×
  • Buscar
Publicidad

¿Puedo bañarme en la piscina después del parto?

¿Puedo bañarme en la piscina después del parto?

Con la llegada del verano y el calor sofocante, los baños en la piscina o en el mar son de lo más apetecible. Pero ¿qué ocurre cuando acabas de dar a luz?

Publicidad

Hace poco que has dado a luz y llega el verano. Tu bebé está creciendo perfectamente y está llegando el calor, puede que algún refrescante y divertido baño en la piscina o en la playa suene mejor que bien. Pero algo te hace dudar. ¿Es seguro?

 

Después del parto, en un periodo mínimo de 30-40 días, los baños de inmersión -ya sea en la piscina, mar o bañera- no están recomendados. Se trata de una medida de precaución. El cuello uterino aún se está reponiendo del parto y no está completamente cerrado, por lo que es más fácil que pueda entrar agua en el útero y causar una infección. Esta restricción de unas 6 semanas también es aplicable en los casos en los que el parto haya sido por cesárea. Eso sí, una vez pasado este periodo de recuperación, puedes darte tus merecidos chapuzones.

 

El puerperio o cuarentena, una necesaria readaptación

 

Así, como regla general, debes respetar el periodo del puerperio para volver a realizar actividades como bañarte, hacer ejercicio... A veces este reposo extra de unas seis semanas puede resultar difícil para algunas mujeres después de 9 meses en los que han tenido que restringir ciertos hábitos. Pero debes respetarlo para que tu cuerpo se reponga de los principales cambios ocurridos en el parto.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

¿Qué cambios tienen lugar en el organismo? En el camino de vuelta al estado corporal anterior al embarazo se produce una eliminación -a través del sudor y orina- de alrededor de dos litros de agua acumulada en los tejidos. También se producen cambios en el aparato circulatorio: las paredes venosas recuperan su tono habitual y se recupera el ritmo cardíaco habitual. Los estrógenos, progesterona y gonadotropina coriónica humana vuelven a la normalidad y aumenta significativamente la prolactina -la hormona que incentiva la producción de leche tras el parto-. Se reduce el volumen abdominal, lo que se traduce en una mejor respiración, capacidad de la vejiga y actividad intestinal.

 

También se reducen las defensas inmunitarias. Esto hace que cualquier infección en el posparto se pueda agudizar en el periodo del puerperio. Además, también se producen cambios más allá del organismo. El puerperio es un periodo de adaptación tuya y de tu entorno a la llegada del nuevo bebé y todo lo que implica. Así que, con todo, tómate este periodo de cuarentena como algo necesario para tu cuerpo, tu mente y tu bebé. Y después de él ya podrás volver a la vida normal sin ningún problema.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una herramienta con la descripción de los síntomas del embarazo. Se trata de un cuestionario que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.


Fecha de actualización: 28-06-2016

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad