Utilidad de la faja posparto

Utilidad de la faja posparto
comparte

La faja posparto es una prenda que se ciñe a la tripa para ayudar a que los músculos abdominales vuelvan a su sitio y evitar que se note la tripita que queda tras el embarazo. Esta prenda tiene tanto defensores como detractores, ya que cuenta con ventajas e inconvenientes que debes conocer antes de usarla.

La faja es una prenda que rodea y comprime la zona abdominal y lumbar y que las mujeres usan, normalmente, para disimular la tripita. También puede usarse para disminuir los dolores de espalda. Existen muchos tipos de faja: tubulares, tipo braga, pantalón, posparto, de embarazo… y pueden estar fabricadas con distintos materiales, como el algodón o la microfibra.


Lo primero que debes hacer es que nunca debes colocarte una faja posparto nada más salir del hospital. Durante los primeros días es normal tener mucha tripa, casi como si siguieras embarazada de 5 o 6 meses, pero esa tripa va bajando poco a poco en los primeros 10-15 días. Durante este tiempo el útero involuciona y vuelve a su tamaño anterior al embarazo, lo que hace que la tripa vaya bajando su volumen. Sin embargo, es cierto que los músculos abdominales han perdido fuerza y firmeza, por lo que les costará más tiempo volver a su estado anterior. Incluso es posible que no vuelvan a estar igual si no haces ejercicio de manera regular. Asimismo, la faja posparto puede ayudarte a disimular esa tripita, pero, como decíamos, no debe usarse justo inmediatamente después del parto.

No te puedes perder ...

Enséñale a saber perder

Enséñale a saber perder

Enfadarse, gritar y llorar después de perder un juego es algo normal para la condición humana (y que desde luego no es sólo cosa de niños). Tener un mal perder da una imagen muy negativa de una persona, y lo más probable es que nadie quiera competir contra alguien que chilla y destroza el juego si no consigue ganar. Aunque no es fácil, debes enseñar a tu hijo a perder (y a ganar) dignamente


Si tu parto fue vaginal, debes esperar a que termine la cuarentena para usarla, ya que el puerperio o cuarentena, que dura unos 40 días, es el tiempo que necesita el organismo para que el útero y demás órganos se recoloquen de nuevo en su posición original. Si te realizaron una cesárea deberás esperar más tiempo para que la faja no dañe ni roce la cicatriza de la cesárea. Aunque algunos médicos indican que la faja posparto puede ayudar a reducir la inflamación y ayudar a cicatrizar la incisión de la cesárea, la mayoría argumenta que es mejor esperar a que esta se haya curado del todo para evitar complicaciones y molestias. No obstante, consulta a tu médico antes, puesto que cada cuerpo es un mundo.


Ventajas de la faja posparto


1- Ayuda a disimular la tripa que ha quedado tras el embarazo y a que los músculos abdominales vuelvan a su estado anterior.


2- Reduce el dolor de espalda al reforzar la región lumbar y mejorar la estabilidad de la espalda.


3- Disminuye la sensación de vacío del abdomen.


4- Reduce los dolores derivados del parto.


5- Permite que la mamá se sienta más atractiva y aumente su confianza en sí misma.


6- Permite realizar mejor ciertos movimientos.


Inconvenientes de la faja posparto


1- Debilita los músculos de la zona abdominal al no dejar que trabajen ellos solos.


2- La faja en realidad no estiliza la figura, solo hace que lo parezca, pero si quieres volver a tener tu cuerpo anterior al embarazo, debes cuidar tu dieta y hacer ejercicios específicos para la zona.


3- Al no favorecer la recuperación fisiológica puede provocar incontinencia, prolapsos genitales o hemorroides.


Entonces… ¿debo usarla o no?


La respuesta depende un poco de ti y de cómo te sientas con la faja, ya que hay mujeres que se sienten más cómodas y segura con ellas, incluso que notan menos dolores, pero otras no están a gusto con ella puesta. De todas formas, no se recomienda abusar de ella y usarla solo en ciertas ocasiones para no debilitar los músculos abdominales. Asimismo, se aconseja no usarla más de 3 meses seguidos, aunque desde la Asociación Nacional de Matronas solo la recomiendan unos diez días, para mejorar la estabilidad de la espalda y evitar la sensación de vacío. Otros profesionales, por su parte, aconsejan usarla solo al final del día unas pocas horas.


Además, si has tenido un parto vaginal se recomienda que uses una faja tubular, puesto que no oprimen la entrepierna, importante sobre todo si te practicaron una episiotomía. Llevar una prenda muy ajustada en esa zona puede hacer que la cicatriz no se cure adecuadamente o que te duela. En caso de cesárea sí se puede usar una faja tipo pantalón una vez pasada la cuarentena.


Es importante también que elijas la talla correcta, ya que una faja demasiado apretada comprime demasiado, restringe los movimientos y puede causar inflamación y dolor.


Por su parte, los defensores de la faja posparto indican que puede usarse incluso desde el siguiente día del parto, siempre que este haya sido vaginal y se use al principio muy poco tiempo, para ayudar a dar estabilidad a la espalda y reducir los dolores. Pero siempre debe usarse como un complemento, una ayuda extra para recuperar la figura, y no pensar que solo por llevar la faja posparto muchas horas conseguiremos volver a tener un cuerpo envidiable. Su uso ocasional puede ser positivo, pero el abuso y usarla demasiado tiempo puede ser contraproducente para la recuperación muscular. Para ello, nada mejor que dar el pecho, seguir una dieta sana y hacer ejercicios como abdominales, hipopresivos o fortalecer el suelo pélvico.

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test de síntomas del embarazo. Se trata de una herramienta que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.


Fuentes:

Asociación Nacional de Matronas

Fecha de actualización: 13-12-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>