Alimentación para no engordar de más en el embarazo

Alimentación para no engordar de más en el embarazo
comparte

...Sin perjudicar el crecimiento del bebé.
Nuestra alimentación debe contener todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo del bebé y asegurarnos de que no haya ninguna carencia. Para ello debemos valorar el estado del que partimos, ya que no es lo mismo empezar con bajo peso, normopeso o sobrepeso. Tan importante como esto es la calidad nutricional de la dieta en el transcurso del mismo.

Debemos romper con el mito “comer por dos”. La mujer embarazada no necesita "comer por dos", solo necesita comer lo suficiente para que su hijo tenga un crecimiento normal y ella pueda defenderlo de cualquier infección asociada al embarazo.

 

Las recomendaciones generales proponen que la ingesta de calorías diarias aumente en 300 cal/día durante el segundo y tercer trimestre, y que durante la lactancia aumenten en 500 cal/día, valorando especialmente la calidad de estas calorías, evitando las grasas y aumentando el consumo de proteínas. Aunque la ingesta calórica y la ganancia de peso son importantes indicadores del estado nutricional, debemos tener en cuenta la densidad de los nutrientes, que es la cantidad de proteínas, vitaminas y minerales por 100 calorías de alimentos. Para que lo podamos entender, tenemos estos alimentos que contienen 300 calorías:

El 4% de las fumadoras, dejan de fumar por el embarazo

El 4% de las fumadoras, dejan de fumar por el embarazo

Según el informe, aquellas que no dejan de fumar durante el embarazo, frecuentemente reducen el consumo de cigarrillos o, a veces, cambian a una marca light, pensando quizá que así dañan menos al bebé. Aproximadamente la mitad de las embarazadas deja de fumar a raíz del embarazo (poco antes o poco después de quedarse embarazadas), según los resultados obtenidos en dos encuentros con mujeres embarazadas.

 

1. Medio litro de leche semidesnatada.

 

2. Un sándwich con una loncha de jamón york.

 

3. 10 galletas maría.

 

4. Una bolsa pequeña de patatas fritas.

 

La leche o el sándwich tienen una densidad nutricional superior, brindando excelentes cantidades de nutrientes además de calorías; en cambio, las galletas o las patatas fritas no son nutritivas. Si analizamos nuestra alimentación antes del embarazo, en la mayoría de los casos vemos que no es óptima en cuanto a densidad nutricional, por lo que si seguimos el mito de “comer por dos” o “hasta la saciedad”, tendremos  ingestas alimentarias deficientes en nutrientes, pero excesivas en calorías, grasas y sodio.

 

La ganancia de peso total recomendada para el embarazo es de 10 a 13 kilogramos si partimos de un peso y una actividad diaria normal. Durante el primer trimestre debemos evitar coger más de 1 kg o 1 y medio, en el segundo trimestre hasta  6 kg y el resto en el tercero, que es en el momento en que el bebé tiende a ganar más peso.

 

En caso de partir de un peso elevado, no está recomendado perder peso pero sí intentar que la ganancia sea menor (4-8 kg según cada caso), y siempre valorando que la ingesta de nutrientes sean de calidad, evitando azúcares de absorción rápida y grasas, fritos y rebozados, que además de engordar resultan indigestos en el embarazo.

 

Si partimos de un peso inferior, el aumento de consumo de calorías diarias puede ser un poco superior, entre 300/400 kcal al día más.

 

¿Quieres saber cuánto deberías engordar según tus caracterísiticas para tener un embarazo saludable? ¡Pincha en la calculador de peso de embarazo!


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×