Kilos de más en el embarazo

Kilos de más en el embarazo
comparte

Los trastornos digestivos provocados por los cambios hormonales durante el embarazo (náuseas, vómitos, ardores, dolor de estómago, antojos, etc.) suelen provocar un desequilibrio en la nutrición de muchas mujeres quienes, como consecuencia de dichos trastornos, eliminan comidas o por el contrario, se atiborran a alimentos poco adecuados. El resultado, unos cuantos kilos de más.

¿Hay que comer más cuando se está embarazada?

 

Hace tiempo existía la creencia de que una mujer encinta debía comer mucho más, incluso doblar la ingesta habitual de alimentos, para proporcionar un adecuado sustento al feto. De ahí la popular frase “una embarazada debe comer por dos”. Hoy sabemos que esto no solo no es cierto sino que es perjudicial.

 

Sin embargo esto también ha provocado que actualmente, en un afán extremo de cuidarse durante este periodo, son algunas las mujeres que se someten a dietas no del todo saludables para el desarrollo del bebé.

 

Por lo tanto no debemos olvidar que la alimentación de una mujer embarazada no debe aumentar en cantidad, sino en calidad.

 

La necesidad de una dieta equilibrada

 

El feto para crecer, desarrollarse, formar los órganos y la estructura de su cuerpo tiene unas necesidades que han de ser satisfechas. También la madre. Ésta, para formar una nueva vida, necesitará que su organismo lleve a cabo unas funciones y un trabajo extra, y requerirá de unos nutrientes concretos para llevarlo a cabo. La alimentación contribuirá a ello, de ahí la importancia de que esta sea la adecuada.

No te puedes perder ...

Engordar en el embarazo

Engordar en el embarazo

Una de las mayores preocupaciones de una mujer embarazada es controlar el peso que gana en el embarazo mes a mes. Pero no debe ser una preocupación meramente estética, sino de salud ya que coger mucho peso durante estos meses puede ser perjudicial para la madre y el bebé.

 

El peso de más que se coge en el embarazo dependerá de cada mujer, de su corpulencia, de su estatura, de la actividad física que realice o del número de bebés que espere. Por regla general una mujer de complexión normal debería engordar entre 11 y 16 kilos. Si es delgada puede permitirse coger más peso y si tiene sobrepeso o es obesa se recomienda que no supere los 7 kilos de más.

 

Durante el seguimiento de tu embarazo controlarán tu peso. Si has cogido demasiados kilos probablemente debas cambiar algunas de tus pautas alimenticias. Si bien no es aconsejable, salvo por indicación médica, que comiences un régimen restrictivo, ya que podrías privar al feto de algún nutriente esencial para su desarrollo.

 

Tampoco te saltes ninguna comida o te obsesiones contando las calorías de todos los alimentos.

 

¿Qué hacer entonces?

 

En primer lugar debes identificar los alimentos grasos y azucarados, y eliminarlos o moderar su consumo, por lo menos durante los meses que te queden de embarazo. 

 

Las grasas tienen unas funciones indispensables en nuestro organismo, entre otras transportar ciertas vitaminas o suministrar energía, ahora bien, su exceso hace que se acumulen en forma de tejido adiposo.

 

¿Cómo lograr un equilibrio? En tu menú diario, limita los aportes de grasa, eliminando o reduciendo la ingesta de charcutería, carnes rojas, mantequillas, fritos, etc. Sustituye la grasa animal por los aceites vegetales y opta por la leche y los yogures desnatados o quesos con menos del 20% de materia grasa.  

 

Del mismo modo, reduce o reserva para ocasiones contadas los alimentos azucarados, como los pasteles, galletas, chocolates, zumos industriales, etc. El azúcar que necesita tu cuerpo puede ser perfectamente suministrado por las frutas y los hidratos sin necesidad de recurrir a azúcares refinados carentes de nutrientes.

 

Si estabas a régimen antes de quedarte embarazada

 

Si antes de saber que estabas encinta seguías una dieta estricta de adelgazamiento, no olvides decírselo al ginecólogo tan pronto como conozcas tu estado. Normalmente estas dietas suelen ser desequilibradas y están contraindicadas durante el embarazo, ya que restringen grupos enteros de alimentos, necesarios para el desarrollo del feto.

 

Puedes seguir una alimentación saludable para ti y tu futuro bebé y mantenerte en tu peso. Consúltaselo a tu médico.

 

 


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cómo saber con antelación el color de ojos del bebé?". La respuesta es sencilla pero no definitiva: el color de ojos de los bebés se hereda de una manera similar al color de pelo de manera que los genes para los colores más oscuros son dominantes y habrá que esperar al nacimiento y a que pasen unos meses para realmente poder descubrirlo.


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 14-02-2012

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>