• Buscar
Publicidad

Parto gemelar

Parto gemelar

Si estás esperando gemelos es normal que te preguntes cómo será tu parto, lo cual que dependerá de cómo estén colocados tus bebés. Por norma general, el intervalo de tiempo entre los dos nacimientos suele ser de entre 15 y 20 minutos aproximadamente, pero ¿qué más hay qué saber del parto gemelar?

Publicidad

Índice

Generalmente, el embarazo suele desarrollarse de forma natural y el intervalo entre ambos nacimientos, como ya veíamos, suele oscilar entre los quince y los veinte minutos. Estos, además, no suelen durar hasta las 40 semanas como un embarazo normal único sino antes porque el útero no es capaz muchas veces de soportar el crecimiento de ambos. Al ser incapaz, por tanto, de sostener este peso doble lo habitual es que comience a abrirse antes de tiempo poniendo también así en marcha el trabajo del parto mucho antes.



¿Cómo es posible controlar adecuadamente el bienestar fetal en un parto gemelar?
 

No te puedes perder ...

Y tambien:

Además de ese riesgo de nacer de forma prematura en caso del parto gemelar que todos nosotros conocemos se debe tener en cuenta también que una de las razones para adelantar dicho parto es que exista sufrimiento de uno o los dos bebés, lo que se traduce en el riesgo de pérdida del bienestar fetal y por el que se debe velar enormemente. De hecho, es fundamental controlar este bienestar para tratar sobre todo de identificar aquellos fetos que están en peligro y sacarlos cuanto antes del útero materno para poder prevenir así también algunos daños irreversibles. Para realizar este control también dispondremos del test basal o el estudio Doppler, igual que sucede en el caso de las gestaciones únicas.

El test basal, por ejemplo, es la prueba en la que te colocan unas correas sobre el abdomen para controlar como está el bebé y si tiene la futura mamá contracciones o no. En una gráfica, además, se va imprimiendo la frecuencia cardiaca de los niños y las contracciones uterinas. En caso de tratarse de gemelos se realizará primero el control de un feto y después el del otro. Normalmente este test (o primer monitor) no se suele realizar hasta la semana 40 de gestación. Sin embargo, en caso de tratarse de un parto múltiple este se adelanta un mes más o menos, es decir, a partir de la semana 36 de embarazo. No obstante, en algunos casos, el primer monitor para controlar como están ambos bebés durante el embarazo gemelar se puede realizar a partir de la semana 24.

Y, por otro lado, en el caso del estudio Doppler en una gestación múltiple se hará mediante una ecografía al igual que en un parto normal de un solo feto. Gracias a él se puede estudiar la circulación entre los fetos y la placenta mediante la medición del Doppler en la arteria y la vena umbilical o bien se puede estudiar la circulación fetal mediante la medición de la arteria cerebral. Una prueba que, por suerte, permite detectar de manera precoz, y mucho antes que el registro y la medición de líquido amniótico, aquellos bebés que podrían estar sufriendo dentro del útero. En la actualidad, se realiza un estudio Doppler en cada ecografía a la que se acude.



¿Existen riesgos en los partos gemelares y/o múltiples?
 

Y, una vez haya ya dado comienzo la dilatación, será posible determinar, por tanto, la posición exacta de los bebés en el útero y valorar tras haber realizado también el registro de los latidos cardiacos del feto y de las contracciones del útero qué tipo de parto se llevará a cabo. Sin embargo, es importante saber que van a existir siempre mayores riesgos en este tipo de partos al tratarse de un parto múltiple. Algunos de los riesgos más comunes son:

parto prematuro. Un embarazo de gemelos suele durar solamente entre 35 y 37 semanas. Más de la mitad de los gemelos nacen de forma prematura (antes de las 37) y el riesgo de parto prematuro, por tanto, aumenta en los partos con un número mayor de bebés. Todos ellos se enfrentan a enormes desafíos en lo que a salud se refiere. Algo que también aumenta por supuesto según el grado de prematuridad pues cuanto más prematuro sea el bebé, mayor riesgo a desarrollar este tipo de problemas.

problemas de salud a largo plazo. El retraso del desarrollo y la parálisis cerebral son más frecuentes también cuantos más bebés nazcan en dicho parto múltiple. En este caso, como se trata de un parto gemelar, la probabilidad será menor que si se tratara de trillizos o cuatrillizos, por ejemplo.

otras afecciones médicas durante el embarazo. La preeclampsia, la diabetes del embarazo, los problemas placentarios o los problemas de crecimiento fetal son, sin duda, mucho más frecuentes cuando se trata de un embarazo múltiple que cuando no es así.



¿Cómo debe entonces una mujer que espera gemelos prepararse para el parto?
 

Para muchas mujeres, el solo hecho de prepararse para un parto múltiple puede ser abrumador, y especialmente por la posibilidad de tener un parto prematuro. Lo más importante en estos casos, por tanto, es contar con una buena y adecuada red de apoyo general, es decir, saber y ser conscientes de que contamos con la ayuda y también con la profesionalidad de médicos ginecólogos y matronas lo suficientemente preparados, de un personal hospitalario, en definitiva, bueno y adecuado para cuidar tanto al bebé como a la mamá y con la pareja al lado y también amigos y familiares.

Además, es fundamental hablar con el médico en cuestión para valorar las opciones del parto vaginal y del parto por cesárea con un tiempo de antelación suficiente en lo que respecta a la fecha de parto. Lo más normal es que sea un parto vaginal, pero si surgieran complicaciones hay que saber que podría llegar a ser necesaria en algunas ocasiones la cesárea. No obstante, también hay que tener claro que en los partos múltiples por norma general suele ampliarse el equipo médico para hacer frente a cualquier posible complicación y también para ocuparse de los dos fetos que van a nacer.



¿Qué probabilidad hay de nacer por cesárea en un parto gemelar?
 

Pues bien, es cierto que, aunque en la medida de lo posible los partos se intentan realizar por vía vaginal, hay algunas posiciones a la hora de dar a luz por parte de los bebés en un parto gemelar que van a requerir de una cesárea, aunque en mayor o menor porcentaje. Estas son:

- Si los dos bebés están dispuestos en sentido longitudinal y en posición podálica (8-10%)

- Si los dos bebés están dispuestos en posición longitudinal, el primero podálico y el segundo cefálico (5-10%)

- Si el primer bebé está dispuesto en sentido longitudinal, pero podálico y el segundo dispuesto de forma transversal (1-2%)

- Si los dos bebés se presentan en posición transversal (1-2%)



¿Cómo será el parto gemelar?
 

Una vez comience el parto lo más normal es que conecten a la mujer a un monitor fetal para que se pueda así controlar tanto el estado como la evolución de cada uno de los bebés. Y, en el caso de que el parto finalmente sea por cesárea, se le colocará a la futura mamá un catéter en la vejiga y se le administrará un medicamento para que no sienta dolor haciéndole, además, una incisión en el abdomen y en el útero. Se extraerá a los bebés a través de la incisión y nacerá uno detrás del otro. Luego se cerrará la incisión.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que muchos bebés nacidos de manera prematura sí van a necesitar ser trasladados de urgencia a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) para recibir la atención especial que van a necesitar.



¿Y  la recuperación y el postoperatorio?
 

 Pues bien, a diferencia de los partos únicos, hay que tener claro que siempre en un parto gemelar el riesgo de hemorragia posparto aumenta. Este riesgo de hemorragia, además, se produce cuando el útero está muy dilatado y no puede contraerse. Este ha de controlarse con la administración de fármacos. Pero ¿cómo se recupera una mujer de este tipo de parto?

La recuperación de la madre tras un parto gemelar va a depender de si el parto ha sido por vía vaginal o bien por cesárea y de si ha habido o no complicaciones como la hemorragia puerperal o el posparto. Por norma general, y siempre y cuando la madre evolucione con normalidad, recibirá el alta en dos días (parto vaginal). Si el parto ha sido por cesárea la recuperación será entre cuatro o cinco días aproximadamente.


Te puede interesar:

La posible fecha de parto se calcula sumando 280 días (40 semanas) al primer día de la última menstruación. Esta fecha, conforme se va desarrollando la gestación, se va ajustando en función de la situación del feto.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×