• Buscar
Publicidad

¿Son necesarios los suplementos vitamínicos durante el embarazo?

¿Son necesarios los suplementos vitamínicos durante el embarazo?

Está demostrado que durante el embarazo existe un déficit de micronutrientes, lo que hace necesario una suplementación vitamínica, además de apoyar la educación nutricional en la embarazada sobre los alimentos ricos en los diferentes nutrientes y en su preparación para que le aporten las diversas vitaminas necesarias para una adecuada nutrición. Es conveniente, siempre que se pueda, comenzar a prepararse antes del embarazo, para que en ningún momento haya carencias.

Publicidad

Indice

 

Tenemos numerosos preparados polivitamínicos en el mercado para cubrir todas las necesidades de vitaminas y oligoelementos. Estos complementos vitamínicos contienen todos los micronutrientes en dosis de apoyo, pero no todos son igual de necesarios; existen 3 que son imprescindibles para el correcto desarrollo. 

 

Yodo

Durante el embarazo es frecuente la insuficiencia de yodo con respecto al que la glándula tiroides necesita durante el embarazo. Es conveniente duplicar las cantidades de yodo ingeridas durante el embarazo y la lactancia. Los suplementosde yodo aumentan la ingesta en 200-300 µg de I/día, y debemos comenzar, siempre que sea posible, antes del embarazo. Para que nos hagamos a una idea de la importancia del yodo, los derechos humanos nos dicen que «Todo niño(a) tiene derecho a un aporte adecuado de yodo para asegurar su desarrollo normal». De especial importancia es el derecho del niño(a) que aún no ha nacido, que nos dice: «Toda madre tiene el derecho a una ingestión adecuada de yodo durante el embarazo, para asegurar que su hijo (a) tenga un desarrollo mental óptimo».

No te puedes perder ...

La depresión durante el embarazo

La depresión durante el embarazo

La tristeza durante la gestación es más común de lo que se podría suponer. Según diversos estudios, hasta 1 de cada 5 embarazadas puede sufrir depresiones o varios de sus síntomas. Tratarla adecuadamente y desde el primer momento es fundamental para evitar sus efectos negativos sobre la salud del bebé y de la madre

Y tambien:

El desarrollo del cerebro depende, entre otros, del suministro materno de la hormona tiroidea, en cuya síntesis interviene el yodo. De ahí la crucial importancia de este micronutriente esencial en el menú diario de toda embarazada. Una alimentación pobre en este mineral puede acarrear enfermedades tiroideas en las madres, puede suponer asimismo el riesgo de que el bebé nazca con hipotiroidismo y causar lesiones cerebrales en el niño durante el embarazo y la lactancia.

Por ello conviene consumir 200 microgramos diarios de yodo ya incluso en la etapa preconcepcional.

 

Acido Fólico

El ácido fólico también es importante durante el primer trimestre para evitar defectos del tubo neural como anencefalia o espina bífida y posteriormente para cubrir las necesidades diarias.

La dieta normal durante el embarazo no consigue cubrir estas carencias. Sólo las mujeres que toman suplementos de ácido fólico o alimentos fortificados incrementan significativamente el folato presente en sangre.

Para evitar el defecto de cierre del tubo neural es conveniente empezar a tomar el ácido fólico por lo menos un mes antes de la concepción, para asegurarnos de que los niveles de ácido fólico son los correctos en el momento más importante para nuestro bebé, que es cuando se está formando.

Se aconseja consumir 400 mcg diarios de ácido fólico antes de la concepción y durante el primer trimestre de embarazo, aunque puede ser necesario más en algunos casos como embarazo múltiple.

Hierro

Los suplementos de yodo y ácido fólico son convenientes desde el principio del embarazo, y los suplementos de hierro los recetará el médico en el momento en que las reservas empiecen a fallar. Ello suele pasar en el segundo trimestre de gestación.

El hierro es necesario para la regeneración de hemoglobina, el componente que transporta el oxígeno en los hematíes.

Algunas mujeres pueden presentar niveles bajos de hierro y padecer anemia. La anemia es común en el embarazo, porque el contenido adicional de líquido en la sangre diluye la cantidad de hematíes. Además, el bebé utiliza parte de las propias reservas de hierro. Esta enfermedad puede solucionarse con un suplemento de hierro, que el médico deberá prescribir.

Para que el hierro se absorba correctamente, debemos tomarlo fuera de las comidas, sin leche, café ni té.

Otros suplementos importantes

En caso de llevar una dieta vegetariana y mantenerla durante el embarazo, es recomendable añadir otros complementos que incluyan calcio, vitamina D y vitamina B 12.

Calcio

El calcio es esencial para el correcto desarrollo del sistema óseo del feto. Se encuentra sobre todo en los productos lácteos, aunque a veces es necesario tomar suplementación para asegurar las cantidades suficientes de calcio.

Vitamina D

Este nutriente ayuda a absorber el calcio y por lo tanto es necesario para la correcta formación de los huesos. Entre las fuentes de vitamina D se encuentran los huevos, la mayoría de los pescados, las verduras de hoja muy oscura y la luz solar. De hecho, hasta un 90% del suministro esta vitamina depende de la exposición adecuada a la luz solar. Un paseo diario de unos 15 minutos con la piel expuesta al sol puede ser suficiente, pero como no siempre es posible, puede ser necesario tomar suplementos vitamínicos.

Omega 3

El desarrollo de la vista y del sistema nervioso del bebé puede favorecerse gracias al consumo de ácidos grasos omega 3. Para las mujeres gestantes o que estén dando el pecho, se estima una ingesta mínima diaria de 200 mg de DHA (ácido docosahexaenoico, ácido omega 3 de cadena larga). El omega 3 está presente en pescados azules como el salmón, la caballa o las anchoas, aunque conviene evitar pescados como el pez espada por su alto contenido en mercurio durante la gestación. Por eso, un suplemento puede ayudar.


Glosario

Espina bifida

Definición:

La espina bífida (EB) es una malformación congénita del tubo neural (DTN), que se caracteriza por que uno o varios arcos vertebrales posteriores no han fusionado correctamente durante el primer mes de gestación, de manera que la médula espinal queda en ese lugar sin protección ósea.

Síntomas:

• Aspecto anormal de la parte posterior del bebé, variando de un pequeño remiendo con pelo o un hoyuelo o una marca de nacimiento, a un saco (especie de saliente) que se encuentra a lo largo del área de la espina dorsal. • Problemas intestinales y de la vejiga (estreñimiento, incontinencia). • Pérdida de sensibilidad por debajo del área de la lesión, especialmente en los casos de meningocele y mielomeningocele. • Incapacidad de mover las piernas (parálisis) • Hidrocefalia. • Problemas cardíacos. • Problemas ortopédicos (del hueso). • Nivel de inteligencia por debajo de la normalidad.

Tratamiento:

El tratamiento se necesita para reducir el daño neurológico y las complicaciones como una infección, al igual que para ayudar a la familia a enfrentar este trastorno. Por lo general, se recomienda una reparación quirúrgica el defecto a temprana edad, aunque ésta puede hacerse más adelante para permitir que el niño tolere mejor el procedimiento. Antes de la cirugía, el niño tiene que ser tratado con cuidado para reducir los daños a la médula espinal expuesta, lo cual abarca una posición especial, dispositivos de protección y modificaciones en la forma de alimentar, manipular, bañar y cuidar al bebé.

Fuente:

MSCB: https://www.mscbs.gob.es/biblioPublic/publicaciones/recursos_propios/infMedic/docs/vol34n4_Suplementos.pdf

Fecha de actualización: 18-01-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×