Cómo tratar las estrías en el embarazo

Cómo tratar las estrías en el embarazo
comparte

¿Estás embarazada y te han salido estrías en la zona del abdomen, los pechos o los glúteos? Es importante que las trates cuanto antes ya que mientras son rojas es más fácil eliminarlas, pero si se vuelven blancas, será mucho más complicado. Te contamos qué debes hacer para evitar que estas feas cicatrices se queden en tu piel para siempre.

Durante el embarazo todo nuestro organismo se ve expuesto a muchos cambios y alteraciones y, sin duda, uno de los órganos que más se ve afectado es la piel. Las hormonas afectan a la pigmentación y las glándulas sebáceas, pero también es muy común que aparezcan estrías a causa del estiramiento brusco de la piel en algunas zonas del cuerpo, especialmente aquellas cercanas al útero, como caderas, glúteos y abdomen, o los pechos, que también crecen mucho en estos meses. 


Cuando las fibras de colágeno de la piel se estiran demasiado pueden llegar a romperse y, en ese momento, crearán unas cicatrices o líneas de color rojizo llamadas estrías. Mientras sean rojas significa que todavía circula sangre por ellas y están inflamadas, es decir, es una herida activa. Este proceso puede durar meses, pero una vez se vuelven blancas, la herida ha cicatrizado y el cuerpo deja de mandar sangre a la zona. En ese momento solo podrán eliminarse con cirugía estética o cremas más fuertes como aquellas que tienen ácidos Alfa-Hidróxidos, tratamientos que jamás deben hacerse durante el embarazo.

No te puedes perder ...


Aunque las estrías pueden aparecer en cualquier momento de la gestación, son más habituales a partir del segundo trimestre de embarazo, cuando la tripa empieza a crecer y crecer para alojar al bebé que engorda dentro de ella. Asimismo, debes saber que las estrías aparecen hasta en un 50% de las gestantes y que hay ciertos factores que predisponen a su aparición, como la herencia genética (si tu madre tuvo estrías en sus embarazos), coger demasiado peso en el embarazo, tener un embarazo múltiple o padecer polihidramnios (exceso de líquido amniótico).


El mejor tratamiento contra las estrías es la prevención, por eso se aconseja a todas las mujeres que se quedan embarazadas adoptar una serie de medidas desde el primer momento para evitar su aparición:


1- Engordar de manera gradual y el peso justo. Intenta no comer por dos, sino de manera adecuada y sana, evitando las comidas grasas y los azúcares para no coger más peso del recomendado, no solo por tu apariencia, sino también por temas de salud.


2- Darse crema hidratante para mantener la piel elástica y humedecida y evitar que las fibras de colágeno se rompan. Debes aplicarte la crema tras cada baño dando un buen masaje. Se recomienda usar cremas con vitamina A, que ayudan a la piel a soportar el estiramiento. El aloe vera también es muy aconsejable ya que aporta elasticidad a la piel. También puedes usar desde el principio de la gestación una crema antiestrías que te ayude a evitar su aparición.


3- Haz ejercicio suave de manera regular para ayudar a controlar el peso y mantener tu piel sana.


4- Por último, es importante que bebas mucha agua para mantenerte hidratada por dentro y por fuera y que sigas una alimentación sana rica en frutas y verduras. Incluye alimentos ricos en vitamina A (como los productos lácteos o las zanahorias), vitamina E (verduras y cereales), vitamina C (cítricos, tomates) y ácidos grasos esenciales (presentes en verduras, aceites vegetales o pescado) que favorecen la producción de colágeno.


¿Cómo tratar las estrías si aparecen?
 

Si a pesar de todos tus cuidados las estrías hacen su aparición, es conveniente que tengas en cuenta que algunas no se notarán tras el parto ya que la pigmentación de tu piel se aclarará, por lo que algunas apenas dejarán marca. Además, como hemos dicho, mientras sean rojas son más fáciles de eliminar, así que, si te han salido estrías rojas, ponte manos a la obra y sigue estos consejos:


1- Aplícate en las zonas afectadas cremas antiestrías que se puedan usar en el embarazo. Las mejores son las cremas naturales con aloe vera, manteca de karité o rosa de mosqueta, sustancias naturales que ayudan a mantener la elasticidad de la piel y fabricar colágeno. Aplícatelas dando un suave masaje unas 3 veces al día. Recuerda que algunas cremas contienen sustancias peligrosas en el embarazo, como el ácido glicólico o el retinol A, por lo que no debes usarla estos meses, tendrás que esperar a dar a luz.


2- El zumo de limón ayuda a reducir las estrías. Solo tienes que frotar zumo de limón sobre ellas, dejar que penetre hasta las capas más profundas y luego enjuagar con agua fría.


3- Es importante que sigas los consejos antes indicados para la prevención ya que también ayudan a disminuir las estrías y evitar que salgan más, como seguir una dieta sana, no coger mucho peso, beber mucha agua, hidratar bien la piel, etc.


Durante el embarazo no debes hacerte ningún tratamiento estético ya que pueden afectar al desarrollo del feto o al curso de la gestación, por lo que solo podrás usar las cremas antes indicadas o remedios naturales como el zumo de limón, el aloe vera, la manteca de karité o la rosa de mosqueta. Una vez hayas dado a luz, si las estrías se siguen notando mucho y quieres deshacerte de ellas, puedes recurrir a tratamientos como el láser, que ayuda a producir más colágeno y recuperar la elasticidad de la piel; o el peeling quirúrgico, que también sirve para aumentar la producción de colágeno de la piel. 

 

 


Te puede interesar:
Los colores de los ojos funcionan genéticamente de manera igual que los del cabello. Los genes para los colores más oscuros son dominantes, lo que implica que los rasgos (o fenotipos) oscuros tienen prioridad sobre los rasgos codificados por genes de un color más claro.


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 22-10-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>