Deporte después de una cesárea

Deporte después de una cesárea
comparte

Son muchas las dudas que nos preocupan cuando acaban de someternos a una operación quirúrgica como es la cesárea. La extracción del feto del vientre de la madre mediante una incisión en la pared abdominal y uterina puede suponer algunas complicaciones.

Como sabemos, la decisión de una cesárea elegida por deseo propio es exclusivamente nuestra y debemos pensárnoslo bien teniendo en cuenta siempre, como decíamos, los posibles riesgos y complicaciones que puedan aparecer. Es fundamental que sopesemos y reflexionemos de manera objetiva y crítica en relación con todos los argumentos a favor de un parto natural y una cesárea.


Una vez estemos seguras de someternos a ella, debemos tener en cuenta que pasado todo este proceso el tiempo de recuperación es algo lento. Cualquier pequeña acción como levantarnos de la cama o ligeros movimientos que supongan algo de esfuerzo abdominal nos costará trabajo. Esto significa que debemos tener paciencia ante el empeño de adelgazar o de simplemente estar en forma. De hecho, hemos de ser conscientes de que, al haber cortado los músculos anteriores del abdomen, tardaremos más tiempo en perder la tripa.


Lo más conveniente es que hasta pasado un mes y medio aproximadamente no se retomen las actividades habituales y, por supuesto, si de lo único que tenemos ganas ahora es de ponernos en forma, tendremos que hacerlo de forma paulatina y adoptando ciertas precauciones. De todas formas, siempre será nuestro ginecólogo quien deba valorar el estado de la zona que tenemos afectada e indicarnos cuándo es realmente el momento para comenzar a hacer ejercicio de nuevo.

No te puedes perder ...


A pesar de que la mayoría de los especialistas médicos coinciden en que lo más recomendable es esperar unos dos meses, es muy importante obtener siempre esa “autorización” profesional para evitar cualquier tipo de riesgo. Como sabemos, ninguna operación y posterior recuperación es igual a otra, por lo que debemos hacer caso únicamente a lo que nos diga nuestro médico.


Por su parte, y aunque la mayoría de los médicos especializados hablen de dos meses de recuperación tras la cesárea, desde el Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos (ACOG, por sus siglas en inglés) afirman que es posible reanudar el ejercicio de manera gradual tan pronto como nuestro médico nos lo autorice. En ocasiones, este puede, por ejemplo, recomendarnos que esperemos hasta el control posparto de la semana sexta para ver cómo estamos.


Aunque la incisión de una cesárea, como decíamos, toma por lo menos varias semanas para sanarse y después de eso tenemos que esperar un tiempo antes de comenzar a hacer ejercicio, es recomendable hacer caminatas a paso lento porque esto ayuda a la recuperación y contribuye además a prevenir coágulos de sangre y otras complicaciones.


En cualquier caso, y sea el tiempo que sea el que necesitemos para recuperarnos, hemos de ser conscientes de que nuestros músculos y articulaciones estarán todavía algo flojos durante al menos cuatro o cinco meses, por lo que hay que evitar además posibles tropiezos o caídas. No obstante, una gran recomendación para volver a hacer ejercicio o realizar algún deporte tras la cesárea es asistir a clases posparto dirigidas por diferentes monitores especializados. Actividades físicas como el yoga o pilates son las que más se aconsejan para las que acaban de ser mamás y quieren recuperar su figura.


No obstante, debemos saber que durante el proceso de recuperación es normal que encontremos algunas barreras físicas, nos agotemos con mayor facilidad o no estemos tan motivadas como lo estábamos antes de quedarnos embarazadas o al inicio de este, por lo que nos puede costar encontrar algo de tiempo, y sobre todo ganas, para hacer ejercicio, pero aunque esto suceda no debemos darnos por vencidas ni impacientarnos ante unos resultados tardíos en la recuperación de nuestra figura, pues todo ello dependerá mucho del propio cuerpo, de si antes de estar embarazadas estábamos más o menos en forma, etc.


Finalmente, es importante prestar especial atención a nuestra alimentación, esencial en la etapa en que comenzaremos a hacer ejercicio, siempre y cuando, como decíamos arriba, hayamos hablado previamente con nuestro médico. Es importante no quedarse con hambre después de cada comida y asegurarnos del aporte extra de hierro, calcio, cinc, yodo, flúor, vitaminas B1, B2 y B6, y ácido fólico, pues durante la gestación nuestro bebé ha hecho buen uso de todos ellos. Estos los encontraremos en los vegetales de hoja verde, en los cereales, los huevos y la carne. También hay que evitar la ingesta de proteínas en horas tardías para favorecer el drenaje de líquidos durante la noche, con lo que contribuiremos a la pérdida de volumen corporal. Y ahora… ¡a practicar!


Te puede interesar:
Muchas personas se preguntan "cuando nacerá mi bebé según la luna" porque están asumiendo que el satélite del planeta influencia de alguna manera en los partos pero no es asi. No hay evidencia científica que relacione las fases de las Luna con los nacimientos.


Fecha de actualización: 27-03-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>