¿Cuándo empezar con los antiestrías durante el embarazo?

¿Cuándo empezar con los antiestrías durante el embarazo?
comparte

A pesar de que el embarazo es una época maravillosa, este proceso conlleva también una serie de cambios, en ocasiones algo molestos. El cuerpo de toda mujer va preparándose lentamente durante el proceso de gestación y se modifica bastante, por lo que la piel se va estirando cada vez más y más.

Las líneas más o menos gruesas que se van formando en ella, dando la impresión de roturas de los tejidos subcutáneos, es lo que conocemos como estrías y éstas suelen aparecer conforme el bebé va creciendo dentro del cuerpo de cada mujer. En este caso las estrías pueden aparecer o bien en el abdomen o bien en los senos.


Cuando éstas se forman, al principio poseen un color violeta o púrpura, lo que nos indica que la dermis aún tiene riego sanguíneo, pero una vez éstas ya no tienen riego son de un tono más bien nacarado, es decir, blanquecino. Existen dos tipos distintos de estrías:


Estrías de distensión o trioque. Son las estrías que se observan en las mujeres embarazadas, en personas con obesidad que han perdido peso de una manera drástica y en patologías como el síndrome nefrítico o ascitis. La ascitis es la acumulación del líquido seroso en la cavidad peritoneal (membrana que reviste el interior de la cavidad abdominal). 

Los sueños durante el embarazo

Los sueños durante el embarazo

Durante el embarazo los sueños de la mujer tienden a ser mucho más frecuentes y extraños; convirtiéndose, incluso, en pesadillas que pueden llegar a preocupar a las futuras mamás. Sueños sobre la salud del bebé, acerca del término del embarazo o sobre su futura responsabilidad como madre. 


Estrías purpúreas de color violeta o rojo oscuro. Estas estrías se producen por la producción excesiva de cortisol y pueden ser creadas por el consumo prolongado de corticoides farmacéuticos. Además, las estrías purpúreas son un signo característico del Síndrome de Cushing o hipercortisolismo, una enfermedad provocada por el aumento de la hormona cortisol.


Desde un punto de vista fisiológico, las estrías son causadas por el estiramiento de las capas medias e internas de la piel debido al embarazo, la pubertad, el crecimiento rápido y también por el aumento repentino de peso o musculación. Alrededor del 70% de las embarazadas tiene estrías de distensión o trioque. A pesar de que exista un porcentaje no tan bajo de mujeres (30%) que no llegan a tenerlas es importante cuidar siempre la piel para evitarlas en el caso de vayan a aparecer. ¿De qué manera? Pues bien, lo primero que ha de estar claro es que para mitigar las molestias y disminuir todos estos cambios en la piel es fundamental hidratarla constantemente con algunas cremas específicas. Es cierto que nada más quedarnos embarazadas los cambios que podemos notar son mínimos o incluso, en algunas ocasiones, nulos. Sin embargo, utilizar las cremas antiestrías cuanto antes es lo más adecuado.


Se aconseja utilizar las cremas antiestrías una vez al día desde la primera semana de embarazo durante los dos primeros meses de éste y después, aproximadamente en la semana 10, hacerlo dos veces al día para conseguir la piel elástica y tonificada que se desea. Cuanto antes se coja el hábito mejor, pues así también la piel estará preparada para acoger todos los cambios que le acontecerán.


¿Y cuándo es el mejor momento para ello? Lo idóneo es aplicarse la crema antiestrías nada más salir de la ducha ya que al estar tan limpia la piel, ésta se absorberá más fácilmente. Pero ¿qué tipo de crema se debe usar? El cuerpo de cada mujer es distinto, y por eso el tipo de crema que usen también lo será, ya que no todas las cremas antiestrías pueden adaptarse a todo tipo de piel y a sus necesidades. No obstante, es importante recordar que algunos componentes como la rosa de mosqueta, el aceite de almendras, los bioestimulantes y la vitamina E son totalmente necesarios en ellas.


De hecho, aunque la mejor opción son los aceites vegetales puros como el de oliva, el de germen de trigo, el de sésamo o el de argán, sin duda el más efectivo para tratar, prevenir y minimizar las estrías es el aceite de rosa de mosqueta puro. Las texturas oleaginosas (que contienen aceite) son perfectas prácticamente para cualquier embarazo, pues éstas contienen altas dosis de vitamina E y otros muchos nutrientes que consiguen mantener la piel sana y elástica y, además, su lenta absorción obliga a recurrir al masaje aportando sensaciones agradables tanto para la madre como para el bebé.


Al principio lo ideal es comprar un bote pequeño de crema antiestrías para probar en una pequeña parte del cuerpo y comprobar que no produce alergia ni irritaciones, y esto es muy importante ya que durante el embarazo las mujeres suelen tener más alergias que las mujeres que no están embarazadas. Se comenzará además incidiendo en la zona de los pechos, el abdomen, los brazos y los muslos, que suelen ser las zonas con mayor tendencia a la aparición de estrías.


Y para hidratar mucho más nuestra piel y prepararla en esta gran etapa, se deben beber, como mínimo, dos litros y medio de agua al día, seguir una dieta rica en frutas y verduras y hacer ejercicio, algo que también ayudará a controlar el aumento de peso durante la gestación. Es completamente necesario vigilar adecuadamente el peso durante el embarazo ya que una de las causas más comunes de la aparición de estrías en esta etapa se debe a las subidas bruscas de peso. Además, si tonificamos nuestro cuerpo con ejercicio suave como el yoga o el pilates la probabilidad de la aparición de estrías también será menor.


Todo este tema de las estrías resulta bastante complicado ya que dependen mucho de la genética y del tipo de piel que se tenga, pero lo que está claro es que cuanto antes se empiecen a usar, mucho mejor. No obstante, antes de aplicar cualquier tipo de crema antiestrías hay que ser conscientes de que se debe preguntar al obstetra cuál es el mejor momento para comenzar a aplicarse cosméticos.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar