×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas y tratamiento de la tos ferina en niños

Síntomas y tratamiento de la tos ferina en niños

La tos ferina es una infección de origen bacteriano del aparato respiratorio, que se caracteriza principalmente por la aparición de síntomas tales como dificultad para respirar, accesos de tos, vómitos, inapetencia, complicaciones en la alimentación, etc. 

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la tos ferina?

Es una enfermedad sumamente contagiosa que se trasmite por contacto directo a través de las gotitas de saliva. El periodo de incubación es de unos 9 o 10 días, y puede contagiarse desde el momento en el que empiezan a aparecer los primeros síntomas hasta 3 semanas después.  

Aunque la infección puede afectar a cualquier persona, de cualquier edad, es especialmente grave en los niños menores de 6 meses, quienes además no están aún vacunados. En ellos la afección puede complicarse y derivar en neumonía, convulsiones, apneas, retrasos en el desarrollo, encefalopatía, e incluso la muerte.

A pesar de que en nuestro país la mayoría de los niños están vacunados, se ha observado un aumento de los casos de contagio de tos ferina, lo que hace sospechar de una pérdida de inmunidad. Y es que se cree que al cabo de 5 o 10 años se pierde la protección contra la enfermedad. De ahí que los principales afectados sean lactantes de menos de 6 años (que no han completado la vacunación) y adolescentes.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Síntomas de la tos ferina

En la etapa inicial de la enfermedad se asemeja a un resfriado común. Los síntomas son similares y puede confundirse. Si bien, en poco tiempo evoluciona y aparecen los accesos de tos, sibilancias, vómitos, enrojecimiento de la cara, etc. La intensidad de la tos varía en función de la edad de quien lo padece, siendo más fuerte cuanto más pequeño es el niño.

Los síntomas pueden prolongarse a lo largo de 2 a 6 semanas.

 

Medidas para tratar la tos ferina

Identificar los casos y posibles contagios entre personas cercanas y familiares. Especialmente bebes menores de 1 año, niños mayores sin vacunar, embarazadas en el último mes de gestación, niños con enfermedades crónicas graves.

Ausentar al niño de la guardería o el colegio al menos los primeros 5 días.

En los mayores de 7 años que estén vacunados, no se recomienda ninguna otra medida adicional.

Aunque existen antibióticos que pueden reducir la duración de los síntomas, cuando la enfermedad es diagnosticada, éstos ya no tienen efecto, por lo que su administración es prácticamente inútil. Los niños menores de 6 meses deben ser ingresados para una observación y seguimiento médicos, donde se les aplicarla el tratamiento que se considere oportuno. 


Fecha de actualización: 17-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.