Cómo saber cuándo será el parto

Cómo saber cuándo será el parto
comparte

Tras la confirmación del embarazo la segunda vez que mires el calendario será para calcular cuándo darás a luz. ¿Cómo saber cuándo nacerá el bebé?

La FPP

 

La fecha prevista del parto (FPP) se fija de acuerdo al último periodo menstrual. Los ginecólogos lo calculan a partir de esta fecha porque es casi imposible saber el día exacto en el que se ha concebido y sin embargo casi todas las mujeres saben cuándo tuvieron su última menstruación.

 

Si bien, no todas, especialmente las que no planificaban quedar embarazadas, recuerdan la fecha de su última regla con precisión. En estos casos la mejor forma de estimar cuándo será el parto es mediante una ecografía temprana, por vía vaginal, que desvela el tiempo de embarazo. ¿Cómo? Observando el tamaño del feto, midiendo la longitud desde la cabeza hasta el final de su columna, según el perímetro craneal, etc. En función de estos valores el especialista podrá hacer sus cálculos y fijar el día en el que hay más probabilidad de dar a luz.

 

No obstante, no des demasiada importancia a esta fecha. No es un valor absoluto, sino solo una estimación que servirá para hacerte una idea de la semana o la quincena del año en la que probablemente nacerá tu bebé, siempre, claro, que el embarazo transcurra con total normalidad. Recuerda que solo entre el 4 y el 6% de los bebés nacen en la fecha prevista.

Cómo puede ayudar el padre en el parto

Cómo puede ayudar el padre en el parto

El papel del padre o de la pareja durante el parto está cobrando cada vez mayor relevancia. Los padres quieren acompañar a su pareja y además recibir a su hijo. Desean ser partícipes, colaborar y apoyar a la futura mamá en este emocionante proceso. Y lo cierto es que, cualesquiera que sean las razones que llevan al hombre a querer asistir a este momento, es indudable que su presencia transmite tranquilidad a la embarazada, fundamental para el desarrollo del parto.

 

Igualmente a lo largo del embarazo las ecografías y pruebas rutinarias pueden mostrar un crecimiento del bebé mayor o menor de lo esperado, por lo que la fecha de parto puede ser recalculada.

 

Calcular cuándo será el parto

 

Aunque en teoría es imposible saber con exactitud cuándo va a nacer un bebé (al no ser que se provoque artificialmente el parto), en la práctica se utilizan tres métodos básicamente para conocer la  fecha aproximada:

 

1. Contando 9 meses desde la fecha de concepción.

 

2. Como no todos los meses tienen la misma duración ni el día de la concepción es tan sencillo de asegurar, el cálculo del embarazo se realiza en semanas, lo que arroja una fecha más precisa, sumando 38 semanas a la fecha de la última regla (FUR) o bien 266 días.

 

3. Sumando 7 días a la FUR y restando 3 meses.

 

Algunos factores que pueden condicionar la puntualidad del parto

 

La cantidad de factores que intervienen en el nacimiento de un bebé es tan grande que la probabilidad de que el niño llegue al mundo en la fecha fijada es realmente baja. Entre algunas de las circunstancias que pueden alterar la previsión están:

 

- La edad de la madre: Es incuestionable que el cuerpo no reacciona de la misma forma a una edad que a otra. Aunque un embarazo pasados los 35 años no tiene por qué suponer ningún problema, las mujeres que dan a luz después de esta edad tienen más riesgo de tener un parto prematuro. 
 

- Patologías: Algunas enfermedades previas al embarazo o adquiridas durante el mismo pueden provocar partos prematuros: infecciones, placenta previa, malformaciones uterinas, diabetes gestacional, preeclampsia, tabaquismo, obesidad, alcoholismo, incompetencia cervical, etc. Del mismo modo el embarazo puede prolongarse más allá de las 42 semanas, aunque las causas por las que no se desencadena el parto son desconocidas. En estos casos, cuando se sobrepasa el término, el feto corre un grave peligro y se suele provocar el parto.
 

- Inducciones artificiales del parto: También algunas circunstancias especiales pueden requerir adelantar la fecha del parto, citando a la gestante un día y fecha determinados para provocar el nacimiento de manera artificial o trayendo al mundo al niño por medio de una cesárea.
 

- Esfuerzo físico: Algunos movimientos y ejercicios pueden provocar que el bebé se coloque en posición de parto. Subir escaleras o hacer el amor pueden desembocar contracciones y adelantar el parto.
 

- La luna. A pesar de ser una creencia popular, son varios los estudios serios que avalan la teoría del influjo de la luna sobre los partos, concluyendo que en el periodo comprendido desde el último cuarto creciente hasta la luna llena nacen más niños.
 

- Alimentación: Dicen que algunos alimentos como la comida picante, la piña o las infusiones de hojas de frambuesa tienen la propiedad de adelantar el parto.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×