×
  • Buscar
Publicidad

¿En qué semana del embarazo hay mayor riesgo de aborto?

¿En qué semana del embarazo hay mayor riesgo de aborto?

Al enterarse la pareja que está esperando un bebé, junto con la felicidad viene implícita cierta preocupación ante el riesgo de aborto que existe en las primeras semanas de embarazo. Aunque no es lo habitual, sí se puede dar el caso, especialmente antes de la semana 8 de gestación.

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo se producen los abortos?

El inicio de la formación del feto genera un especial cuidado del embarazo. El aborto espontáneo, o natural, es la pérdida del bebé en las veinte primeras semanas de embarazo, ya que a partir de aquí si pasara algo se consideraría parto prematuro. La mayoría de los abortos suceden durante las primeras semanas de gestación. El desarrollo del feto se detiene antes de que tenga capacidad para vivir fuera del útero materno y, en muchas ocasiones, algunas mujeres ni siquiera son conscientes de que están embarazadas ya que el aborto se produce antes de que lleguen a realizarse un test de embarazo.

La mayoría de los abortos, por tanto, se producen durante el primer trimestre, especialmente en las primeras 8 semanas, cuando ocurre la división e implantación del óvulo fecundado y la formación de las primeras estructuras y órganos del bebé. Sin embargo, dependiendo de la semana en que ocurra se le denomina de una manera u otra. Si se produce un aborto antes de las diez primeras semanas de embarazo se le denomina aborto precoz, entre la semana 11 y la 20 es conocido como aborto tardío, y pasadas las veinte semanas, ya es un parto prematuro.

Los médicos mencionan que las pérdidas son menos probables por encima de la semana 16, pero el periodo crítico varía en cada caso dependiendo de la patología de base, el tipo de embarazo (único o múltiple) y el estado de salud de la paciente.
 

¿Por qué se producen los abortos?

No te puedes perder ...

Y tambien:


El primer trimestre tiene varios elementos importantes: desde el punto de vista estadístico de la medicina, en este se pierde casi el 30 por ciento de los embarazos. Esto sucede, según los especialistas, por problemas genéticos, de mala implantación o alteraciones anatómicas que se manifiestan con pérdidas tempranas.

Además, se está dando el proceso de formación fetal. Se produce la implantación del blastocisto en el endometrio, se forma la placenta y alguna alteración puede llevar a pérdidas.

Las causas de aborto son multifactoriales, en ocasiones incluso imposibles de identificar. Aun así, hay factores tanto maternos como fetales que pueden comprometer el seguimiento de la gestación.

Entre las causas maternas se encuentran: alteraciones uterinas, enfermedades sistémicas o infecciosas, trastornos endocrinos, inmunológicos, factores ambientales, estados de desnutrición, etc., mientras que entre las causas fetales se dan con mayor frecuencia anomalías congénitas del feto producidas por fallos cromosómicos en los primeros estadios de gestación, así también como anomalías genéticas no cromosómicas.
 

¿Se puede evitar un aborto?


Algunos abortos no podemos sospecharlos o manejarlos; otros sí se podrían evitar modificando ciertas actividades en las madres, pero sin una evaluación preconcepcional puede ser muy tarde si existe una amenaza de aborto. Lo ideal es que la mujer que desea concebir asista a una consulta previa con el obstetra para evaluar su condición y detectar alteraciones que podrían representar riesgos para el embarazo, pues son potencialmente corregibles o modificables para tener mejores probabilidades en la futura gestación. Por eso, lo primero que se debe hacer es acudir al ginecólogo antes de la fecundación para que este realice una serie de pruebas (hemograma, análisis hormonales, ecografía vaginal…) para comprobar que no existe ningún problema que pueda dificultar la implantación o el desarrollo correcto del feto.

Si bien es imposible impedir que se produzca un aborto espontáneo, hay precauciones que puede tomar la embarazada, tanto antes como durante el embarazo, para reducir el riesgo de aborto en las primeras semanas de gestación.

Por esto, antes de la semana 9 se sugiere cuidarse de consumir sustancias que puedan ser teratogénicas (que generan defectos congénitos). Por ejemplo, las drogas androgénicas y el alcohol; alimentos que pueden contener bacterias y parásitos que causan abortos a causa de enfermedades como la listeriosis o la toxoplasmosis; rayos x; sustancias dañinas como los metales pesados…

Si se produjera una amenaza de aborto es muy importante seguir al pie de la letra las indicaciones médicas. En algunos casos de amenaza de aborto es posible detener el proceso mediante medicamentos progestágenos que contienen progesterona, reposo y evitando las relaciones sexuales.

No obstante, no siempre es posible evitarlo. La parte buena es que, en la mayoría de las veces, es posible lograr un embarazo sin problemas una vez la mujer se recupera y vuelve a intentarlo.


Fuentes:

Medline Plus: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001488.htm

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/pregnancy-loss-miscarriage/symptoms-causes/syc-20354298

Fecha de actualización: 01-07-2020

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.