×
  • Buscar
Publicidad

¿Quién es mejor que te acompañe en el parto?

¿Quién es mejor que te acompañe en el parto?

El papel del acompañante en el parto es muy importante. Según diferentes estudios, puede ser de gran ayuda si está bien preparado e informado e incluso puede hacer que el parto sea más corto, fácil y satisfactorio para la madre. Lo normal es que sea el padre, aunque puede ser también la madre o una amiga; lo importante es elegir a alguien que de verdad te vaya a ayudar.

Publicidad

Índice


¿Quién me puede acompañar al parto?

- Tu pareja: sea o no sea el padre de tu bebé puede acompañarte en el parto. Tu pareja es alguien en quien confías, con quien compartes tu vida y es razonable que quieras que esté presente en este momento tan especial de tu vida.

- Tus padres: tus padres pueden ser una buena opción para acompañarte el día del parto, siempre que te lleves bien con ellos y consideres que no te van a poner más nerviosa de lo que ya estás.

- Tu mejor amigo o amiga: puede que te dé más confianza estar en compañía de un buen amigo en este momento. La mayoría de las mujeres quiere estar con la persona que conoce todos sus secretos y que sabe las cosas que pueden aliviar su tensión.

Una monitora perinatal o doula: pueden ser de gran ayuda en estos momentos ya que cuentan con mucha experiencia y podrán apoyarte eficientemente, tanto en los aspectos físicos como emocionales a lo largo de todo este extenso proceso.
 

¿A quién elijo para el parto?

No te puedes perder ...

Cómo hacer las respiraciones en el parto

Cómo hacer las respiraciones en el parto

El dolor en el parto es relativo. Como todo, depende de muchos factores, entre ellos de la mujer, de su forma física, de su capacidad de resistencia al dolor, etc. 

Y tambien:

Lo normal es que sea el padre del bebé el que te acompañe en el parto, al fin y al cabo, quien va a nacer es su hijo y, generalmente, será la persona con la que más complicidad y confianza tengas.

Además, será la persona que te ha acompañado a las clases de preparación al parto y ha aprendido todo lo necesario sobre relajación, respiración, qué hacer en el parto, etc.

Se supone que tu pareja te conoce lo suficiente como para saber cuándo necesitas ayuda y cuándo que te dejen tranquila. Que sabe cómo tranquilizarte y cómo animarte, por lo que será la persona más idónea para el proceso del parto, un proceso largo y doloroso que requiere de un buen ayudante.

No obstante, si piensas que el padre de tu hijo no va a ser esa persona que te sepa ayudar y te va a poner nerviosa, puedes pedirle a tu madre, tu hermana o una amiga que te acompañe. Lo importante es que tengas claro quién te puede ayudar y quién no, y que en la habitación contigo, durante el proceso de dilatación que suele ser largo, solo esté la persona, o personas, que hayas elegido, y no toda tu familia y amigos. Es un momento muy íntimo y especial, por lo que lo más importante es que tú estés a gusto.

Para escoger a la persona ideal es necesario que analices ciertas cualidades de los posibles acompañantes y pienses en quién haría esta tarea con la mayor eficacia. En este momento no te bastará estar cerca de una persona que te quiere, es necesario que tengas la seguridad de que esa persona va a saber realizar un trabajo positivo durante el parto. Algunas de las facultades de un buen acompañante debe tener son:

- Que tenga clara su función: debe ser conscientes de lo importante que es su labor durante el alumbramiento y centrarse en que se realice eficientemente.

- Que quiera implicarse: esto es lo más necesario. Debe sentir que es importante en la situación y colaborar para que los dos trabajéis a la par. Eso persona debe estar atenta a tus necesidades sin ningún tipo de resistencia.

- Estar preparado: se debe mentalizar antes del día del parto de la importancia de ese momento y prepararse con antelación para poder hacer bien su papel.

- Tener una actitud positiva: debe ser una persona estable emocionalmente para mantener alto su nivel de energía, de modo que pueda ofrecerte un apoyo eficaz.

Elijas a quien elijas, déjalo claro antes del día del parto para que en ese momento no haya problemas ni confusiones.
 

¿Qué debe hacer el acompañante?


- Lo primero de todo es que esté tranquilo y sepa transmitirte tranquilidad en tus peores momentos, cuando más dolor sientas o más cansada te notes

- Deberá ser paciente ya que es un proceso muy largo, un parto de primeriza suele durar unas 12 horas

- Debe ser comprensivo con tus cambios de humor. Puede que en un momento le pidas que te ayude y al momento siguiente le grites que te deje en paz

- Tiene que ser solícito y estar pendiente de lo que necesitas en cada momento: un masaje, una caricia, distracción, etc.

- Durante la fase de dilatación, es importante que te ayude con las técnicas de relajación y respiración, por lo que deberá estar bien preparado

- En la fase de pujos solo puede estar ahí, darte ánimos, decirte lo bien que lo estás haciendo y cogerte de la mano

- Debe apoyarte en tus decisiones frente a los médicos. Si, por ejemplo, no quieres enema y los médicos te insisten en ello, él debe apoyarte a ti y no ponerse de parte de ellos (siempre que no hablemos de decisiones de salud, claro)


Fuentes:

El parto es nuestro, "¿Quién te acompaña en el parto?" ://www.elpartoesnuestro.es/informacion/parto/quien-te-acompana-en-el-parto

Ministerio de Sanidad, "Plan de parto y denacimiento" https://www.mscbs.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/equidad/planPartoNacimiento.pdf

Fecha de actualización: 14-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.