×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo elegir ropa de premamá y de maternidad?

¿Cómo elegir ropa de premamá y de maternidad?

¿Qué ropa es la más adecuada para el embarazo? Eso depende de los gustos de cada mujer. Algunas prefieren esconder su embarazo o llevarlo con mayor discreción y otras ya lucen ropa premamá desde el día en que confirman su estado. 

Publicidad

Índice

 

Consejos para comprar la ropa de embarazo

Con independencia del estilo o preferencias de cada una, lo importante, en este periodo, es llevar prendas que se acomoden al crecimiento de la barriga. Lo que no quiere decir que sea necesario destinar mucho presupuesto a llenar el armario de ropa de maternidad.

Antes de lanzarte a renovar tu vestidor, echa un vistazo entre las perchas para revisar qué puedes salvar y utilizar durante tu embarazo: Rescata blusones sueltos, vestidos de vuelo, sin cintura, leggings o mallas, vaqueros y faldas de cadera baja para los primeros meses, jerséis anchos, camisetas grandes o elásticas. Cuando hayas acabado con tu armario, continúa con el de tu pareja. Si es más grande que tú, no dejes de probarte sus camisas o jerséis, abrigos, cinturones, incluso sus pantalones vaqueros.

Recurre también a amigas que hayan estado embarazadas y te puedan prestar algo de ropa, y que evidentemente ya no usen.
 

Básicos que no pueden faltar en tu armario premamá

No te puedes perder ...

Juegos en la nieve

Juegos en la nieve

Con el frío llega la nieve a muchos lugares, uno de los entretenimientos más divertidos para los niños. Para algunos este invierno supone incluso su primera experiencia con ella. Olvida el miedo a los resfriados, abrígales bien, ponles el calzado adecuado y sal con ellos a disfrutar de la nieve.
Te ofrecemos, más allá de la guerra de bolas, varias ideas para que paséis un estupendo día invernal

Y tambien:


A partir de aquí nuestro consejo es que inviertas en algunas prendas básicas que utilizarás durante casi todo el embarazo y seguramente varios meses después del parto:


-          Vaqueros o pantalones para maternidad: Con cinturilla baja y ajustable. Se estiran y reducen la tensión en la zona lumbar y abdominal, además suavizan la silueta. Hay un sinfín de modelos: jeans, elásticos, de traje, fluidos, etc. Si es verano no olvides adquirir unos shorts o pantalones cortos premamá.

-          Bañador o biquini: Si el embarazo coincide con las épocas de más calor, contar con un traje de baño es imprescindible. También si has optado por hacer natación.

Si te decantas por un bañador, te recomendamos hacerte con uno de maternidad, ya que suelen estar diseñados con sujeción extra, tanto en las copas como en la espalda. Además están confeccionados con tejidos elásticos que se adaptan perfectamente al crecimiento de la tripa.

Si utilizas biquini y quieres llevar la tripa descubierta no es necesario que adquieras uno premamá, si bien, posiblemente, y en especial si has pasado ya el ecuador del embarazo, tus pechos habrán aumentado por lo menos una talla. Asegúrate de que la parte superior del biquini tenga un buen soporte, que las copas sean generosas y que la braguita se ajuste por debajo de la barriga.

-          Camisetas blancas y/o negras: Nada más básico, versátil y útil que una camiseta blanca o negra que combine con todo y puedas lucir en casi cualquier ocasión. Como son baratas te aconsejamos que compres al menos un par de ellas de cada color. Elígelas amplias o elásticas. Podrás ponértelas debajo de blusones, de camisas sueltas o desabrochadas.

-          Sujetadores de embarazo o lactancia: Un buen sostén que sirva de soporte, especialmente en las últimas semanas de embarazo, es primordial. Evitará dolores en las mamas en esta fase en la que las dimensiones del pecho habrán aumentado considerablemente. Pon atención en la talla y escoge la correcta (normalmente suele ser una talla y copa mayor de la habitual, pero varía de una mujer a otra por eso lo ideal es que lo adquieras en el momento en el que lo necesites y te lo pruebes para comprobar su comodidad. En el momento de comprarlo debe ir abrochado en la posición más estrecha, para que haya margen y pueda adaptarse a medida que crece la talla).

La ropa íntima deberá permitir el paso del aire y ser confortable. Si el pecho es muy grande tal vez prefieras dormir con sujetador. Invierte en sujetadores de calidad.

-          Adaptadores de sujetadores: Es un sistema para ganar unos centímetros de talla al sujetador. Se enganchan al cierre trasero y permite extender el contorno del sostén. Es perfecto para los primeros meses en los que el pecho empieza a incrementar de tamaño, pero aún no se ha cambiado de talla.

-          Faja o cinturón de embarazo: Más que una faja compresora, que está totalmente contraindicada en este periodo, es un cinturón ancho de tejido elástico que se lleva sobre la tripa y hace la función de soporte, a la vez que cubre la barriguita incipiente que va asomando con los tops más cortos.

-          Calcetines o medias de embarazo: De comprensión, flexibles, con cinturillas extensibles. Favorecen la circulación de piernas y pies, evitan varices y arañas vasculares, reducen la fatiga. También ayudan a aliviar los pies doloridos y la hinchazón leve o la retención de líquidos. Utilízalos sobre todo si tu trabajo requiere que permanezcas bastante tiempo de pie. En verano pueden ser útiles para prevenir la hinchazón por el calor. Búscalos de tejido ligero y transpirable.

-          Zapatos: Los pies durante el embarazo se agrandan, se ensanchan o se hinchan. Algunas mujeres afirman haber aumentado 1 o 2 tallas mientras estaban embarazadas. Tenlo en cuenta a la hora de comprar zapatos en este momento. Quizás es mejor idea dejarlo para después del parto. Opta por tacones medios y cómodos. Y evita las botas altas en invierno que presionen tobillos o pantorrillas. En verano elige calzado abierto o que transpire.

En cuanto a los tacones, si se está acostumbrada a ellos no hay motivo para apartarlos, siempre y cuando su altura o forma no comprometan la estabilidad ni provoquen dolores de espalda. No olvides que aunque suelas utilizarlos, embarazada soportas más peso y tu centro de gravedad habrá cambiado.

-          Abrigo: Puede ser que los abrigos o chaquetones que usabas antes de estar embarazada ya no te quepan o no cierren, sobre todo si eran entallados. Si no quieres comprarte un abrigo premamá, puedes recurrir a bufandas largas o amplios chales para cubrir la parte abierta o bien adquirir uno de corte ancho o recto, sin cintura, oversize o acampanado, que puedan usarse también después del embarazo. En las estaciones intermedias, puedes probar a usar un poncho que tan de moda están.

-          Ropa premamá para hacer deporte: Si estás haciendo ejercicio, cosa muy recomendable, también te habrás percatado que vestirse de forma adecuada a partir del segundo o tercer trimestre resulta un tanto difícil, también en este terreno. Existen líneas deportivas de ropa de maternidad, pero si no quieres gastar dinero en ella, elige pantalones de chándal anchos con cintura baja y camisetas amplias o elásticas y un buen sujetador deportivo especial de embarazo o de lactancia.


Fecha de actualización: 08-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.