×
  • Buscar
Publicidad

En busca del traje de baño perfecto

En busca del traje de baño perfecto

El verano ya está aquí, pero también uno de los momentos más temidos por la mayoría de las mujeres: enfrentarse a la visión de un cuerpo semidesnudo hasta ahora oculto durante meses bajo capas de ropa. Si a esto le añadimos una prominente barriga, es lógico que lo primero que se te pase por la cabeza sea huir a Groenlandia a pasar el verano. Pero tranquila, tu embarazo no debe suponer un obstáculo para disfrutar de un descanso a orillas del mar

Publicidad

Indice

 

Comodidad y estilo para un momento único

Los trajes de baño para las futuras mamás han recorrido un largo camino hasta hoy y actualmente es fácil encontrar bañadores o biquinis que además de cómodos sienten bien y… sigan la moda. ¡Este verano luce con orgullo tu barriga!

Hace algún tiempo solía ser difícil encontrar bañadores especiales para embarazadas, cuyos diseños siguieran las tendencias de la moda y no fueran aburridos, anticuados, cursis o te hicieran parecer parte del elenco del ballet de hipopótamos de la película Fantasía.

Afortunadamente aquellos tiempos son historia y hoy lejos de esconder –infructuosamente- la barriga, son cada vez más las mujeres que presumen de embarazo también en el agua.

Si bien algo no ha cambiado: a la hora de escoger un bañador o un biquini no debes olvidar que tu cuerpo no es el mismo de antes y ahora entre tus prioridades deben figurar la comodidad y la sujeción. No te asustes. La moda, no está reñida con estas palabras.
 

Buscando el bañador perfecto

No te puedes perder ...

Y tambien:

Lo primero a tener en cuenta es olvidarte de encontrar una prenda que disimule tu tripa o te haga parecer más delgada. Aunque dependerá de lo avanzado de la gestación, es más que probable que no lo consigas. Busca, mejor, aquellos que recojan tus nuevas formas y sobre todo que te resulten cómodos.

Para mostrar tu nuevo cuerpo, acentúa lo positivo: tus envidiables curvas y turgente pecho. Elige aquellos que se adapten a los cambios de tu figura durante al menos los siguientes 4 meses.

Busca bañadores que cuenten con sujeción en tres zonas clave: pecho, caderas y barriga.

Si tienes el pecho grande no dudes en pedir uno reforzado con aros. Lo agradecerás.

Tus caderas también se transformarán en este periodo. Comprueba que la prenda sea flexible en esa zona.

En lo que respecta a los materiales te aconsejamos los elásticos, como la lycra, que se expandan contigo y no te compriman. ¿Los colores? El negro es una excelente elección, está de moda y estiliza la figura, prueba también con el marrón oscuro u otros colores lisos. Si bien estar embarazada en verano no significa que debas camuflarte en el entorno utilizando exclusivamente tonos oscuros y aburridos. Si prefieres darle color a tu verano inclínate por colores sólidos y vivos.

Si te decantas por los estampados, evita los diseños demasiado atrevidos o excesivamente vistosos en favor de dibujos preferiblemente pequeños y discretos. Huye de las rayas horizontales muy gruesas y los lazos o volantes a la altura de la barriga o las caderas, que solo harán que parezcas todavía más ancha.
Pero recuerda que la mejor manera de encontrar tu traje de baño ideal es probándotelo.


¿Bañador o biquini?

Tal vez, especialmente si estás en los últimos meses, no te apetezca mostrar a los cuatro vientos tu barriga. En ese caso opta por bañadores enteros, pero siempre teniendo en cuenta los consejos anteriores.

El biquini es una buena opción si te sientes cómoda con ellos. Además es mucho menos engorroso cuando tengas que ir al cuarto de baño. Y puedes combinar ambas partes según tu gusto.

Pero si no te convence ninguna de las dos alternativas, lo tuyo son los tanquinis, un traje de baño de dos piezas compuesto por una braguita y una especie de camiseta que reúne las ventajas de ambos.


A cada problema, una solución

Piernas cortas: Para alargar visualmente tus piernas, escoge bañadores escotados en la parte superior del muslo. Ese corte hará “crecer” tus extremidades.

Pecho grande: Si el embarazo ha provocado que hayas aumentado varias tallas de sujetador y no quieres enfatizar esa zona, puedes elegir biquinis en dos tonos. Optando por colores oscuros y lisos para la parte de arriba y claros para la inferior.
 
Pecho pequeño: Si tu problema es el contrario y a pesar de llevar varias semanas de gestación tu busto apenas resalta, prueba con escotes en V para la parte superior y sujetadores con copa que realcen y suban el pecho. También es buena idea que añadas estampados, rayas horizontales, lunares, frunces, volantes, etc. a la parte superior. Huye de los bañadores estilo nadador, con escote cerrado hasta el cuello, ya que aplastan el pecho y provocarán el efecto contrario.

Caderas anchas: Para desviar la atención de unas caderas prominentes, lo ideal es resaltar el pecho, con tonos o texturas más llamativos o con estampados, mientras que la braguita deberá ser lo más discreta posible y preferentemente de pernera corta.


Consejos a tener en cuenta

1. Tu bañador deberá ofrecerte la máxima sujeción en el pecho, tripa y caderas, pero siempre sin comprimirte.

2. Si necesitas un bañador con aros en el pecho, deberás asegurarte de que eliges la talla correcta y no se te clavará a medida que aumente tu busto. Igualmente si la parte de arriba cuenta con refuerzo, comprueba que éste es suficientemente elástico para adaptarse a la evolución de tu pecho.

3. El traje de baño tiene que adaptarse a la talla de tu torso correctamente. Piensa que a medida que tu barriga vaya creciendo, el peso que ésta ejerce hacia abajo puede provocar que los tirantes se te claven en los hombros. Si esto te ocurre, es que has elegido una talla demasiado pequeña.

4. Antes de comprarlo, deberías probártelo y andar con él. Confirma que estás cómoda y el bañador permanece en su sitio, tanto en la zona trasera de las nalgas como en la zona del pecho, adaptándose perfectamente a tus movimientos sin desplazarse ni destaparte inoportunamente.

5. Los bordes y costuras no deben apretarte ni producirte marcas en la piel. No salgas de la tienda sin verificar que los elásticos son firmes pero no aprietan.

6. Si el traje de baño lleva tirantes, elígelos ajustables. El aumento del tamaño y peso del pecho podrían causarte molestias en los hombros.

Una vez que hayas encontrado el bañador perfecto, asegúrate de que te dura todo el verano e incluso otros embarazos, siguiendo unos cuidados básicos: acláralo después de sumergirte en el mar o la piscina para quitar cualquier resto de sal o cloro. Cuando te lo quites lávalo a mano con agua y jabón suave y respeta las instrucciones del fabricante.


Fecha de actualización: 27-05-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.