×
  • Buscar
Publicidad

Parto con catarro

Parto con catarro

Durante el embarazo, tu sistema inmunológico se deprime, esto aumenta el riesgo de desarrollar infecciones. Entre estas infecciones, las más comunes son los catarros y la gripe.

 

Publicidad

Índice

 

¿Cuáles son los síntomas del catarro en el embarazo?

Los síntomas del catarro suelen ser paulatinos y empiezan con algo de congestión nasal, estornudos, malestar general y, a veces, un poco de fiebre. Luego puede aparecer una tos suave y seca, que a veces se acompaña con molestias en la garganta y mucha mucosidad.

Esto suele permanecer una semana más o menos.

Los síntomas de la gripe son los mismos si estás embarazada como si no y se presentan de forma más repentina que los del catarro. Son:

- Tos fuerte expectorante

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Dolor de garganta

- Secreción nasal

- Fiebre de 37.8º C o superior

Otros síntomas menos comunes, pero que pueden aparecer, pueden ser los dolores corporales, el dolor de cabeza, la fatiga, los vómitos y la diarrea. Además, la gripe puede llegar a alargarse entre dos o tres semanas.

¿Cómo trato el catarro y la gripe si estoy embarazada?

Se recomienda tratar a las mujeres embarazadas con enfermedad pseudogripal lo antes posible, después de que se presentan los síntomas.

- La mayoría de las embarazadas no suelen necesitar análisis. No se deberían esperar los resultados de los análisis antes de tratar a las mujeres embarazadas.

- Es mejor empezar con los medicamentos antivirales dentro de las primeras 48 horas después de que empiecen los primeros síntomas, pero también pueden utilizarse después de este período. La primera opción de antivirales recomendada es oseltamivir (Tamiflu) de 75 mg en cápsula, dos veces al día, durante 5 días. Pero recuerda no automedicarte y consultar antes de tomarte cualquier cosa con tu médico.

Es normal que te preocupe si los medicamentos pueden ocasionar algún daño a tu bebé, pero es importante que entiendas que existen riesgos graves si no recibes tratamiento.

¿Qué puede pasar si tengo un catarro o la gripe justo antes del parto?

El virus de la gripe no atraviesa la placenta, por lo que no afectará al feto. Pero, alguno de sus síntomas o complicaciones sí que puede llegar a afectar al bebé. Debido a la depresión inmunológica de la madre, es bastante habitual que la gripe se complique y pueda llegar a una neumonía. Estando embarazada tu sistema inmunológico no tiene la misma capacidad a la hora de combatir enfermedades ya que este supone un estrés adicional para tu sistema respiratorio y cardiovascular. Durante el embarazo necesitas más sangre y oxígeno (para ti y tu bebé).

Por eso es importante que, aunque no tengas muchas ganas de comer, intentes hacerlo. Mantener una dieta equilibrada, hidratarte con zumos ricos en vitamina C, aliviar la congestión nasal y descansar es esencial si tienes la gripe en las últimas semanas del embarazo.

Contraer la gripe o un catarro antes del parto se asocia con un incremento de las posibilidades de que el bebé sufra malformaciones cardíacas, defectos del tubo neuronal, labio leporino, bajo peso al nacer, partos prematuros e incluso pérdida del embarazo.  En algunos casos, por los riesgos que puede suponer un parto con gripe, se programa una cesárea.

Es importante que, si tienes fiebre, intentes controlarla para que no supere los 38,5º, ya que se desconoce con exactitud de qué manera puede afectar al bebé. Se trata de combatir el virus y de reforzar tu sistema inmunitario.

¿Me puedo vacunar para evitarlo?

Durante el embarazo (o antes de quedarte embarazada si es planeado) debes recibir la vacuna antigripal. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades consideran que las mujeres embarazadas corren mayor riesgo de contraer gripe y presentar las complicaciones relacionadas con esta. Además, las probabilidades que presenten un cuadro de gripe grave que pueda ocasionar un daño a ellas o a al bebé es menor.

Presentar un cuadro de gripe leve no suele ser dañino ni para la madre ni para el bebé.

Para poder ponerte esta vacuna tienes que acudir a tu médico de cabecera. Existen dos tipos de vacunas intigripales, la recomendable para mujeres embarazadas es la vacuna antigripal inyectable. Esta vacuna contiene virus inactivos por lo que no es posible contagiarse a través de la misma. Son aptas y seguras para todas las mujeres, incluso para las que tienen alergia al huevo. Las únicas reacciones adversas que se han podido observar son las típicas: dolor y enrojecimiento de la zona donde se pone o algo de fiebre o malestar general.

Recuerda que, aunque no sea tu primer embarazo, está recomendado vacunarte. Puedes pensar que si ya te has puesto otra vez la vacuna no sea necesario repetirlo, pero no es así. Debes vacunarte en cada uno de tus embarazos. Al comienzo del otoño es cuando suele comenzar la campaña de vacunación en todos los países. Es el periodo ideal para recibir la vacuna, independientemente de que te encuentres en el primer, en el segundo o en el tercer trimestre.

Estas vacunas es normal que lleven una pequeña cantidad de mercurio para conservarse, pero a pesar de las inquietudes, no está demostrado que las vacunas que contienen esta sustancia ocasionen algún daño al bebé. Si tienes alguna inquietud sobre la vacuna, puedes consultar con tu médico.

Si quieres protegerte a ti y a tu bebé y pasar un embarazo sin sustos, entre las semanas 27 y 32 de gestación también se recomienda la vacuna de la tos ferina (si hay riesgo de parto prematuro se puede administrar antes). La tos ferina es una enfermedad grave, puede llegar a ser mortal.

¿Qué otras cosas puedo hacer para intentar evitar el catarro?

Hay muchas medidas que puedes tomar para ayudar a protegerte a ti como a tu bebé contra la gripe, entre ellas nos encontramos:

- Evita compartir alimentos, utensilios o tazas con otras personas.

- Evita el contacto con personas que sepas que ya han contraído la enfermedad.

- Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca.

- Mantenerte adecuadamente hidratada para tener húmedas las mucosas.

- Lávate las manos con frecuencia, usando jabón y agua tibia. Si no tienes la posibilidad de lavarte con agua y jabón, lleva contigo desinfectante de manos y utilízalo.


Te puede interesar:

La aventura del embarazo, para algunas mujeres, empieza cuando afirman "estoy embarazada pero no tengo síntomas" porque en muchas ocasiones, y es totalmente normal, el único síntoma que anuncia el embarazo es la falta de la menstruación.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.