×
  • Buscar
Publicidad

¿En qué consiste un parto velado?

¿En qué consiste un parto velado?

Aunque los casos son rarísimos y se dan más en los nacimientos naturales el parto velado existe y debes conocer qué es y qué significa exactamente nacer con la bolsa intacta, es decir, sin romper y con el bebé rodeado de líquido amniótico, al igual que estuvo en el útero materno. ¿Es posible?

Publicidad

Por supuesto, y aunque al principio al escucharlo pueda resultarnos un gran mito en realidad no lo es porque nacer con la bolsa amniótica íntegra o intacta es posible, aunque también es muy pero que muy poco infrecuente. Nacer de esta manera es lo que se conoce como parto velado, un gran acontecimiento, sin duda, extraordinario. Pero ¿cómo sucede esto?

 

Pues bien, cuando una mujer se pone de parto lo más normal es que se rompa la bolsa que envuelve al feto, es decir, ese saco o esa bolsa amniótica de aguas, que se trata en realidad de una membrana muy fina que contiene el líquido que rodea al feto durante todo el embarazo. Lo cierto es que su función es completamente protectora porque al rodear al bebé que se encuentra nadando en ese líquido lo que hace es amortiguar los golpes evitando así en la medida de lo posible las lesiones al bebé a la vez que le va protegiendo de la presión que pueden ejercer los órganos internos de la madre.

 

¿Qué más le va a permitir dicha bolsa? Moverse libremente dentro del útero materno, favoreciendo el desarrollo músculoesquelético. Además, dicha bolsa también va a aislar al bebé impidiendo que lleguen hasta él, por supuesto, miles y miles de microorganismos y gérmenes que pueden causar algún tipo de enfermedad o infección al bebé. La bolsa de aguas es una pequeña membrana que contiene al feto, y gracias a la cual se mueve el bebé dentro del útero desarrollándose por completo, pero ¿siempre se rompe?

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

La realidad es que esta no siempre se rompe, a pesar de que el proceso de parto ya haya empezado. En otras ocasiones, esta se rompe antes de tiempo. En ese caso, por ejemplo, la futura madre deberá ir al hospital cuanto antes por un posible riesgo de infecciones. El problema es que como romper aguas suele ser uno de los principales indicadores de que se ha desencadenado el parto, esto suele ser bastante raro porque en el caso de los partos velados las aguas en realidad no se rompen hasta después de que los bebés hayan nacido.

 

¿Con qué frecuencia se producen los partos velados?

 

Los partos de este tipo son sumamente raros. De hecho, se calcula que solamente ocurren en uno de cada 80.000 nacimientos, y si es cesárea el porcentaje es mucho menor, pues si se producen son en partos naturales y no en partos con cesáreas, aunque puede darse algún caso. No es lo común porque, tal y como afirman los expertos, enseguida se rasga la bolsa en una cesárea.

 

Pero ¿qué pasa en el caso contrario? Es decir, cuando la bolsa se rompe antes de tiempo…

 

En muchas ocasiones lo que sucede es que la bolsa amniótica se rasga antes de la fecha probable de parto, y la mujer embarazada comienza a notar una especie de goteo. Si esto pasa lo mejor será acudir cuanto antes al hospital porque existe un riesgo de infección muy elevado. La mujer lo que deberá hacer, no obstante, será mantener reposo absoluto, ser tratada con antibióticos. Es probable también que se dé un parto prematuro. Además, se deberá acudir a urgencias también si cerca de la fecha probable de parto la madre rompe aguas de manera natural y aun así en veinticuatro horas posteriores no se ha desencadenado todavía el parto.

 

 

Aunque además de parto velado, a este tipo de acontecimiento en la cultura popular se le conoce con apelativos como “nacer con velo”, “nacer enmantillado”, “con el manto de la virgen”, o con “zurrón o toquilla”. Un tipo de parto que, como ya veíamos, no tiene por qué acarrear ningún peligro para el bebé siempre y cuando los médicos rompan la bolsa instantes después del nacimiento con el objetivo de pinzar cuanto antes el cordón umbilical y provocar la respiración. Además, hay que tener en cuenta también que cualquier trastorno que el feto tenga al nacer lo podría también haber padecido si el saco amniótico se hubiera roto antes del alumbramiento.

 


Te puede interesar:

La fecha probable de parto se calcula añadiendo 280 días (40 semanas) a la fecha del primer día de la última regla de la mujer gestante.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.