocoyó o Ladybug.


Cuando se acerque el parto, explícale que en el hospital no puede estar con vosotros todo el tiempo y que se quedará con sus abuelos esos días, pero que podrá ir a veros siempre que quiera y así conocer a su hermanito.


Y, una vez nazca, no olvides dedicar todo el tiempo que puedas al mayor para que no se sienta desplazado. Léele un cuento mientras el pequeño mama, juega con él mientras duerme o aprovecha todos los ratos que esté despierto para jugar los tres y que te ayude a cambiarlo, pasearlo o lo que sea. Así se sentirá importante.


Te puede interesar:
Para calcular semanas de embarazo y parto se añaden 280 días (40 semanas) al primer día de la última menstruación de la mujer. Con esta información se puede hacer el seguimiento adecuado del embarazo y preparar la llegada del bebé.


Fecha de actualización: 15-06-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>